Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Manresa se salva en Madrid

El Gipuzkoa, con su derrota en Zaragoza (72-65) y el triunfo catalán (80-90), consuma su descenso

Los jugadores del Manresa celebran su triunfo en Madrid. Ampliar foto
Los jugadores del Manresa celebran su triunfo en Madrid. Europa Press

El Bruixa D'Or Manresa hizo realidad la gesta que precisaba para salvar la categoría: ganar en la cancha del Real Madrid (80-90) en la última jornada de la fase regular de la Liga Endesa. El bombazo se combinó con la derrota del Gipuzkoa en la cancha del CAI Zaragoza (72-65) y provoca que el equipo de San Sebastián sea el que acompañe en el descenso al Fuenlabrada, que ya había sellado la última plaza la semana anterior.

“Hemos tenido que salvar muchas dificultades, muchas barreras. Y parecía imposible, pero nosotros confiábamos en nuestras posibilidades”, dijo Roger Grimau, exultante tras el triunfo manresano. La última vez que el Manresa ganó en la cancha del Real Madrid fue en 1998, cuando culminó su epopeya y, con Joan Creus como base y Luis Casimiro como entrenador, conquistó el título de Liga.

REAL MADRID, 80; MANRESA, 90

Real Madrid: Llull (19), Rivers (5), Rudy Fernández (11), Reyes (7), Ayón (8) -cinco inicial-; Campazzo (0), Nocioni (3), Rodríguez (8), Carroll (11), Maciulis (8), Slaughter (0) y Mejri (0).

La Bruixa D’Or Manresa: White (16), Seeley (21), Sánchez (0), Sakic (7) y Rizvic (11) -cinco inicial-; Dewar (3), Grigonis (-), Hernández (6), Grimau (9) y Fotu (17).

Parciales: 22-10, 17-22, 22-31 y 19-27.

Barclaycard Center de Madrid. 7.723 espectadores.

Desde entonces, el Manresa había perdido sus últimos 27 enfrentamientos con el Real Madrid, invicto también esta temporada en el Palacio de la Comunidad. El partido, además, empezó como se esperaba y el Madrid llegó a dominar por 13 puntos (37-24). El equipo de Pablo Laso ya tenía asegurado el primer puesto y no se jugaba nada en la clasificación. Se notó.

Los manresanos imprimieron mucha más intensidad a su juego y remontaron con una facilidad inusitada y un parcial de 5-23 que puso el marcador en 42-47. Los 14 triples del Manresa, cinco de Seeley, cuatro de Davin White y tres de Fotu, y el dominio del rebote, le permitieron aumentar su ventaja y administrar el final sin agobios.

Las noticias del partido de Madrid cayeron como un jarro de agua fría en Zaragoza, donde el Gizpuzkoa no pudo vencer. Su derrota, combinada con el triunfo del Manresa, condena al equipo de San Sebastián al descenso. El equipo donostiarra había ascendido a la Liga ACB en 2008. En 2013 acabó penúltimo, pero el descenso no se consumó entonces debido a que los equipos que debían ascender no pudieron hacer frente a los requisitos de la ACB: cinco millones, convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva y un pabellón con un aforo mínimo para 5.000 espectadores. Está por ver si la situación ser repite. El Burgos acaba de ascender a la ACB por tercer año consecutivo, pero desde que lo consiguió, el 11 de abril, sigue en la lucha por certificarlo en los despachos.

El Bruixa D’Or Manresa también se había salvado del descenso los dos años anteriores gracias a los entresijos en los despachos. Pero, deportivamente, finalizó en puestos de descenso: fue 17º en 2014 y 18º en 2013. El éxito del equipo de Pedro Martínez se ha consumado gracias a sus tres victorias en las últimas cuatro jornadas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información