Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuenta atrás para el Elche

La Liga descenderá al club ilicitano si no paga su deuda con Hacienda de más de ocho millones antes del día 29. El equipo de Escribá está salvado desde hace un mes

Juan Anguix, presidente del Elche, en una reunión del patronato de la Fundación del club
Juan Anguix, presidente del Elche, en una reunión del patronato de la Fundación del club DIARIO AS

Nueve días tiene el Elche para lograr en menos de un mes su segunda permanencia en Primera División. La primera la zanjó en los terrenos de juego, la segunda la sustancia en los despachos de la Agencia Tributaria para llegar a un acuerdo antes del 29 de mayo que impida que el Juez Único de Competición de la LFP determine su expulsión de la Liga y, por tanto, su descenso a Segunda División B. Nueve días para zanjar una deuda que hace apenas un par de meses se había cifrado en 4 millones, pero que tras las primeras reuniones entre Hacienda y los dirigentes del Elche, que con Juan Anguix al frente accedieron a la dirección del club el pasado 28 de abril, se sitúa en más de 8 millones. En Hacienda emplean el verbo “pagar”, en el Elche el sustantivo “convenio”.

El club ha puesto en marcha una ampliación de capital para recaudar 14 millones de euros

“No hemos entrado en el club para echar el cierre”, aseguran los responsables del consejo de administración del Elche, un club cuya mayoría accionarial es de una Fundación que depende del Instituto Valenciano de Finanzas del gobierno autonómico, al que cedió sus acciones como prenda por dos avales finalmente ejecutados por valor de 14 millones que, en febrero de 2011, ayudaron a salir al club de una situación ya entonces “insostenible”. Ayer Anguix estaba en Madrid tratando de cerrar un acuerdo con Hacienda que espera firmar antes del final de esta semana. Pero nada resulta sencillo ahora con un ente muy sensible con el fútbol. Y en la Liga se remiten a unos estatutos que dejan claro que cuando hay reincidencia en los impagos y la deuda aumenta se debe aplicar el descenso administrativo.

Falta de rigor

El Elche juega sus últimas bazas de la mano de Anguix, un valenciano que ha desarrollado su carrera profesional en el mundo de la publicidad, la gestión deportiva de actividades en colegios y la dirección de un centro de alto rendimiento en su ciudad natal. Fue presidente de la Federación Valenciana de Ajedrez y en 2008 prestó su apoyo a un grupo inversor que quiso adquirir el Levante, anunció fuertes inversiones y tras un culebrón de varios meses renunció a la compra. Anguix llegó en 2012 a la directiva del Elche y se convirtió en la mano derecha del presidente José Sepulcre hasta que su relación en unos pocos meses saltó por los aires. Hoy apunta a la falta de rigor de la gestión del anterior mandatario como el origen de los males del club. “El club no pagó sus compromisos”, lamenta. El que tiene con la Agencia Tributaria, apuntan desde la LFP, se ha engrosado por los sucesivos impagos e intereses de demora. Anguix quiere encararlo con aportaciones del club y de miembros de su consejo de administración y esgrime también un aval por valor de 5 millones de euros firmado por el banco suizo UBS que serviría para garantizar el pago. La respuesta de Hacienda es que quiere el dinero, no avales. Y la Liga aguarda antes del día 29 una comunicación de su departamento de recaudación respecto a que el pago ha sido ingresado en las arcas públicas (a las que también le deben 800.000 euros de Seguridad Social) para no enviar el Elche a Segunda B.

No hemos entrado en el club para echar el cierre”, aseguran los responsables del consejo de administración

Con todo, si superan este partido, a los nuevos rectores del Elche les espera una prórroga en la que deben encontrar cinco millones para pagar a sus futbolistas, a los que deben tres nóminas y la prima por la permanencia alcanzada en la campaña 2013-14. Incumplir acarrearía un descenso, en este caso a Segunda A, y, como en el caso del pago a la Agencia Tributaria, supone aportar un dinero para sufragar una deuda, no para hacerse con el control de la entidad, detalle nada baladí.

En ese sentido, y para dotarse de músculo económico, el club ha puesto en marcha una ampliación de capital para recaudar 14 millones de euros, la mitad de ellos en una primera fase a cubrir en apenas tres meses. En ella, Anguix espera que desde el Consejo de Administración que preside se aporte una tercera parte, que empresarios de la ciudad asuman otro tanto y el resto, unos 2,5 millones de euros, se junte entre los aficionados, que obtendrían descuentos en sus abonos. Pero todo eso serán cuentas de la lechera si antes del día 29 no hay acuerdo con Hacienda.

Más información