Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aduriz: “El gol no es innato, se aprende”

El delantero del Athletic Aritz Aduriz. Ampliar foto
El delantero del Athletic Aritz Aduriz. EFE

Aritz Aduriz (San Sebastián, 1981) ha mantenido una relación de amor y dolor con el Athletic, el equipo de sus sueños. Llegó del Aurrerá de Vitoria (se había formado en el Antiguolo donostiarra) en el año 2000 y salió tres años después. Volvió en 2005 y de nuevo salió en 2008, regresando en 2012, y hasta la fecha. Mientras tanto militó en el Burgos, Valladolid, Mallorca y Valencia. Golpe a golpe, pero éxito a éxito, se fue haciendo a sí mismo para convertirse en un nueve imprescindible que llegó a disputar un partido en 2010 con la selección española ante Lituania en la clasificación para la Eurocopa. A los 34 años, (con un año más de contrato) va a debutar en una final de Copa, un partido que ya visualizó soñando despierto.

Pregunta: Usted, a pesar de haber estado en ocho equipos, nunca ha jugado una final de Copa.

Respuesta: No. Es verdad que en los cuatro años que he estado fuera del Athletic participaron en tres finales y yo estuve en las otras tres semifinales con el vencedor del campeonato. Siempre me he quedado con las ganas de poder participar en la final y poder ganarla. Y les he tenido que animar desde la lejanía y con esa pequeña frustración.

P. Es curioso. 34 años y va a debutar en una final. Se siente como un debutante

R. Si, la verdad que por lo menos con la misma ilusión. A ilusión no me va a ganar nadie. A cada uno le llegan las cosas cuando le llegan y a mí por suerte me ha llegado esta oportunidad increíble, y estoy muy contento, con una gran ilusión de poder aprovecharla.

P. Pero una final con el Athletic es distinta, sin desmerecer a nadie

R. Para mí, indudablemente. Acceder a una final con el Athletic para mis sentimientos es lo más grande que yo puedo conseguir en el fútbol. No solo acceder a una final sino ganarla. Lo más grande en el fútbol es ganar una final con el Athletic, porque es diferente. El Athletic tiene una filosofía especial y eso hace que sea totalmente diferente a cualquier otra experiencia que uno pueda vivir en el fútbol. No desmerezco a nadie. Ganar cosas con otros equipos y con selecciones tiene que ser increíble pero ganar algo con el Athletic es único.

P. Solo hay una cosa más grande que ganar una final con el Athletic y es la celebración.

R. Supongo que sí. Yo no he tenido la suerte de vivirlo y, la verdad, solo con ver algunas fotos, asustan. Y entonces te imaginas lo que puede ser en vivo y en directo.

P. Has estado en alguna final como espectador.

R. Solo pude estar en la de Valencia y no he estado en ninguna más.

P. Y siempre el Barça...

R. Es que son muy buenos y llegan a muchas finales. Entonces por estadística tienen más opciones. Para mí es el mejor equipo que hay y lo están demostrando. Por eso, si ganamos, tendrá un valor añadido.

P. Es un debate entre la obligación de ganar y la ilusión de ganar.

R. A ilusión no nos van a ganar. Eso está claro. Sabemos contra qué clase de futbolistas jugamos, contra qué equipo y en qué escenario. Todo son factores que se suman, pero la ilusión la tenemos intacta, el entusiasmo también. Vamos a tener muchísima gente de nuestro lado allí, que eso sí que ellos no lo han vivido hasta ahora. Ellos han vivido lo que significa jugar en el Camp Nou, pero con todo el público a favor, y tener la mitad del estadio en contra va a ser una sensación nueva que van a experimentar. Esperemos que podamos aprovechar esa pequeña confusión y esa obligación que tienen de no fallar en su estadio.

P. Se le ha criticado al Athletic en las últimas finales que la presión le ha hecho temblar. ¿Cómo ve al equipo en ese sentido?

Aduriz, con el Atlethic, en un partido ante el Villarreal en 2008. ampliar foto
Aduriz, con el Atlethic, en un partido ante el Villarreal en 2008.

R. Mis compañeros tienen mucha más experiencia que yo. Yo no he jugado ninguna final y en el equipo hay muchos que han jugado varias finales, por lo tanto yo no soy nadie para poder hablar de nada en ese aspecto.

P. Quizás sí por su carácter extremadamente competitivo.

R. Bueno el hecho de haber jugado todas estas finales al equipo le puede dar ese poso que necesita. Sabe que en ese camino de hacerse pequeño no se consigue nada y hay que crecer ante la adversidad y ser mucho más fuerte. Creo que esa lección ya está aprendida y ya solo falta que tengas todo de cara, tener el día y poder demostrarlo.

P. Ghiggia fue el autor del Maracanazo. ¿Se ha visto como Ghiggia en el Campo Nou?

R. Según se va a acercando el día, lo vas pensando más. Cada día sueño mucho más despierto y visualizo muchas cosas. Aunque no quiera, me viene a la cabeza y te vienen imágenes y visualizas momentos bonitos que ojalá se puedan dar aunque sea muy difícil, pero uno siempre sueña con eso.

P. Tendrán que ver los vídeos del Maracanazo, del Centenariazo del Depor en Madrid...

R. Bueno, son estímulos, hechos que se han dado en la historia y que se volverán a dar, seguro. ¿Por qué no?

P. Lleva 161 goles entre todos los equipos en los que ha militado. Empezó marcando pocos goles. No parecía un goleador...

