Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez, el regreso del tiburón

El uruguayo volvió a pisar el césped y resultó trascendente

Suárez remata ante la oposición de Etxeita. Ampliar foto
Suárez remata ante la oposición de Etxeita. REUTERS

Enjaulado durante la primera parte de la temporada, Luis Suárez no asomó hasta finales de octubre para completar la delantera del Barcelona. Ausente en el tramo final del campeonato, por molestias en los isquiotibiales, ayer el delantero uruguayo volvió a pisar el césped y como siempre, resultó trascendente, dejó huella.

Messi hizo de las suyas para abrir el camino al segundo título del año y el charrúa le regaló el segundo gol a Neymar con otro acto de generosidad muy suyo, con una acción que le define como lo que es, un delantero completo más allá del gol. El día que en el Camp Nou se vio la última pelopina de Xavi, Suárez volvió al campo para ganar su primera Copa metido entre los centrales del Athletic.

El ariete se reincorporó al equipo para ganar su primera Copa metido entre los centrales del Athletic

Le llaman el tiburón y no es casual. Mastica en cada desmarque y en cada control regala instinto, y en su deseo por vencer, siendo como es un goleador, no escatima el pase. En los 42 partidos que lleva jugados, Suárez ha marcado 24 goles y dado 21 asistencias. Sabe que tiene un déficit en la combinación, hasta el punto que este año, en un entrenamiento, pidió perdón a sus compañeros hartos de que no les entregara bien el balón.

Pero todos saben que nadie se lleva mejor con Leo y que en el campo ofrece lo que él entrega. Lo sabe hasta Pedro. Que ayer le sustituyó a la media hora de la segunda parte. El canario, decisivo en la última final de Copa en el Manzanares, también contra el Athletic, tal vez haga las maletas este verano. Ha sobrevivido a Eto’o, a Ibrahimovic y a Villa, pero con el tiburón no hay quien pueda.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.