Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una afición salvadoreña para un Messi en el banquillo

El encuentro entre la Albiceleste y la Selecta reunió en Washington a un nutrido grupo de la comunidad originaria de El Salvador

Landover (Maryland)
Argentina vs El Salvador
Messi saluda a los aficionados antes del encuentro. AP

La grada era salvadoreña pero la cita era con Lionel Messi. Una nube de aficionados provenientes de El Salvador, la comunidad de inmigrantes hispanos más numerosa en la región de la capital de Estados Unidos, asistió este sábado a la oportunidad única de ver jugar a uno de sus ídolos en el encuentro amistoso que enfrentó a Argentina con la selección de su país y que se resolvió a favor de los albicelestes por dos goles a cero.

La presencia de Messi en el banquillo desde el comienzo del encuentro alimentó las dudas de sus seguidores que durante toda la semana habían aguardado hasta saber si el jugador del Barcelona se había recuperado de un golpe en el tobillo derecho.

"Ojalá que pueda jugar", afirmaba impaciente desde la grada Julio, un joven descendiente de peruanos y colombianos, encogido por el frío que ha recibido a las dos selecciones en las afueras de Washington. Es la primera vez que Julio acude a un estadio de fútbol. "También es la primera vez que voy a poder ver a Messi".

Era el sentimiento compartido por los cerca de 54.000 aficionados que animaron a El Salvador en esta ocasión inédita para ver a su selección en EE UU. El encuentro amistoso que ha enfrentado este sábado a su equipo nacional, la 89 del mundo según el ránking de la FIFA, con la finalista del último mundial, forma parte de la preparación de cara a la Copa América que se celebra el próximo mes de junio en Chile. La albiceleste celebrará un encuentro más en la costa Este, en Nueva Jersey, este martes, ante Ecuador.

Aficionados durante el encuentro entre Argentina y El Salvador en Washington.
Aficionados durante el encuentro entre Argentina y El Salvador en Washington. AFP

Argentina se adelantó en el marcador al comienzo de la segunda parte, cuando los espectadores ya coreaban el nombre de Messi, ausente en la banda donde calentaban sus compañeros. Benega abrió la ventaja para Argentina ayudado por un error de la defensa salvadoreña. La primera mitad había transcurrido sin apenas oportunidades para la albiceleste, con poco más que un amago de Higuaín en el minuto 25. Los argentinos habían sido incapaces hasta entonces de superar a la defensa salvadoreña, encerrada en su área y sin grandes ocasiones para sorprender al rival. Poco antes del final del encuentro, Manguello sentenció el amistoso.

La grada de Maryland, entregada a cualquier ocasión del conjunto salvadoreño, no se perdió ningún movimiento de Messi aunque permaneciera en el banquillo. "Hemos venido a verle a él", dice Julio, un emigrante salvadoreño que llegó a EE UU en 1989, mientras toma imágenes del estadio con su teléfono. Este sábado ha conducido desde Boston junto a su familia para ver el partido.

"Yo estoy aquí para apoyarle a él". Adolfo Martínez protege con una manta a su hijo de cinco años, abrigado con la indumentaria del Barcelona y listo para ver a su ídolo. Desde Venezuela emigró a EE UU y desde Carolina del Sur ha conducido todo el día para ver al único jugador capaz de tener pendiente de sus movimientos a toda la capital. En la región de Washington viven la mayoría de los dos millones de salvadoreños que residen en EE UU, frente a unos 240.000 argentinos que estima el censo, una proporción que se encargó de retratar la grada.

Messi había sido duda para el encuentro durante los últimos días, tras el golpe que recibió en el tobillo derecho durante el partido contra el Real Madrid en el Camp Nou. La selección argentina emitió un comunicado a comienzos de la semana para confirmar que el jugador había sido examinado al llegar a Washington y podría completar la gira estadounidense. Sin embargo, este sábado se cumplieron los peores temores de los aficionados y el argentino faltó a la cita de esta jornada histórica para la comunidad salvadoreña de la capital.

La incógnita del jugador del Barcelona no impidió sin embargo que numerosos grupos de seguidores averiguaran, gracias a la información compartida en las redes sociales, donde iba a celebrar sus entrenamientos. Sus apariciones en la Universidad de Georgetown o en las citas con el equipo de baloncesto de la ciudad, los Washington Wizards, han recibido un estrecho seguimiento por parte de los medios estadounidenses. El diario The Washington Post, en un guiño a la primavera que se hace esperar en la costa Este, registró la llegada del jugador argentino con una crónica titulada 'Lionel Messi, en plena flor en Washington'.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.