Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cocaína de Paolini deja a Purito en inferioridad

El italiano del Katusha deja el Tour tras dar positivo en la etapa del pavés

Luca Paolini durante la sexta etapa del Tour. Ampliar foto
Luca Paolini durante la sexta etapa del Tour. REUTERS

Al ver que la contrarreloj por equipos se fijaba para la novena etapa, muchos equipos temían no llegar completos y competir en inferioridad por culpa de las previsibles caídas. Tras el abandono del ruso Kozontchuk en la tercera etapa, el Katusha de Purito Rodríguez se había resignado a disputar la contrarreloj clave del domingo con solo ocho corredores. Sin embargo, poco después de terminar la etapa de Fougères, el ciclista catalán ganador del muro de Huy recibió una noticia que le hundió moral y físicamente: su compañero Luca Paolini, su lugarteniente, su veterano (38 años) hombre de confianza y capitán de ruta, debía hacer las maletas y abandonar el Tour después de que la UCI le comunicara que había dado positivo por cocaína en el control al que se sometió el martes 7 de julio, justamente el día del pavés. El corredor, que tiene derecho a solicitar contraanálisis, ha sido suspendido provisionalmente.

La cocaína es un estimulante cuyo uso está prohibido solo en competición y es fácilmente detectable. En su equipo, y a sus compañeros, sorprende que un corredor como Paolini, curtido en mil batallas junto a su anterior líder, Paolo Bettini, y que gozaba de una segunda juventud (en abril se impuso en una Gante-Wevelgem tremenda), haya sido tan ingenuo como para consumir un producto que apenas tiene beneficio en un Tour, por lo que preferían aceptar otras hipótesis: un consumo recreativo, no extraño en el ciclismo –su viejo compañero en el Mapei Tom Boonen dio positivo por cocaína fuera de competición hace unos años—o la transmisión por contacto físico con un consumidor o consumidora. El tenista francés Richard Gasquet, eliminado de las semifinales de Wimbledon por Novak Djokovic, logró librarse de una sanción por cocaína hace años después de que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) admitiera su defensa, basada en que la noche anterior a su control en el torneo de Florida de 2009 había estado con una joven consumidora a la que había besado en la boca. Para apoyar su tesis, Gasquet se sometió a un control capilar que demostraba, según su experto científico, que no era consumidor de cocaína.

Paolini abandonó el hotel de su equipo en las afueras de Rennes asegurando que era inocente. Sin embargo, aunque pueda probar su inocencia dentro de unos meses, su ausencia del Tour no tiene vuelta a tras, ni el daño que sufrirán las posibilidades de Purito Rodríguez.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información