Nadal, un año en el desierto

Desde que venciera en París el curso pasado, el español ha perdido 17 partidos (el 30%) y no logra alzar el vuelo: “Seguiré creyendo que desde el trabajo pueden cambiar las cosas”

Nadal, durante el partido en Londres contra Brown.
Nadal, durante el partido en Londres contra Brown.GLYN KIRK (AFP)

Dice Rafael Nadal a los periodistas que, de tanto recordárselo, va a terminar por creerse aquello de que no está bien. Las preguntas, sin embargo, responden a los hechos del último año, o a los datos si se prefiere. Nadie es ajeno a ese esfuerzo suyo tan encomiable por alzar el vuelo y reverdecer laureles, pero cada rayo de luz que asoma en el horizonte del campeón le sucede una palada de tierra que devuelve el fundido a negro. Y eso, claro, tiene un peaje. Rema y rema Nadal, apeado de Wimbledon cuando muchos esperaban, por fin, una señal definitiva de que vuelve a ser él mismo, pero esta no llega.

Más información
Radiografía de una derrota reveladora
CRÓNICA: Brown fulmina a Nadal
Dustin ‘Marley’, el rastafari del tenis
Resultados del cuadro masculino
Resultados del cuadro femenino

Muchos, la mayoría, apuntan a la mente; otros, los menos, al plano técnico; también están aquellos que miran a los dos factores; y hay un último grupo, entre los que figura John McEnroe, que no se andan con medias tintas. “Rafa tiene que buscarse a un maldito nuevo entrenador. Ya es hora de que entre savia nueva en el equipo de Nadal”, manifestó el extenista estadounidense, ganador de siete Grand Slams (tres de ellos en Londres: 1981, 1983 y 1984), a la BBC; “Toni hizo un trabajo magnífico cuando era un niño, pero a estas alturas deben aparecer claramente ideas nuevas”.

Nadal debe buscarse un maldito nuevo técnico. Es hora de savia nueva" John McEnroe, extenista

La radiografía del último encuentro de Nadal es preocupante. Más allá de la estadística, que demuestra que el rastafari Dustin Brown le desbordó en casi todos los campos, están las sensaciones. Y estas no fueron nada halagüeñas. “Lo que está pasando es un cúmulo de circunstancias”, contaba tras perder ante el alemán. “La principal es que vengo de una situación complicada de lesiones, perdí varios partidos que no debería haber perdido. Hay una época en que uno pierde la fe en uno mismo. A nivel de juego se pueden recuperar cosas, el drive debe hacer más daño…”, expuso tras caer ante el 102 del mundo.

“Mi trayectoria durante el año estaba siendo ascendente y lo de hoy ha sido un golpe”, reconoció Nadal, que desde que celebrase su última corona en Roland Garros, el 8 de junio de 2014, vive deportivamente entre sinsabores. Desde entonces, tortura física (muñeca, espalda, apendicitis…) primero y después demasiados amagos. Desde el último éxito en París ha ganado 41 partidos y ha cedido 17 (el 29,3%); este año, el balance es de 34-12 (26,08%). Solo dos títulos, menores (Buenos Aires y Stuttgart). Y, frente a los pesos pesados, el de Manacor ha claudicado siempre: seis derrotas en ocho partidos contra miembros del top-10. Solo pudo enviar a la lona a David Ferrer (Montecarlo) y Tomas Berdych (Madrid).

Ha caído contra rivales que nunca le habían vencido, caso de Klizan, Berrer, Fognini o el mismo Brown

Hay otro apartado inquietante. A lo largo del último año, el ganador de 14 torneos grandes ha caído contra rivales que nunca le habían vencido, caso de Martin Klizan (Pekín), Michael Berrer (Doha), Fabio Fognini (Río y Barcelona) y el mismo Brown (Halle 2014 y Wimbledon 2015). Del mismo modo, perdió primera vez sobre tierra, su hábitat, frente a Murray (Madrid) y Wawrinka (Roma).

“Cuando uno hace todo lo que puede no está obligado a más”, expresa durante su recorrido por el desierto Nadal. “Seguiremos creyendo que desde el trabajo las cosas se pueden cambiar”. Ahí sí que no hay altibajos.

RESULTADOS PRINCIPALES

Cuadro masculino: Stanislas Wawrinka, 6-4, 6-3 y 6-4 a Fernando Verdasco; Novak Djokovic, triple 6-3 a Bernard Tomic; Kevin Anderson, 6-4, 7-6 y 6-3 a Leonardo Mayer; Nick Kyrgios, 5-7, 7-5, 7-6 y 6-3 a Milos Raonic; Richard Gasquet, 6-3, 6-4 y 6-4.

Cuadro femenino: Serena Williams, 6-2, 4-6 y 7-5 a Heather Watson; Maria Sharapova, 6-4 y 6-3 a Irina Begu; Lucie Safarova, 3-6, 6-3 y 6-1; Venus Williams, 6-3 y 6-2 a Aleksandra Krunic; Victoria Azarenka, doble 6-4 a Kristina Mladenovic.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS