Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vero Boquete llega a la cima

A tres semanas del estreno mundialista de la selección, su capitana se convierte en la primera futbolista española en ganar la Champions

Vero besa trofeo tras ganar la Champions, el jueves en Berlín. Ampliar foto
Vero besa trofeo tras ganar la Champions, el jueves en Berlín. Getty

“Siempre que juego partidos grandes, algo pasa en el último minuto”, señalaba Vero Boquete (28 años, Santiago de Compostela) instantes después de convertirse en la primera futbolista española en conquistar la Champions. Eso es lo que se le pasó por la cabeza cuando se cumplió el tiempo reglamentario en la final del jueves. Francfort y PSG empataban a uno, y la gallega tiraba del conjunto alemán con dos recuerdos en la cabeza. El primero fue el gol en el último minuto que le hizo a Escocia para clasificar a España en la Eurocopa de 2013 y el segundo fue el tanto que le dio la liga sueca al Tyreso en los instantes finales de la última jornada. Por eso Boquete gritaba el Vamos, vamos que ya repiten en español sus compañeras de equipo; por eso sabía que algo podía pasar. Y pasó que Islacker cazó un balón botando dentro del área y con el exterior lo envió a la red en el minuto 91 para sentenciar al PSG, que perdió de forma dramática su primera final continental.

Talento emigrado

Hasta la cima europea ha llegado Boquete después de hacer las maletas en busca de otras mejores ligas para explotar su talento. Mar Prieto (Madrid, 46), una de las primeras figuras del fútbol femenino español, subraya lo bien que se ha adaptado la gallega a una competición tan física y exigente como la Bundesliga.

Prieto participó en 2001 en la primera edición de la Champions femenina. Entonces su equipo, el Levante, fue apeado por el equipo cuya camiseta viste hoy Vero Boquete. La exfutbolista, la primera española que emigró al extranjero, a Japón, para jugar con un contrato profesional, destaca el liderazgo de la gallega allá donde juega. “Va como crack”, afirma. “No siempre ha sido así”, matiza Boquete, por teléfono, mientras viaja de Berlín a Francfort, donde se exhibirá el trofeo en el balcón del ayuntamiento. “La primera vez que me marché fue a la Segunda División de Estados Unidos para que alguien me viera. No siempre he sido una estrella. Ahora esto es fruto del trabajo y el esfuerzo”.

Boquete puso en la final una extraña pausa para el fútbol directo y físico de sus compañeras, con el que encerraron al cuadro francés en su área casi toda la primera parte. La mediapunta baja a recibir, ayuda en la salida del balón y descuenta rivales con sus pases. “Mi estilo es diferente. Pero es lo que buscan de mí y lo que aprecian”, asegura. Las palabras de su técnico, Colin Bell, antes de la final certifican la importancia de la mediapunta para el Francfort. Vero llegaba tocada del tobillo y del cuádriceps, pero el entrenador lo tenía claro: “Dijo que estaba lista aunque fuera con una pierna”.

Boquete ha cerrado con su club un año dorado. En 2014 logró como capitana la primera clasificación de España para un Mundial, el que se jugará a partir del 6 de junio en Canadá. Luego se convirtió en la primera española en entrar entre las 10 finalistas al Balón de Oro, fue incluida en el once ideal de la Bundesliga, cuyo título se le escapó en la última jornada, y ha sido nominada por la BBC al título de mejor jugadora del mundo. La votación se desvelará la semana que viene.

El Frácfort celebra el título de Champions. ampliar foto
El Frácfort celebra el título de Champions. EFE

“Seguramente 2015 será recordado como mi mejor año”, admite. “Una Champions te pone en la cima”. Hasta ahí ha llegado, dice, “con la ayuda de Dios o de quien sea”. Juega con la cruz de Santiago como amuleto, pero cree en el destino y en el trabajo más que en le religión. Una fe pagana que le ha hecho tocar la gloria.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información