Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lebron y Delly se deshacen de los Warriors

La estrella y la revelación propulsan a los Cavaliers (96-91) y ponen contra las cuerdas (2-1) a un rival tan irregular como Curry y Thompson

NBA final: LeBron James Stephen Curry Ampliar foto
LeBron James trata de taponar un tiro de Stephen Curry. USA Today Sports

La final de la NBA pertenece a la estrella y a la revelación, a LeBron James y a Matthew Dellavedova. Entre ambos desmontaron a los Golden State Warriors (96-91) y pusieron por delante a los Cleveland Cavaliers en la serie (2-1). La consistencia, la eficacia y la garra de la pareja de ases de los Cavaliers están decantando el duelo. Sus alardes desfiguran por momentos a su rival. Los Warriors las pasaron canutas en el Quicken Loans Arena, se recuperaron, pero sucumbieron, definitivamente rematados por LeBron y Delly.

Los Warriors llegaron a acumular una desventaja de 20 puntos (68-48), totalmente fuera de onda, perdidos, en el inicio del tercer cuarto. Se recuperaron en un abrir y cerrar de ojos en el último acto y llegaron a situarse a solo un punto (81-80). Pero volvieron a perder fuelle, azuzados por la omnipresencia de LeBron y la determinación de Dellavedova.

CLEVELAND, 96; GOLDEN STATE, 91

Los Cavaliers dominan la final por 2-1

Cleveland Cavaliers: Dellavedova (20), Shumpert (3), LeBron James (40), Tristan Thompson (10), Mozgov (6) –equipo inicial-; JR Smith (10), James Jones (7) y Mike Miller (0).

Golden State Warriors: Curry (27), Klay Thompson (14), Barnes (0), Draymond Green (7), Bogut (4) –equipo inicial-; Iguodala (15), Ezeli (5), Livingston (4), Barbosa (4) y Lee (11).

Parciales: 24-20, 20-17, 28-18 y 24-36.

Quickens Loans Arena de Cleveland. 20.562 espectadores.

El base australiano que ocupa el puesto de Kyrie Irving en el quinteto titular ha pasado a asumir un papel preponderante. Es tan capaz de desestabilizar a Stephen Curry como de anotar (20 puntos), recuperar balones en momentos muy importantes del juego y hasta se atreve a asistir para que LeBron se marque un ‘alley- oop’. Habrá que inventar una nueva denominación para esos balones que suele cazar a ras de suelo. Parece camino de patentar este tipo de acciones que dan oxígeno a su equipo. Entre una cosa y otra, el australiano se ha erigido en el ídolo de la afición de los Cavaliers y en un elemento clave para el desarrollo de la final.

Los Warriors recuperaron el hilo y las posibilidades a partir del momento en que Steve Kerr cambió de estrategia y dio entrada a David Lee. Con el pívot en la cancha, ausente en los dos partidos anteriores y con muy pocos minutos esta temporada debido a las lesiones, el entrenador formó con un equipo más bajo, más ligero, pero con mayor poder de anotación. Fue cuando los Warriors se rehicieron. Pero no lo suficiente para evitar que LeBron y Dellavedova, Delly, les remataran con las últimas embestidas.

Stephen Curry se mostró tan irregular como su equipo. Estuvo desaparecido en la primera parte, en la misma línea errática del segundo partido. Sumó solo 3 puntos con un 1 de 6 en tiros de campo. Pero en la segunda parte resurgió el grandísimo jugador que se ganó a pulso el trofeo al MVP de la temporada regular. Anotó 24 puntos con una serie de 9 de 14. En total, 27 puntos y 6 asistencias, combinadas con 6 pérdidas de balón.

Lo peor para los Warriors es que tampoco Klay Thompson, con solo 14 puntos en su cuenta, está precisamente pletórico. Y mucho menos efectivo aún se mostró Barnes, errático en el tiro con un 0 de 8 y poco acertado en el marcaje a LeBron James. Draymond Green también se las ve y se las desea en su emparejamiento con Tristan Thompson. Iguodala y David Lee fueron los que mejor escoltaron a Curry cuando el base reaccionó en la segunda mitad.

Los Warriors están más limitados que nunca ofensivamente. La defensa de los Cavaliers les hizo batir nuevamente un récord negativo con solo 55 puntos al final del tercer cuarto y 91 a pesar de su fulgurante reacción en el último asalto. Y en cambio, el equipo californiano no consigue frenar a LeBron.

El 23 de los Cavaliers continúa haciendo marcando números tan enormes que ya ha conseguido lo que ningún otro jugador en la historia en la NBA: un acumulado de 123 puntos en los tres primeros partidos de una final. En el tercero sumó 40 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias en 46 minutos. En el segundo había acumulado 39 puntos, 16 rebotes y 11 asistencias en 50 minutos y en el primero, 44 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias en 46 minutos. Una barbaridad.

La eficacia defensiva de los Cavaliers les permitió ganar a pesar de que en esta ocasión sumaron tres rebotes menos. Los Warriors pagaron errores elementales, como intentar botar el balón cuando algunos de sus hombres lo recibían bajo la canasta de los Cavaliers, insistir con Barnes en ataque a pesar de su nefasta noche, o prescindir demasiados minutos de Iguodala, el que más incomodó a LeBron y uno de los más efectivos en ataque, con 15 puntos.

El final de partido resultó incierto y emocionante, a pesar de que LeBron anotó un triple que puso el 87-80 en el marcador a falta de 1m40s. La inspiración y el acierto de Curry propiciaron que la diferencia se estrechara a tres puntos (94-91). Quedaban solo 18 segundos cuando se produjo una acción en la que Dellavedova perdió el balón, pero Klay Thompson lo había tocado mientras pisaba con un pie fuera de la línea. Los árbitros revisaron la acción en la repetición del vídeo y LeBron sentenció desde la línea de tiros libres.

Los Warriors están contra las cuerdas a pesar de que se habían colgado la etiqueta de favoritos tras ganar el primer partido y de consumarse la baja de Kyrie Irving, que se añadió a las de Kevin Love y Varejao. Pero los Cavaliers de LeBron y Delly continúan demostrando que son capaces de superar todas las adversidades.

EL CAMINO DE LA FINAL

Curry trata de frenar a Dellavedova.
Curry trata de frenar a Dellavedova. AFP

1er partido. 5 de junio. Golden State, 108; Cleveland, 100 (1-0)

2º partido. 8 de junio. Golden State, 93; Cleveland, 95 (1-1)

3er partido. 10 de junio. Cleveland, 96; Golden State, 91 (2-1)

4º partido. 12 de junio. Cleveland-Golden State (03.00)

5º partido. 15 de junio. Golden State-Cleveland (02.00)

6º partido. 17 de junio. Cleveland-Golden State (03.00)

7º partido. 20 de junio. Golden State-Cleveland (03.00)

& El quinto, sexto y séptimo partidos se jugarán en el caso de ser necesarios en una final al mejor de siete.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información