EUROBASKET FEMENINO 2015 | CROACIA, 52-ESPAÑA, 95

España convierte a Croacia en un guiñapo

El equipo de Mondelo alcanza la mayor anotación del torneo (52-95) y encarrila su pase a cuartos tras zarandear a las balcánicas

Astou N'Dour lanza a canasta
Astou N'Dour lanza a canastafeb

España zarandeó a Croacia en el comienzo de la segunda fase del Eurobasket y dejó encarrilado su pase a cuartos de final del torneo con una exhibición de ambición y talento. Los 95 puntos del conjunto de Mondelo suponen la mayor anotación del torneo (por encima de los 89 que Serbia encestó también ante las croatas) y certifican la voracidad de un equipo que no olvida las cuentas pendientes de su enciclopedia. Marta Xargay (16 puntos y 7 robos), Astou N’Dour (14 puntos y 11 rebotes), Alba Torrens (16 puntos), Laura Gil (gigante a pista completa) y compañía se cobraron la revancha pendiente de la eliminación en el Europeo de 2011, se dieron un festín y recuperaron la versión más lúdica de un equipo que se entrega en defensa para disfrutar en ataque. Fue la quinta victoria en cinco partidos y desmintió de un plumazo los agobios ante Eslovaquia y Suecia. Lastradas por las lesiones y las bajas de Misura, Rezan, Zellous, Ivecic y Lelas, las balcánicas se convirtieron en comparsa antes de ejercer de rival.

Croacia, 52-España, 95

Croacia: Miloglav (0), Ciglar (8), Mirna Mazic (6), Luca Ivankovic (2) y Ruzica Dzankic (8) —quinteto inicial— Borovic (4), Begic (6), Sliskovic (11) Tikvic (7).

España: Torrens (16), Ndour (14), Nicholls (8), Palau (2), Xargay (16) —quinteto inicial— Romero (4), Domínguez (11), Martínez (5), Gil (8), Pascua (2), Herrera (2), Cruz (7).

Árbitros: Karen Lasuik (CAN), Janusz Calik (POL) y Sergii Tyslenko (UCR). Sin eliminadas.

Györ Arena de Hungría.

Como ya le ocurriera a Lituania en el comienzo de la primera fase, Croacia sufrió la pasión competitiva de la selección española en una tormenta de baloncesto concentrada en cuatro minutos. Ese fue el tiempo que invirtieron las campeonas de Europa en marcar territorio a lo grande. Alba Torrens y Marta Xargay firmaron un parcial de 0-13 con una exhibición de clase y puntería que dejó tiritando a un rival tan hipotenso como asustado. Parecía que se habían quedado grogui, pero no. Había sido un KO técnico. Ahí se acabó el partido y comenzó una fiesta.

A los 16 minutos, España ya ganaba por 20 puntos (16-36) y había convertido a las croatas en un guiñapo. La estadística al descanso reflejaba con fidelidad las proporciones de la sacudida: 14-23 en rebotes, 7-15 en asistencias, 24-44 en el marcador. España nunca encontró rival y compitió solo contra su ambición. La que llevó a sus jugadoras a mantener una conmovedora intensidad defensiva incluso cuando vencía por 40 puntos de diferencia. El libro de estilo con el que encarrilaron su pase a cuartos de final a ritmo de vértigo al tiempo que eliminaban de la carrera a Croacia.

Más información

En el pasado Eurobasket de Francia, Lucas Mondelo protagonizó un recordado tiempo muerto en el que mezcló como nunca su psicología motivacional y su faceta interpretativa. “Es muy importante todos los puntos que les podamos meter. Primero, por el campeonato […] y segundo por nuestro orgullo. Nos ganaron el año pasado y pidieron un tiempo muerto en nuestra casa a falta de tres segundos y con ocho arriba. ¡La sangre se lava con sangre!, es nuestra seña de identidad. Que no nos vuelvan a faltar al respeto”, clamó entonces. Con la revancha como estímulo, España se enfrentaba a Croacia con una gran cuenta pendiente. Las balcánicas protagonizaron el varapalo más duro en la historia reciente de la selección española. Ellas sellaron la eliminación de La Roja en la segunda fase del Europeo de 2011 y rompieron el sueño olímpico de toda una generación. “Queremos venganza”, contó sin remilgos Marta Xargay, una de las supervivientes (junto a Laia Palau, Alba Torrens, Silvia Domínguez, Laura Nicholls, Anna Cruz y Luci Pascua) de la debacle que ha cimentado la ambición de las campeonas de Europa y subcampeonas mundiales.

Como un torbellino. Sin piedad fueron dando vueltas de tuerca: 30 arriba en el minuto 31 (34-64), 40 arriba en el 36 (38-78), 43 al final (52-95). Un notable ejercicio de defensa (41 rebotes a favor y 29 pérdidas provocadas y 19 robos), generosidad (26 asistencias) y acierto (7 de 13 en triples).

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50