¿Cómo ha gestionado Allegri los 23 días de espera de la Juve?

El técnico evitó sobrecargar a la plantilla antes de la llegada a Berlín. “Hay que trabajar bien y pensar poco”, dice. Concedió tres días de descanso a los jugadores tras el doblete

Massimiliano Allegri, técnico de la Juve, en el entrenamiento del lunes
Massimiliano Allegri, técnico de la Juve, en el entrenamiento del lunesValerio Pennicino (Getty)

¿Consigue dormir en la víspera de un partido tan importante?, le preguntaron a Massimiliano Allegri en el Bernabéu el día antes de la vuelta de las semifinales contra el Real Madrid. “¡Claro! Lo que espero es no quedarme dormido durante el partido!”, contestó con una carcajada. Al técnico italiano el fútbol no le quita el sueño, ni los escenarios tan grandes; y, si se lo quitan, es muy hábil para ocultarlo. La Juve, su Juve, selló el billete para la final de Berlín el pasado 13 de mayo con el gol de Morata. Había ganado la Liga once días antes y por delante tenía la final de Copa –que también ganó- y 23 días de espera para la cita en el Olympiastadion.

El club italiano todavía tiene en la memoria lo largos que se le hicieron los 18 días entre el scudetto y la final de Manchester de 2003 (la que perdió por penaltis contra el Milan). A esa cita los chicos de Marcello Lippi llegaron vaciados. La baja de Pavel Nedved por sanción y la búsqueda de una alternativa para sustituirle fue sólo uno de los tantos rompecabezas que hizo tan tensa esa espera.

¿Un defecto? No fuma, no creo ni que sepa lo que es una discoteca y para verle tomar dos copas de vino hay que alargar las sobremesas hasta las 3 de la mañana”, dice su mentor, Giovanni Galeone.

Allegri ha querido evitar sobrecargar a sus jugadores física y mentalmente en las últimas tres semanas. Después de conseguir el doblete ganando la Copa, bajó la persiana y dio tres días de descanso a todos. “Todos de vacaciones, a disfrutar, pero sin pasarse”, les dijo. Algunos, como Pogba aprovecharon para ir al Gran Premio de Fórmula Uno de Mónaco, otros para recargar pilas en la playa o con las familias.

“El 6 de junio llegará el 6 de junio, si pensamos demasiado en ello se nos van a acabar hasta las fuerzas para correr”, dijo el técnico italiano. Lo que más le ha agradecido el vestuario –cansado de lo mucho que les exprimía Antonio Conte- es de haberles concedido respiros y días de asueto. El sábado, después del último partido de Liga contra el Verona, Allegri dio otro día de descanso a la plantilla que se reunió el lunes para empezar con nuevas energías y las pilas cargadas la semana de la Champions.

“Para preparar la final no se necesita trabajar el doble, ni pasar tres horas viendo vídeos del rival. Hace falta tranquilidad y serenidad. Hay que trabajar bien y pensar poco”, explicó el mismo lunes. Es el mismo mensaje que han ido repitiendo sus jugadores. “Estamos tranquilos y hay que seguir estándolo porque demasiada espera acaba por chuparnos energías”, dijo Giorgio Chiellini.

Más información
Andrés Iniesta, el heredero del estilo y del brazalete del Barcelona
La Juve y el molde Agnelli
Barcelona-Juventus, la historia con historias
Morata se encumbra en casa
La liberación de Carlos Tévez

¿Una pose la del técnico italiano? “Para nada, es un tipo listo, inteligente, con personalidad y carisma. Sabe lo que necesitan los jugadores en cada momento. Yo he hablado con él estos días y está carico [motivado] y tranquilo”, cuenta por teléfono Giovanni Galeone, histórico entrenador italiano y maestro de fútbol de Allegri. Le tuvo como jugador y le inició como entrenador cuando le llamó como segundo en el Udinese. Se conocen desde hace más de 20 años. La primera llamada que hizo Allegri desde el coche camino de Turín cuando le buscó la Juve fue a Galeone: “Eres inteligente, ve tranquilo, eso le dije”, cuenta.

El ahora técnico de la Juve, que fue un diez con una discreta técnica (jugó en el Cagliari y en el Perugia, entre otros) apuntaba maneras ya cuando jugaba. “Sabía leer muy bien los partidos, arreglaba lo que había que arreglar en el campo y eso lo ha mantenido. Prepara bien los encuentros y acierta con los cambios; es lo fundamental para un técnico”, le describe su mentor con el que Allegri ha hablado después de todos los sorteos de Champions para intercambiar opiniones sobre los rivales. ¿El Barcelona? “No voy a desvelar a la conversación que hemos tenido, pero Max sabe perfectamente las tres cosas que tiene que decirle a los jugadores”, afirma Galeone. “Ha quitado algo de agresividad de Conte y ha añadido calidad técnica, indispensable para llegar lejos en Europa”, subraya.

“Lo que más me ha impresionado ha sido su inteligencia a la hora de manejar la plantilla. Además de mejorar nuestra calidad técnica, ha mejorado nuestra mentalidad y la moral de todo el grupo. Después de jugar durante unos años con un determinado sistema, ha conseguido darnos alternativas y lo ha hecho paso a paso basándose en nuestras necesidades y dependiendo de las situaciones”, le alaba Buffon. “Lejos de restar, ha ido sumando cosas. Allegri ha sido un valor añadido para la Juve. Ha hecho crecer tácticamente al equipo que ahora juega indiferentemente con dos sistemas”, le piropea Lippi.

“Tiene carácter y ha demostrado que se puede ganar también sonriendo”, así arrancó el discurso del presidente Andrea Agnelli en la cena oficial después del doblete. “Es listo, correcto, nada pelota. Cuando era mi segundo vi como evitaba perder el tiempo con charlas inútiles, se centraba en la musicalidad del equipo y exigía lealtad a los jugadores”, asegura Galeone. ¿Un defecto? “No fuma, no creo ni que sepa lo que es una discoteca y para verle tomar dos copas de vino hay que alargar las sobremesas hasta las 3 de la mañana”, dice su mentor.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS