Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Juve gana otro ‘scudetto’ sin oposición

Allegri consigue su primer título en Turín, el cuarto seguido para el conjunto bianconero

Los jugadores de la Juventus celebran el 'scudetto'.
Los jugadores de la Juventus celebran el 'scudetto'. AFP

Con un punto le valía. La Juve hizo tres en Génova contra la Sampdoria (0-1, gol de Vidal). Massimiliano Allegri reservó a cuatro de sus piezas clave (Pirlo, Evra, Chiellini, Morata; el defensa y el delantero jugaron los últimos 20 minutos) en vista del duelo de Champions contra el Real Madrid del próximo martes. “Ellos necesitan un punto, nosotros tres. No vamos a dejar que ganen el scudetto en nuestro campo”, había advertido Sinisa Mihajlović en la víspera. Su proclama sirvió de poco. Ganó la Juve (un partido bastante aburrido) con el mínimo esfuerzo.

El equipo bianconero consigue así su 31 título liguero (el cuarto seguido) y ahora puede centrarse únicamente en la Champions. No llega a una final desde 2003 y no gana una orejona desde 1996. “Empezamos en medio del caos, con un adiós traumático [el de Conte] y nos hemos puesto a disposición del nuevo míster. Sólo hemos conseguido el primero de nuestros tres objetivos, vamos a disfrutarlo pero queremos seguir soñando”, comentó Bonucci. “Esto no ha terminado todavía, tenemos que crecer en Europa”, apuntó Allegri.

Carlos Tévez ha sido el líder de este equipo. Con la libertad táctica que le ha concedido Allegri, el delantero argentino ha firmado su mejor temporada: 20 goles en Liga. Ha formado una gran pareja con Álvaro Morata –sorpresa del año por su rápida adaptación al calcio y ojito derecho del técnico italiano- y ha marcado goles de todas las maneras posibles: de cabeza, de primera, de penalti, de jugadas individuales –del potrero como a él le gusta decir- y de jugadas colectivas. Se ha sentido protagonista y ha asumido la responsabilidad de llevar las riendas del equipo.

Pirlo, con más años (36) y menos energías, sigue jugando al fútbol con traje y corbata. Para correr, están otros. Como Pogba –ahora lesionado- que ha dado una marcha más al equipo cuando la ha necesitado. Marchisio ha encontrado por fin continuidad. Buffon, Bonucci y Chiellini han construido un muro atrás (la Juve ha encajado 19 tantos, es el equipo menos goleado de la Serie A), Liechsteiner no se ha cansado de poner centros y Vidal, aunque más discontinuo que otras temporadas, ha arreglado las situaciones más complicadas.

Tévez, en su mejor temporada, es el líder y el pichichi

Igual que con Antonio Conte los tres años anteriores, los bianconeri han conseguido el scudetto con varias jornadas de antelación. Señal sí de su fortaleza mental, física, técnica y táctica pero también de lo pobre que es el calcio. El equipo de Allegri apenas ha encontrado oposición. No hay rivales que le hayan podido hacer sombra. La Lazio, segundo en la tabla, está a 17 puntos (con un partido menos). La Roma, que a principio de temporada parecía hacer presagiar un bonito mano a mano contra su rival de siempre, levantó bandera blanca en enero.

Hasta Navidades la distancia entre ambos iba subiendo y bajando de uno, dos o tres puntos. En 2015 la Juve no tuvo rival. Los puntos de diferencia empezaron a ser 8-9 hasta llegar a 12-13-14. Los de Allegri sólo han perdido tres partidos y han marcado 64 goles. Una cifra muy inferior, por ejemplo, a Barça (105) y Bayern (77), los líderes de las otras ligas. El Chelsea lleva 68. El Real Madrid, su rival en semifinales de Champions, 102.

“¿Qué me hace sentir orgulloso de mis chicos? La pasión, el entusiasmo y la disponibilidad con las que vienen a entrenarse a diario”, dijo el entrenador de la Juve que también jugará la final de Copa. No hay tiempo, sin embargo, para las celebraciones. Salvo, eso sí, los festejos en el campo y las botellas de champán en el vestuario. Pirlo se encargó de regar a todos sus compañeros.

El club ha organizado para mañana una jornada de puertas abiertas con los medios de comunicación extranjeros. El martes llega el Real Madrid. La Champions sigue siendo la asignatura pendiente de un equipo que se pasea por el calcio pero que no llega a una final europea desde 2003. Ese año se deshizo, precisamente, del Madrid en las semifinales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.