Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La resaca más dulce de Chile

La Copa América se queda por fin en Chile, el equipo con más posesión de balón

Final de la Copa America Ampliar foto
Chilenos celebran el título en la plaza Italia, en Santiago. EFE

En la mañana del domingo, desiertas las calles de Santiago tras una noche loca, muchas de las personas que se han levantado para trabajar (cajeras, taxistas, recepcionistas) llevan una bandera o una pegatina o una camiseta de Chile, el nuevo campeón de América. La celebración no se ha terminado. La Roja ha conquistado por fin un torneo. En la final despejó cualquier duda sobre tratos de favor arbitrales y la organización de un torneo sin duda muy cómodo para la anfitriona. Con un 67% de posesión de balón, máxima goleadora del campeonato, Chile ganó con justicia a la selección más poderosa del continente: no varió su estilo y tuvo éxito en su neutralización colectiva de Leo Messi, libre de marca durante toda la noche. Fue una interesante batalla deportiva que pudo haberse llevado Argentina si Higuaín no hubiese ratificado su falta de acierto bajo bandera de la AFA, pero sin embargo rotunda: con un suave toque de Alexis a lo Panenka, recostado ya el portero Romero sobre la hierba, Chile noqueó a su mayor enemigo. El Estadio Nacional fue un carnaval y Santiago hasta la madrugada.

El Huaso Isla, de gran torneo, resumió el sentimiento chileno en los vestuarios, antes de que los futbolistas marchasen apresuradamente a presentar la Copa a la presidenta, Michelle Bachelet: “En esta instancia es muy difícil hablar…”, decía el lateral. “Estamos muy emocionados, con muchas cosas en el camarín… Nos acordamos de la familia, de los hijos, de lo que sufrió Chile con el terremoto, muchas cosas más que pasaron”, expresó Isla, que tuvo un recuerdo para otro argentino predecesor de Jorge Sampaoli: “Esto se inició con un proceso largo, desde la era de Bielsa”. La Copa América 2015, pese a la derrota de la albiceleste, representa un apogeo futbolístico argentino, con cuatro seleccionadores de esa nacionalidad clasificados en semifinales y el mejor jugador en sus filas.

Equipo ideal

Cinco chilenos integran el equipo ideal de la Copa América, compuesto finalmente por Claudio Bravo en la puerta, el colombiano Murillo, Gary Medel y Otamendi en defensa: el peruano Cristian Cueva, Arturo Vidal, Mascherano y Marcelo Díaz en la media; y Messi, Paolo Guerrero y Eduardo Vargas en la delantera (máximos anotadores del torneo). Sorprende la ausencia de Charles Aránguiz, el polivalente centrocampista del Internacional de Porto Alegre, de rendimiento regular y altísimo durante todo el campeonato. Y quizá el lateral peruano Luis Advíncula o Javier Pastore hubiesen merecido también una distinción.

Termina una Copa marcada por escándalos extradeportivos (el accidente de Vidal, el brote agresivo de Neymar, el dedo de Jara) y un acusado vacío de poder y de portavoces cualificados. Milagrosamente, la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) ha logrado atravesar el campeonato sin celebrar una sola rueda de prensa ni dar señales mayores de vida, con la salvedad del servicio de prensa y acreditaciones. Su presidente, Juan Angel Napout, llegó a Chile el día de la final y dijo a Associated Press que su organización necesita un cambio “total y absoluto”. Tanto él como la presidenta Bachelet afrontarán semanas menos fáciles ahora que la pelota se ha detenido, pero este domingo en Santiago la población que desafía el frío y el smog está más sonriente que de costumbre. Como escribió por la mañana en Twitter el Mago Jorge Valdivia, “Chile, hoy te ves más lindo”.

Más información