R. A veces se dice que el gol se lleva dentro, que es algo innato. Yo creo que eso se puede discutir. En el fútbol, como en la vida, vas aprendiendo continuamente. Es un aprendizaje continuo y yo he ido aprendiendo mucho. Es verdad que a mí siempre me ha gustado jugar al fútbol muchísimo, lo que más, pero también he hecho otros muchos deportes y quizás mi aprendizaje en el inicio ha sido mucho más variado. Igual en los últimos años ha sido mucho más específico. El gol es algo que se va aprendiendo. Hay algunos privilegiados que lo tienen innato, pero yo creo que he ido aprendiendo.

P. Usted es un delantero hecho a sí mismo.

Celebrando un gol con Soldado en su etapa como valencianista, en 2012. ampliar foto
Celebrando un gol con Soldado en su etapa como valencianista, en 2012.

R. No sé cómo son las circunstancias de los demás. Si es verdad que en casa no he vivido el fútbol. He vivido otras pasiones que también comparto y me encantan. Mis padres son muy montañeros, iban al monte, a esquiar y son muy aventureros, les encanta viajar. Y a mí también me apasiona. Pero quizás no he vivido el fútbol tan desde dentro como han vivido otros. He tenido que experimentar de otras maneras. Me han ayudado mucho otros aprendizajes en otros deportes para esto.

P. Ha salido tres veces del Athletic. ¿No se desilusionó?

R. Si, es así. Te desilusionas pero a la vez te ilusionan otras muchas cosas. Intento siempre ver las cosas positivas de cada circunstancia y no estar lamentándote de las otras. Si, me he desilusionado cada vez que he tenido que salir del Athletic, pero también me ilusionaban otros retos, demostrar otras cosas en otros lugares y me ha ayudado a cumplir el sueño de estar aquí. Todo tiene sus cosas buenas y yo no cambio el haber tenido que salir de aquí, porque me ha ayudado muchísimo y he aprendido mucho.

P. En su manera de jugar se advierte esa lucha constante de haber estado en equipos de bronce. La actitud en el campo, el central como algo que se puede derribar. Vamos, que se le define como un guerrillero.

R. Yo creo que eso lo he tenido siempre. He intentado ayudar a mi equipo siendo mejor que el rival, pasar por encima de él, empequeñecerlo. Y siempre he creído que esa pelea noble dentro del campo ha sido una de mis características.

P. Aparentemente, usted siempre acaba bien con los rivales después de durísimas peleas.

R. Para mí esto no deja de ser más que un juego y dentro de unos límites todos jugamos al mismo juego. Hay que saber asumir cuando pierdes y cuando ganas. Y entre esos límites hay que ser lo más noble posible y cuando se ha terminado, se ha terminado y ya está.

P. Los árbitros le tienen en libertad vigilada

Aduriz, en un partido ante el granada en 2014. ampliar foto
Aduriz, en un partido ante el granada en 2014. France Press

R. Supongo que para ellos no será fácil saber dónde está ese límite y cuándo te lo saltas. Cuando no das ningún balón por perdido siempre hay roces. Es normal.

P. ¿Cómo hace para quedarse tanto tiempo en el aire cuando salta?

R. Yo creo que la gravedad actúa igual para todos. Subes y bajas por la misma causa. Supongo que es la práctica. No he sido un delantero alto, soy bastante normalito y los defensas generalmente son mucho más alto que yo. Entonces tengo que saltar mucho para intentar ganarles.

P. ¿Entonces es una técnica?

R. Yo creo que es saber coger el balón en el punto más alto que uno puede llegar. Es un timing para saber coger ese punto.

P. Pero Piqué es muy alto...

R. Si, pero si Piqué salta un poco más tarde y yo salto un poco antes y he podido llegar al balón en ese punto más alto, pues le ganas.

P. ¿Cuál fue su modelo de delantero?

R. No he tenido ningún modelo concreto porque no he vivido el fútbol muy de cerca. Como decía antes, no he visto mucho fútbol. Yo soy de Donosti y recuerdo que una vez, solamente una, estuve en Atotxa y en Anoeta creo que no he estado como espectador. Entonces, en la tele tampoco había mucho fútbol en casa. Por eso no he tenido muchas referencias. Luego sí he coincidido con mucha gente en la que me he fijado muchísimo, pero no en la etapa de formación. Sí después, cuando ya empiezas a jugar al fútbol. Cuando más se aprende es por imitación. Y vas intentando imitar todas las cosas que te van gustando.

P. Visto que el fútbol no estaba en su primer aprendizaje y con los golpes que le ha dado al principio, podía haber sido otra cosa en vez de futbolista.

R. Sí, sí. Lo mío es una cuestión de cabezonería. Soy bastante tozudo en ese aspecto, Y cuando quiero algo busco la manera de que salga y por lo menos lo intento. Luego sale lo que tenga que salir, pero intento que mi conciencia quede tranquila. Hago todo lo que puedo y duermo tranquilo y lo que tenga que salir saldrá.

P. La gente en Bilbao piensa quer seguirá en el Athletic hasta al menos los 40 años...

R. Mientras venga con esta ilusión a entrenar, sí. Mientras tenga esta ilusión por los pequeños detalles... Me gusta controlar bien un balón, y dar muy bien un pase y meter muy bien el gol y ser el que más goles mete en el entrenamiento. Mientras eso siga siendo así y disfrute tanto de todo esto y me vea bien, seguiré adelante. Porque al final la edad es un número y todos somos totalmente diferentes. Somos personas con distintas características físicas, mentales, y cada uno va evolucionando de una manera y no se puede meter a todos los de 30 en el mismo saco y a todos los de 20 y a todos los 34.

P. ¿Conoce la gabarra?

R. La he visto

P. ¿Y ha estado dentro?

R. No. Espero poder pisarla cuando realmente hay que pisarla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información