Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La liberación de Carlos Tévez

El delantero argentino (51 goles en sus dos primeros años en el calcio) se siente arropado y ha puesto fin a su sequía europea

Allegri ha organizado el equipo a su alrededor: con él toca más balones y da más pases que con Conte

Final Champions League Ampliar foto
Tévez celebra el gol del 2-1 contra el Real Madrid en Turín

Ganarse un piropo de Giampiero Boniperti equivale casi a un título. El presidente de honor de la Juve, que vistió la camiseta del club bianconero durante 16 temporadas (1946-1961) marcando 178 goles, tiene una debilidad por Carlos Tévez. Es sólo la última conquista del argentino que llegó a Turín en verano de 2013 por diez millones y que en dos años –con la camiseta, además, que durante 19 fue de Del Piero- se ha ganado a todos. A base de goles, liderazgo, trabajo y compañerismo. “Es un goleador fantástico, me gusta la facilidad con la que marca. Da la sensación, viéndole mientras afina la mira, que va a dar en la diana siempre, y eso para un delantero es lo máximo”, dice Boniperti.

Tévez es un tipo cercano. Amable y educado. Con una pizca de timidez poco habitual en este fútbol tan moderno. No luce crestas y se deja el alma en la cancha. Es un peleón. “Cuando llegué en verano hablé con Tévez y vi en su mirada una determinación increíble. Buffon y él me dijeron que querían demostrar que los resultados que habían conseguido no sólo eran cosa de Conte. Admiro la personalidad que tiene”, le describe Evra.

“A Carlos no le conocía. Ha sido una sorpresa increíble: se las arregló para integrarse de manera inmediata en el equipo y en los entrenamientos. El calcio es totalmente diferente del fútbol inglés y también de la mentalidad argentina. Trabajó como el que más desde el principio. Entiende en cada momento de en un partido lo que tiene que hacer para ayudar, cuando tiene que hacer un esfuerzo extra, cuando no debe de hacer una falta o cuando debe de mantener el balón en su poder. Es un gran trabajador y un gran hombre”, añade Buffon.

Tévez lleva dos años en Turín y por lo que cuentan sus compañeros y por lo que se ve en la cancha, parece que lleve cinco. Esta temporada ha sido la de su consagración. Suma 29 goles (se quedó a dos del pichichi en el calcio) y 7 de ellos los ha marcado en Champions. Algunos, además, han sido goles de enorme importancia: el doblete en casa del Borussia en octavos (0-3 para la Juve) después de haber marcado también en la ida. Y, sobre todo, el tanto de penalti contra el Madrid en el Juventus Stadium. El del 2-1 que dio ventaja a los bianconeri antes del partido de vuelta. Europa era terreno vetado para Tévez y esta campaña ha puesto fin a su sequía goleadora en Liga de Campeones. Suma más tantos que en las cinco ediciones anteriores juntas (cinco en 33 partidos).

Es un goleador fantástico. Da la sensación, viéndole mientras afina la mira, que va a dar en la diana siempre, y eso para un delantero es lo máximo”

GIAMPIERO BONIPERTI

El punta se ha liberado con Massimiliano Allegri. El técnico italiano ha organizado el equipo alrededor del argentino. Mientras que el 3-5-2 de Conte le encorsetaba, la flexibilidad del juego de Allegri (4-3-1-2) le ha permitido exhibirse. Con él hay menos esquemas fijos, más posesión y más libertad para los jugadores.

“A Conte le gustaba mucho jugar con los dos puntas muy pegados, no quería que se separaran tanto. Allegri en cambio te pide que tengas una posición fija pero sólo cuando defiendes. Su idea es que cuando ataque, uno tiene que estar cómodo para jugar como más le gusta”, contaba en una entrevista con este periódico. Se siente a gusto en el equipo, querido. Tévez es de esos jugadores que rinde mejor cuando se siente importante.

Carlos Tevez ampliar foto
Tévez festeja con su hijo pequeño el título de Liga

“Ahora puedo moverme con más libertad, en función de donde más me necesita el equipo. Así toco muchísimos más balones, estoy más en el juego y marco más”, dice. Sus números lo confirman. Con Allegri da más pases que con Conte (269 más, 1306 por 1037), también toca muchos más balones (241 más, 1893 por 1632), y también centra más (85 por 59). Señal de que su participación en el juego del equipo ha aumentado. Ha rematado menos , pero ha marcado más. 29 tantos lleva este año en las tres competiciones; en 21 se quedó el año pasado. 51 en sus dos primeros años en el calcio, campeonato complicado para los delanteros, es una cifra importante.

Carlos ha sido una sorpresa increíble: se las arregló para integrarse de manera inmediata. Es un gran trabajador y un gran hombre"

GIANLUIGI BUFFON

“Es un jugador magnifico, un verdadero líder, un apoyo para los compañeros, un chico generoso y un profesional ejemplar”, le describe Allegri que en Berlín dependerá de Tévez, de sus goles y de su conexión con Álvaro Morata. El argentino no marca desde el pasado 5 de mayo (al Madrid en casa) y en Liga desde el 29 de abril. Seguramente esté afinando la mira para la final del sábado.

El cariño que ha sentido en Turín –ciudad, además, muy familiar-, el doblete conseguido y el sueño de levantar la Champions, le han hecho incluso dudar de su decisión de volver a Boca. Decisión que tenía prácticamente tomada en invierno. La cola de cortejadores se va ampliando, el último en incorporarse ha sido el Atlético de Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información