Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Coach K’ amplía su leyenda

El entrenador de Duke consigue su quinto campeonato de baloncesto universitario en 35 años tras vencer a Wisconsin

Krzyzewski, con sus jugadores, tras la final.
Krzyzewski, con sus jugadores, tras la final. AFP

Quedaban escasos segundos para el fin del partido. Los nervios se apoderaban de Mike Krzyzewski, pero él se esforzaba en mantener la compostura y dar las últimas instrucciones a sus jugadores de Duke. Wisconsin falló un tiro a la desesperada, Duke recuperó el balón y terminó el partido: los estudiantes de Carolina del Norte se alzaron con el campeonato de baloncesto universitario de Estados Unidos y Krzyzewski agrandó su leyenda.

Tras el pitido final, la noche del lunes en Indianápolis, Krzyzewski, de 68 años, se liberó. Se fundió en un intenso abrazo con sus asistentes, saludó al entrenador de Wisconsin y fue felicitando eufórico uno a uno a sus jugadores. Con esa victoria (68-63), conquistó su quinto campeonato de la NCAA, la asociación que gestiona las competiciones deportivas universitarias. Todos ellos con Duke, la universidad que entrena desde 1980.

“¿Es Krzyzewski el mejor entrenador de baloncesto universitario de la historia?”, se preguntaba la cadena ESPN tras la final con Wisconsin. Coach K, como se le conoce, está ahora solo por detrás de John Wooden que, en los años sesenta y setenta, ganó 10 títulos en 12 años con UCLA. “Él está por encima del resto”, dijo Krzyzewski, humilde, al ser preguntado por Wooden tras el partido.

Sus éxitos le han cosechado varias ofertas de equipos de la NBA, pero él se ha mantenido fiel a Duke, que le paga un sueldo anual de 7 millones de dólares

Krzyzewski es junto a Jim Calhoun el único entrenador que ha ganado títulos de la NCAA en tres décadas distintas. Al margen del de este año, llevó a Duke a la cima en 1991, 1992, 2001 y 2010. En sus 35 años al frente de la universidad, solo en tres ocasiones no ha clasificado al equipo para las eliminatorias finales. Acumula 20 participaciones consecutivas, el segundo mejor registro. Ha ganado 13 títulos de división y ha llegado a 12 semifinales de la NCAA.

Krzyzewski, criado en Chicago en una familia humilde de origen polaco, es además el primer entrenador en superar las 1.000 victorias en la máxima categoría de la NCAA. Fuera del mundo universitario, integró el cuerpo técnico del mítico Dream Team de la selección estadounidense en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. Y desde 2006, es el seleccionador nacional: ha llevado a EE UU al oro en los Juegos de 2008 y 2012, y en los Mundiales de 2010 y 2014.

Sus éxitos le han cosechado varias ofertas de equipos de la NBA, pero él se ha mantenido fiel a Duke. La universidad le paga un sueldo anual de 7 millones de dólares (casi 6,5 millones de euros). Es un reflejo de la industria multimillonaria en que se ha convertido el deporte universitario. El torneo de la NCAA paraliza EE UU y mueve millones de dólares. La final de la noche del lunes colmó el 27% de la audiencia televisiva, su cota más alta desde 1997.

Para Krzyzewski, esa victoria es un retorno a los orígenes. Su primer título con Duke lo ganó en Indianápolis. “La habilidad de adaptarse es clave en todo”, esgrimió, tras la final, sobre sus cinco torneos. En 24 años, se ha sabido adaptar y explotar una nueva realidad: cada vez más equipos universitarios tienen jugadores solo uno o dos años antes de que den el salto a la NBA.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información