Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos favoritos, cuatro aspirantes y un tercero en las elecciones del Barça

Hasta siete precandidatos aspiran a presentar mañana las firmas necesarias para optar a la presidencia

Valero, Laporta y Bartomeu, en una imagen del año 2005. Ampliar foto
Valero, Laporta y Bartomeu, en una imagen del año 2005.

Hasta siete precandidatos compiten en busca de las 2.534 firmas necesarias para presentar una lista a las elecciones presidenciales del FC Barcelona que se celebrarán el 18 de julio. El plazo expira mañana y, ante la falta de partidos, hay dudas sobre los aspirantes que acompañarán a los favoritos: Josep Maria Bartomeu y Joan Laporta. Agustí Benedito, el segundo más votado (14,09%) en los comicios de 2010 ganados por Sandro Rosell (61,35%), parte con ventaja sobre Jordi Majó, quien se presentó en las elecciones de 2003. El exdirectivo Toni Freixa, portavoz y secretario de la junta de Rosell, también mantiene sus opciones y tanto Jordi Farré como Joan Batiste, cabeza visible de Seguiment FCB, han enriquecido el debate con propuestas alejadas del mercadeo con los fichajes.

J. MAJÓ | “El sistema de votos actual discrimina”

Dos favoritos, cuatro aspirantes y un tercero en las elecciones del Barça

Este empresario agrícola de 65 años es un veterano del plano electoral azulgrana. Su candidatura se basa principalmente en la atención al socio, con la posibilidad del voto electrónico como punto clave de su programa. Majó tiene un precontrato con la empresa catalana Scytl, líder mundial en este sector. Otro fichaje es el del exbarcelonista Michael Laudrup como director deportivo, plato fuerte de su campaña, del que espera que tome decisiones sin que le tiemble el pulso. El precandidato quiere pasar el corte de las firmas para ofrecer al socio la alternativa a —según él— “una familia rota”.

Benedito aspira a rentabilizar el trabajo de campo que lleva haciendo desde hace muchos años, especialmente desde 2010, cuando se convirtió en el protagonista de los debates electorales por la facilidad con la que discutió con los herederos de Laporta — Marc Ingla y Jaume Ferrer— y con Bartomeu por La Grada d'Animació. Ha desarrollado un programa social muy extenso, asegura que puede conseguir hasta cinco patrocinadores que aporten más dinero que Qatar y es prudente sobre el Espai Barça, la joya de la corona de Bartomeu. El buen conocimiento que tiene del socio —se ha entrevistado con más de 7.000 barcelonistas— y del club es su punto fuerte mientras que hay más dudas sobre sus planes económicos. Aunque insiste en sus opciones de éxito y marca distancias, puede influir decisivamente en el pulso Bartomeu-Laporta.

A. BENEDITO | “Las divisiones han ido ya demasiado lejos”

Dos favoritos, cuatro aspirantes y un tercero en las elecciones del Barça

Benedito, empresario barcelonés de 51 años, se presenta de nuevo a las elecciones para romper la guerra entre los dos bandos, con un programa de 100 propuestas del que se desprenden dos puntos clave: el rechazo rotundo a Qatar, ofreciendo como alternativa el patrocinio de una compañía importante que aporte más beneficios que la marca catarí, y una política centrada en el socio, permitiendo la entrada gratuita en el estadio a los menores de siete años. El Espai Barça forma parte de sus planes, pero solo si el club está en una situación financiera que garantice los mínimos riesgos.

¿A quién quitaría más votos Benedito? Inicialmente, si el contencioso electoral se centra en la continuidad o en el cambio, parece más rival para Laporta que para Bartomeu. Toni Freixa, en cambio, se las ha tenido con ambos: fue portavoz y secretario del consejo con Sandro Rosell, hasta que ser rebajado a directivo sin cartera por Bartomeu, y pleiteó tanto con Laporta como con Cruyff. Freixa intenta no quedarse en tierra de nadie y no consigue que su proyecto tenga foco mediático. Jordi Majó tampoco parece preocupar a los favoritos porque se comporta como un señor, equidistante y centrado en una propuesta concreta: cuenta con Laudrup como director deportivo, ha diseñado el organigrama de la sección de baloncesto y es partidario del voto electrónico —ha puesto a disposición del club el acuerdo con la empresa Scytl.

