Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercedes, medio minuto por delante

Hamilton se impone a Rosberg y a Vettel, que sube al podio en su estreno con Ferrari | Carlos Sainz puntúa en su debut y los McLaren se hunden sin Alonso

Hamilton y Rosberg celebran su doblete en Melbourne. Ampliar foto
Hamilton y Rosberg celebran su doblete en Melbourne. Getty Images

El Mundial de fórmula 1 que ayer arrancó en Australia lo hizo más o menos igual que terminó el anterior, con Lewis Hamilton al frente. El británico se impuso en Melbourne rotundamente —también se apuntó la pole y la vuelta rápida— por delante de Nico Rosberg, de modo que Mercedes sumó un primer doblete de la temporada. El tercero, Vettel en su estreno con Ferrari, cruzó la meta a más de medio minuto.

Hasta el propio Vettel ironizó sobre las posibilidades reales que tiene su escudería de echarle el lazo a la de la estrella. “Hemos terminado 34 segundos después, de modo que será difícil a menos que piséis un poco el freno. ¿Es eso lo que vas a hacer?”, le soltó el alemán a Rosberg en la comparecencia posterior a la ceremonia del podio. Carlos Sainz puntuó en su debut en la F-1 y terminó el noveno, después de quedarse clavado durante más de medio minuto esperando a que sus mecánicos atinaran a colocarle el neumático trasero izquierdo a su Toro Rosso en la vuelta 25.

Hemos terminado 34 segundos después, de modo que será difícil a menos que piséis un poco el freno. ¿Es eso lo que vas a hacer?”

Frase de Vettel a Rosberg

Al español se le complicaron las cosas antes incluso de comenzar: fue el último en abandonar el garaje por un problema técnico en su monoplaza y casi se pierde el acto de presentación, cuando los corredores forman delante de la bandera de su país, acompañados de las autoridades y del famoso de turno, que en este caso fue Arnold Schwarzenegger. Sainz salió como un tiro y se colocó quinto antes de que el coche de seguridad reagrupara el pelotón. En esas circunstancias se impone modificar electrónicamente el comportamiento de los bólidos con tal de ahorrar combustible, algo que penalizó al chaval cuando la carrera se relanzó y él se vio desprotegido ante Nasr (Sauber) y Ricciardo (Red Bull), que se lo zamparon en un pispás, antes de la desgraciada parada en los talleres.

“Cuando vi que los mecánicos tardaban tanto pensé que no iba a poder reincorporarme y que ahí se acababa todo. Pero remontamos y cuando me advirtieron de que había opciones de entrar en la zona de puntos me animé. Fue una pena, pero tengo que estar contento porque si me lo dicen antes de la carrera lo firmo inmediatamente”, dijo el madrileño.

La composición de la parrilla refleja la salud de cada equipo y lo fastidiado que anda el campeonato. Es una vergüenza que solo hubiera 15 participantes delante de los semáforos

La composición de la parrilla refleja la salud de cada equipo y lo fastidiado que anda el campeonato. Es una vergüenza que solo hubiera 15 participantes delante de los semáforos —Kvyat y Magnussen abandonaron nada más empezar— que quedaron en 11 cuando cayó la bandera de cuadros. En estas circunstancias hasta McLaren, que durante el invierno no enlazó 15 vueltas consecutivas y que ayer vivieron una jornada calamitosa —Magnussen no pudo tomar la salida y Button acabó último—, se quedó a un pelo del top-ten. Así las cosas, habrá que seguir esperando a que la FIA vuelva a meterle mano al reglamento para que el panorama cambie, algo que puede precipitarse si Mercedes sigue paseándose.

Mercedes dispone de una flecha aún más afilada que aquella que en 2014 ganó 16 pruebas de 19 posibles y solo dejó suelta una pole, la de Austria, que fue a parar a Williams (Massa). El marco actual impide que Renault y Ferrari puedan desarrollar sus motores con libertad, de forma que todo está más o menos igual que entonces para suerte de unos pocos y desgracia de la mayoría. Incluso en Mercedes hay quien reclama un poco más de marcha para tratar de mantener viva una llama cada vez más débil. “Espero que nos lo pongas difícil porque es importante, sobre todo para los fans. Una parte de mí piensa en el show porque quiero ofrecer espectáculo a la gente que nos ve por televisión. Sería fantástico que te acercaras un poquito”, le pidió Rosberg a Vettel, conscientes ambos de que eso es imposible.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información