Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia se asoma a la Champions tras derrotar al Mónaco

Los de Nuno, con más vértigo que juego, se imponen a un rival muy débil en defensa

Valencia Monaco
Feghouli celebra el tercer gol con Javi Fuego. EFE

El Valencia, con más pasión que criterio, logró poner en franca ventaja la eliminatoria ante el Mónaco. Venció con dos goles de diferencia el conjunto de Nuno al de su compatriota Jardel, en un encuentro más disputado que jugado, con gran intensidad y tensión, escaso de fluidez. Le faltó pausa y continuidad al Valencia escaso de ritmo y armonía. Evidenció la ausencia de André Gomes le mermó en ataque. Lo que no encontró a través del fútbol lo consiguió con efectividad. Ayudó en mucho la escasa prestancia defensiva del Mónaco al que también le faltó destreza llegado al área de Ryan. La pegada le puede dar al Valencia una clasificación que valide el proyecto de Lim. El Louis II de Mónaco decidirá.

En detrimento de Javi Fuego, apostó Nuno por Enzo Pérez en la medular junto a Parejo y De Paul, con Feghouli, Rodrigo y Alcácer formando la línea de ataque. El respeto de ambos equipos sugirió formar con una línea de tres en el centro del campo. Leonardo Jardel dispuso en el eje el trío formado por Pasalic, Toulalan y Fabinho que dejó el lateral para ejercer de pivote.

Valencia, 3 - Mónaco, 1

Valencia: Ryan; Barragán, Mustafi, Vezo, Gayà; Enzo Pérez 8Negredo, m. 76), Parejo, De Paul (Piatti, m. 55); Feghouli, Rodrigo, y Paco Alcácer (Javi Fuego, m 66). No utilizados: Yoel; Cancelo, Orban y Santi Mina.

Mónaco: Subasic; Raggi, Carvalho, Walace, Elderson; Pasalic (Bahlouli, m. 75), Toulalan, Fabinho; Bernardo Silva (El Shaarawy, m. 78), Martial y Cavaleiro (Dirar, m. 61). No utilizados: Nardi; Carrillo, Bakayoko y Toruré.

Goles: 1-0. M. 4. Rodrigo.

1-1. M. 47. Pasalic.

2-1.M. 59. Parejo.

3-1. M. 85. Feghouli.

Árbitro: Mark Clattenburg. Amonestó a Bernardo Silva., Pasalic, Dirar, Mustafi, Parejo y Raggi.

Lleno en Mestalla. 54.000 espectadores.

Las precauciones sobre la pizarra se tornaron en intensidad desde el pitido inicial, con el Mónaco presionando la salida del esférico del conjunto de Nuno. Apretaba el Mónaco y, en la primera aproximación del Valencia al área de Subosic, encontró el premio buscado en los primeros cinco minutos. Se descolgó De Paul por el costado izquierdo y su centro combado hacia al área encontró de receptor a Feghouli, que ganó la espalda a Elderson para dejar de cabeza el esférico a los pies de Rodrigo que solo tuvo que empujar a gol con el portero croata vencido. Por si acaso, Alcácer también estaba ahí para embocar.

El gol del Valencia evidenció que el Mónaco tiene mil problemas para defender su área. El lateral izquierdo Elderson se comía cualquier amague de Feghouli, al igual que Raggi en el costado derecho, un central no demasiado veloz ubicado en la banda por dónde transitaban los dinámicos Gayà, Rodrigo y De Paul. Carvalho tampoco es un juvenil. La ventaja adquirida aconsejó al conjunto de Nuno evitar las transiciones rápidas del Mónaco y contener a Bernardo Silva, el habilidoso jugador brasileño que se cargó con una tarjeta nada más iniciarse el partido. Desplegándose sin arabescos, con más verticalidad que criterio, cada aproximación del Valencia al área de Subosic, esporádicas y a espasmos, era un drama para el Mónaco. Su zaga no podía parar la velocidad valencianista ni atendía con concentración a las marcas.

Pasada la media hora, Bernardo Silva tuvo la ocasión de igualar el marcador. Tras una pérdida del esférico de Parejo, Silva, desde el costado derecho, se adentró en el área tras fintar a Gayà con la elegancia de un zurdo, para cruzar de derecha al palo largo de Ryan. Primer aviso. Otro desajuste defensivo del Valencia terminó posteriormente en gol, afortunadamente para el grupo de Nuno, Martial, el delantero centro monegasco, se encontraba en posición de fuera de juego en el momento de rematar. El último cuarto de hora del primer periodo puso en guardia a la defensa del Valencia con Rubén Vezo como pareja de Mustafi tras la marcha de Otamendi al City. Todo el juego de ataque del Mónaco pasaba por la cabeza y los pies de Bernardo Silva, un jugador mayúsculo en un menudo cuerpo.

El esbozo del Mónaco del último tramo del primer acto tuvo su continuidad en el segundo. Y halló la recompensa tras una gran jugada individual de Caveliro que se adentró en el área tras dejar sentado a Barragán y su centro posterior, Vezo, en su intento de despeje, dejó muerto el esférico para la llegada de Pasalic que batió a Ryan. Un ex del Dépor fraguó la jugada que culminó un ex del Elche.

El empate dejó tocado al Valencia y puso de los nervios a Mestalla que pasa de la euforia a la decepción y viceversa en cuestión de segundos. El esférico correspondía al Mónaco. Las respuestas del Valencia sucedían a arrebatos. Y en una de estos logró de nuevo ponerse en ventaja. Tras un centro largo de Barragán desde el extremo derecho al izquierdo, Piatti amortiguó el balón para la llegada de Parejo que logró marcar tras rebotar en Walace. Una vez más la defensa monegasca en el limbo.

A Nuno le supo conveniente el resultado y retiró a Alcácer por Javi Fuego para reforzar aún más el centro del campo. Poco después tuvo que marcharse Enzo Pérez lesionado e ingresó Negredo para intentar aumentar una ventaja que llegó casi al final. Feghouli puso tierra de por medio al recoger el rechazo de n córner y el Valencia tiene más cerca el regresar a la Champions. Y Mestalla atronó con el final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.