Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Elche: mil problemas y un equipo

El conjunto ilicitano se encuentra cerca de la permanencia en Primera pese a sus problemas institucionales: impagos a jugadores y empleados y una directiva inhabilitada

Jonathas junto a Velázquez, del Getafe, en un partido de Liga. Ampliar foto
Jonathas junto a Velázquez, del Getafe, en un partido de Liga. efe

Los problemas institucionales y económicos del Elche encuentran consuelo en el terreno de juego. Ajenos a la deriva autodestructiva del club, el conjunto de Fran Escribá, a falta de seis jornadas para la conclusión de la Liga, tiene conseguidos 34 puntos y se encuentra alejado en seis del descenso, posición que ocupa el Deportivo con 28 igualado con el Almería.

Las dificultades del Elche vienen de lejos y se acumulan: la directiva inhabilitada por la Liga de Fútbol Profesional desde finales de febrero pasado por irregularidades contables en el presupuesto de la pasada temporada; impagos con los jugadores, cuerpo técnico y empleados del club y un lastre de 40 millones de deuda global, más 12 millones en acciones del club avalados por el Instituto Valenciano de Finanzas.

Al club lo sostienen los 25.000 abonados y la profesionalidad de la plantilla

A las 23.59 de este miércoles, el Elche debía hacer frente a un pago de tres millones de euros (1,9 según el club), para satisfacer las dos nóminas retrasadas a empleados y jugadores, así como parte de las primas por el ascenso a Primera pendiente desde el verano del 2013, más 400.000 euros que el Sevilla no ha cobrado aún por las cesiones de la temporada pasada de los jugadores Botía y Manu del Moral.

El notario Francisco Tornel y el expresidente Francisco Borja, junto a un grupo de empresarios ilicitanos, están intentando reunir el dinero (1,9 millones y no tres, consideran) con la condición de que el consejo de administración del Elche dimita este jueves mismo con su presidente José Sepulcre a la cabeza. De no hacer efectivo el pago, el Elche no podrá realizar fichaje alguno de cara a la próxima temporada.

La Liga de Fútbol Profesional exige también la dimisión de Sepulcre y su directiva. Cualquier aplazamiento en el pago de las deudas tiene que ir acompañada de la entrada de unos nuevos gestores en el club y que presenten un plan de viabilidad. Sepulcre y los suyos no tienen de momento la intención de dimitir. Alegarán ante la Liga de Fútbol profesional que han sido estafados por dos intermediarios que aseguraron que un grupo inversor saudí estaba dispuesto a hacerse cargo del 51% de las acciones del club a cambio de un préstamo de 20 millones de euros. Tales intermediarios han cobrado 600.000 euros por las negociaciones que no se han producido.

El club ilicitano se encuentra en riesgo de desaparecer. Le sostienen sus 25.000 abonados —el estadio Martínez Valero ofrece siempre un gran aspecto— y la profesionalidad de una escasa plantilla que maneja con seriedad Escribá, un grupo cohesionado entorno al técnico valenciano, limitado por el control financiero de la Liga, que no le permitió reforzarse en el mercado invernal. Sí lo hizo en verano con la incorporación de Jonathas, cedido por el Pescara italiano por dos temporadas con una opción de compra por 1,5 millones de euros por el 50% de sus derechos. El delantero brasileño ha anotado 10 goles que le han concedido 14 puntos, el 41% de los 34 que ha sumado el conjunto ilicitano comprometido como pocos a pesar de las adversidades.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información