Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laporta pasa al ataque

El expresidente presenta su programa económico y dispara con bala a los demás candidatos

Joan Laporta, durante una de sus intervenciones. Ampliar foto
Joan Laporta, durante una de sus intervenciones. EFE

Obligado a agitar la campaña electoral después de ver como Bartomeu le doblaba en firmas, Laporta ha decidido pasar al ataque. Su principal víctima ha sido como casi siempre, su principal rival: Bartomeu. “Su propuesta es en blanco y negro, la nuestra en color”, asevera Laporta con sorna y en clara referencia a la reducción en fotocopias que llevo a cabo Rosell en su día. A lo que añade: “Lo que han pagado en la complementaria de Neymar es una prueba de que deberán hacer muchas fotocopias en blanco y negro”. Según los cálculos de Laporta, entre el precio del fichaje y las multas que se derivan del mismo, el montante final de la operación del brasileño se podría disparar hasta los 222 millones. “Nos jugamos mucho porque se deben tomar decisiones muy importantes”, señala el candidato, quien puntualiza que una hipotética victoria de Bartomeu seria “nefasta para los intereses del club”. Mientras tanto, Bartomeu, fiel a su estilo, rehúye de la polémica y se apunta un tanto con el fichaje de Arda. “Lo dejé muy adelantado antes de irme”.

Aunque el habitual sparring de Laporta es Bartomeu, esta vez también ha atizado a Freixa y Benedito, que hace dos días le dieron la espalda a la propuesta de unir fuerzas. La maniobra era “una manera de comprobar” que Benedito es la “marca blanca” de Bartomeu, mientras que Freixa es un “submarino” del expresidente, explica Laporta. Y añade: “Lo mejor para el Barça es que Freixa y Benedito se retiren”, convencido de que los votos que vayan a esas dos candidaturas no serían “útiles”. Sin embargo, lejos de amilanarse, Benedito se ha mostrado convencido de sus posibilidades y asegura tener atado al talentoso centrocampista Marco Verratti.

Lo mejor para el Barça es que Freixa y Benedito se retiren”

Joan Laporta

Laporta también ha tenido tiempo para seguir presentando su propuesta, la última es el programa económico, detallado por Joan Oliver, director general del Barça entre 2008 y 2010 que volvería a ocupar el mismo cargo en caso de que Laporta ganase los comicios. La decisión trae consigo un halo de polémica ya que Oliver estuvo bajo la lupa de la justicia por una demanda por supuesta apropiación indebida simulando casos de espionaje. El caso fue archivado, pero recientemente Oriol Giralt, impulsor de la moción de censura contra Laporta en 2008, presentó nuevas pruebas que obligaron a reabrir la causa. Para Laporta no hay caso: “Es muy diferente tener a un presidente procesado por corrupción. El caso de Oliver se ha cerrado dos veces en la fiscalía y por el juez y se ha reabierto a instancias del Barcelona. Es una persecución por parte del Barça”.

Polémicas aparte, la prioridad del programa económico de Laporta se centra en aumentar los ingresos, algo que pretende conseguir alejándose “del viejo modelo de los monopolios” para dirigirse “al nuevo modelo de libre competencia” que desarrollan equipos como el Manchester United o el Bayern de Munich. En este sentido, uno de los puntos estrella de la candidatura es que el logotipo de Unicef vuelva a lucir en el pecho de la zamarra azulgrana. Así, su intención es que un patrocinador financie la presencia de Unicef en la camiseta. De hecho, su equipo de campaña ha entablado negociaciones con una marca comercial que estaría dispuesta a desembolsar 35 millones de euros. Otra de las medidas es redefinir el contrato con Nike, fijado ahora en 30 millones de euros al año, una cifra a años luz de los 94 que cobra el Manchester United de Adidas, por ejemplo. “El valor del Barça no es inferior a los 70 millones de euros”, expone Oliver. Ahora Laporta pretende dar un golpe de efecto que cambie la tendencia anunciando dos fichajes la semana que viene, presumiblemente uno de ellos sería el deseado Pogba. A una semana de las elecciones, Laporta pasa al ataque.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.