T. FREIXA | “Mi proyecto es el mejor para el club”

Dos favoritos, cuatro aspirantes y un tercero en las elecciones del Barça

El abogado barcelonés de 46 años se presenta de forma independiente con una precandidatura que toma a la Masía como piedra angular de su proyecto. El exdirectivo quiere trabajar en un modelo de gestión responsable y conseguir que el Camp Nou se llene de socios, y no de turistas, además de crear una grada de animación segura y responsable y proponer por otra parte una agencia de viajes propia. Freixa cree que estas elecciones son un ejemplo de salud democrática, pero avisa de que deben usarse para resolver los problemas que arrastra el club y dejar atrás el pasado que tan bien conoce.

Jordi Farré, líder de Som Gent Normal, hijo de un sindicalista de la Seat, irrumpió con fuerza: tiene ya el aval de 72 millones, ha buscado un patrocinador —Botemania publicitaría la camiseta de los entrenamientos por 40 millones de euros—, separa el deporte del negocio y en su lista no figura nadie vinculado con las antiguas directivas. Y el ultimo aspirante, casi testimonial porque aspira a vertebrar una grada de animación y crear una agencia de viajes— responde al nombre de Joan Batiste. A Batiste y Farré les costará pasar el corte, de la misma manera que pueden tener problemas Majó y Freixa. Mejor situado está Benedito. Algún precandidato, de todas maneras, denuncia en voz baja que hay mercadeo con las firmas a fin de que participen en el proceso más de dos y tres candidaturas.

J. FARRÉ | “Buscamos la fidelización del socio”

Dos favoritos, cuatro aspirantes y un tercero en las elecciones del Barça

El empresario de 40 años es la alternativa más joven de esta precampaña. Su programa presenta ideas nuevas con el fin de provocar un cambio generacional en la dirección del club. Su objetivo principal es separar el deporte del negocio y dar mucho peso al desarrollo de la Masía. Farré quiere potenciar la marca Barça con la creación de ropa deportiva propia, para desligarse de Nike, y monetizar los ingresos de las redes sociales del club. También contrario a Qatar, anunció que tiene un contrato de 40 millones de euros con Botemanía para el patrocinio de las camisetas de entrenamiento.

J. BATISTE | “Queremos que surja el debate”

Dos favoritos, cuatro aspirantes y un tercero en las elecciones del Barça

Este socio barcelonista es el administrador de la web Seguiment FCB, formada por un grupo de simpatizantes del Barça que decidieron presentarse como una candidatura de última hora para poner sobre la mesa del debate electoral dos temas de vital importancia: la creación de una grada de animación y de una agencia de viajes propia para que los socios puedan desplazarse con el primer equipo. Con un espíritu de no confrontación, esta precandidatura, financiada por donaciones, busca reunirse con los demás candidatos para que le ofrezcan sus propuestas sobre estos dos puntos.

Los indecisos, decisivos

A Bartomeu le interesaría el concurso de varias listas y una menor participación el 18-J —un sábado estival sin actividad deportiva— porque su voto está consolidado a partir del triplete —por más que el mérito se atribuya a los jugadores y a Messi, sobre el que se llegó a debatir si debía ser traspasado—, de Qatar —mantener el patrocinador supondría seguramente no subir las cuotas—, y del futuro Camp Nou. Aunque el club sigue judicializado, Bartomeu genera menos tensión que Rosell y la complicidad que mantiene con la comisión gestora le permite atender a los deseos del renovado Luis Enrique —al fichaje de Alexis Vidal puede seguir el de Arda Turan después del traspaso de Deulofeu al Everton y la cesión de Montoya al Inter. A Laporta le toca remontar y, por tanto, agita el debate con Cruyff, La Masia, Unicef y Cataluña. Necesita movilizar el voto, sobre todo joven e independentista, y presume de su complicidad con los deportistas. Pretende una estructura de club con profesionales, un modelo parecido al del Bayern o del Ajax. Tiene carisma mientras Bartomeu presume de ser un buen gestor. Ambos saben que la clave puede estar en los indecisos. Aunque compartieron junta en 2003 —Laporta llegó a destituir a Bartomeu— hoy son la noche y el día, nada extraño en un club blau y grana y en un país de seny i rauxa. No hay discurso en el Camp Nou que no acabe con un “Visca el Barça y Visca Cataluña”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.