Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo renuncia a la cláusula Ducati

Yamaha y el piloto español eliminan del vigente contrato la opción de no continuar juntos en 2016

Lorenzo, en los primeros entrenamientos del fin de semana en el circuito de Jerez. Ampliar foto
Lorenzo, en los primeros entrenamientos del fin de semana en el circuito de Jerez. EFE

Cuando Jorge Lorenzo firmó la última renovación de su contrato con Yamaha, el pasado agosto, exigió la inclusión de una cláusula que le permitiera libertad de movimientos si cambiaba de opinión al año siguiente. Las negociaciones entre el piloto mallorquín y la casa japonesa se habían alargado en el tiempo por diferencias de criterio en cuanto respecta a la duración del contrato. La fábrica quería atarlo por dos años más, como había hecho hasta entonces, como hicieron el resto de rivales (que también renovaron por dos años); el piloto, sin embargo, quería un contrato de un año con opción a un segundo, por si la curiosidad o el hastío podían con él y decidía arriesgarse con Ducati. Al final, la fórmula salomónica que se aplicó fue incluir una cláusula por la cual las partes podían romper el acuerdo de cara al año 2016. Existía una fecha límite: tanto Yamaha como Lorenzo debían decidir si querían seguir juntos su camino antes de llegar al ecuador de este curso, que comenzó hace cosa de un mes. Pero lo han hecho mucho antes.

Lo han hecho solo después de tres carreras, suficientes para saber que Lorenzo tiene una buena moto con la que pelear por los triunfos que se le resistieron el año pasado y que tanto le hicieron dudar; suficientes para saber que Yamaha no ha dejado de confiar ni un minuto en el piloto al que encomendó la tarea de dar el relevo a Rossi, a pesar de haberle visto flaquear a lo largo de la última temporada. “Mi sueño sigue siendo el mismo que tenía cuando llegué: pocos pilotos pueden decir que han hecho toda su carrera en Yamaha. Este es el equipo con mejor ambiente del Mundial, es una gran familia”, declaró el mallorquín, a quien, al parecer le sentó bien decidirse sobre su futuro: fue el más rápido en el primer día de entrenamientos libres (mañana y tarde) en Jerez.

Estoy muy agradecido por la confianza de Yamaha en este momento difícil, como hizo el año pasado, cuando no llegaba la victoria”

“Estoy muy agradecido por la confianza que Yamaha me está dando en este momento difícil [lleva dos cuartos y un quinto puesto en tres carreras], la misma que ya me dio a principios del año pasado, cuando no llegaba la victoria”, siguió. Lo tenía claro Lin Jarvis, el director del equipo. “Siempre es importante que los mejores pilotos lleven tu moto. Y nosotros no tenemos ninguna duda de que tener a Valentino Rossi y a Jorge Lorenzo es lo mejor que podemos hacer de cara al año que viene”, dijo el británico en declaraciones a la televisión de Dorna, la organizadora del Mundial. “Con esta decisión hemos querido evitar todos los rumores y discusiones que estaba habiendo últimamente para concentrarnos en hacer el mejor trabajo posible con la moto”, zanjó.

“Así Jorge estará más tranquilo a partir de ahora. Eliminar la cláusula favorecerá la buena relación que siempre existió con Yamaha”, confirmó el representante del piloto, Albert Valera. También cuenta, claro, que en este tiempo Ducati no haya hecho ninguna oferta por el español. “Ni siquiera hemos hablado de ello. Jorge está contento en Yamaha y creo que Ducati también lo está con sus pilotos”, asevera Valera. Sea como fuere Lorenzo pareció liberado al aclarar las incógnitas sobre su futuro. “He salido con la intención de pensar poco y pilotar más por instinto, como me sale, sin reparar en cómo se ha de poner el cuerpo, en cuándo frenar, sólo en sentir. Sin darme cuenta quizá había dejado de hacerlo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información