Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México se desentume ante Cuba

El Tricolor gana 6-0 a un equipo que no pudo sustituir con esfuerzo su falta de fútbol

Oribe Peralta anotó tres goles frente a Cuba.
Oribe Peralta anotó tres goles frente a Cuba. EFE

México ha roto el hechizo que lo había mantenido en la lona durante 2015. Después de sumar siete partidos al hilo sin ganar, algo que no ocurría desde 2001, el equipo de Miguel El piojo Herrera usó a la raquítica selección cubana para recuperar la confianza. El debut del Tricolor en Copa Oro sirve para enfocarse y olvidar momentáneamente la decepción que significó la Copa América, disputada por un conjunto secundario. Los seis goles anotados por los mexicanos este jueves en Chicago suponen oxígeno a un equipo que no se hallaba sobre el campo. Será difícil que vuelva a toparse a contrincantes tan benévolos mientras avanza en la competición, en la que busca su décimo título. 

La peor noticia para México llegó antes de que el árbitro pitara el inicio. José Juan Vázquez, El gallito, se resintió cuando calentaba. El Piojo prefirió guardar a su mejor contención, que estuvo cerca de abonar una cuenta a un trágico rosario de lesiones recientes compuesto por Héctor Moreno y Javier Chicharito Hernández, que se fracturó la clavícula en un partido amistoso con Honduras. Herrera, sin embargo, ha dicho que la lesión no es grave y que podrá contar con Vázquez para el encuentro ante Guatemala en Phoenix el domingo. 

El gallito ayudará a vertebrar la media mexicana. La responsabilidad sobre el césped del Soldiers Field cayó finalmente sobre Andrés Guardado y Héctor Herrera, al que no se le vio cómodo en el lado derecho. El ímpetu de Miguel Layún, del modesto Watford inglés, disimuló bien las ausencias en el centro del campo. Su conducción originó la mayoría de los ataques mexicanos en los albores del primer tiempo. 

Tomó a los mexicanos 16 minutos para romper el cero. Fue obra de Oribe Peralta, que aprovechó un pase de Guardado tras una serie de rebotes de la defensa cubana, que no pudo despejar el balón. El delantero del América inauguró así su cuenta personal, a la que sumaría en dos ocasiones más. Se colocó a la cabeza de los goleadores del torneo, por arriba del estadounidense Clint Dempsey (2). A pesar de su hat trick, que contó con grandes licencias de los cubanos, se le vio errático y falló oportunidades aún más fáciles que las que convirtió. “Creo que pudimos hacer más goles, pero no tuvimos la puntería fina”, dijo El piojo después del partido. 

El mejor momento de México en la delantera se vio cuando Giovani dos Santos relevó a su hermano Jonatan. El delantero del Villarreal formó un buen tridente con Carlos Vela y con Peralta. La química con el jugador de la Real Sociedad generó las mejores jugadas de la noche. Lo comprobaron los 52.000 asistentes al estadio, que corearon oles a lo largo del segundo tiempo. 

Tras el quinto gol, marcado por Peralta en el minuto 60, los cubanos tomaron la iniciativa. México quitó el pie del acelerador y los de la isla pisaron el área mexicana, un territorio inexplorado hasta esas alturas del encuentro. Sumaron tres tiros a puerta en el partido.

La selección se quedó esperando a Godot. Su técnico Raúl González no llegó a Chicago por problemas con los visados. El equipo tampoco contaba con su portero titular y tenía solo 17 jugadores. Los refuerzos, seis jugadores de la sub 23, tampoco arribaron. Cuba, que juega su séptima Copa Oro, no gana en el torneo desde julio de 2003. 

México se enfrentará a Guatemala y Trinidad y Tobago en el Grupo C. El primero de los encuentros pinta bien para los aztecas, pero el segundo suele darle más problemas en las eliminatorias de la Concacaf. El equipo de Herrera tendrá que mejorar para instancias más altas. Costa Rica o Estados Unidos no serán el dulce que los mexicanos han degustado hoy.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información