CASO NEYMARAnálisis
i

La soledad de Bartomeu

El presidente está solo ante Ruz y le costará ganarse al barcelonismo para su causa. Nadie entendió por qué se dijo que Neymar había costado 57 millones en lugar de 83

Josep María Bartomeu.
Josep María Bartomeu.ANDREU DALMAU / EFE

Viernes 13 para el Barça: se supo que el juez Ruz sentará en el banquillo a Bartomeu, a Rosell y al Barcelona; los ex vicepresidentes Franquesa, Boix y Yuste declararon por el caso de espionaje denunciado durante el mandato de Laporta; y el actual presidente está citado el miércoles como testigo en el juicio por despido improcedente del ex técnico del fútbol base Albert Puig.

No sale el Barça del juzgado y los frentes abiertos se amplían: Ramon Cierco, uno de los propietarios de la Banca Privada de Andorra, intervenida por colaboración en el blanqueo de dinero, es el directivo azulgrana responsable del fútbol base y vicepresidente de la Fundación, y por otra parte no cesa el debate ciudadano sobre si el museo se tiene que seguir llamando Núñez.

No sale el Barça del juzgado y los frentes abiertos se amplían: Cierco, de la intervenida Banca Privada de Andorra, es directivo azulgrana

La directiva no controla el timing de las muchas cosas que pasan en el Camp Nou, esclava de una estrategia errónea provocada por una lectura revanchista de la situación en la que se encontraba la entidad cuando tomó posesión en 2010. Ninguna medida define mejor su declaración de intenciones que la acción de responsabilidad emprendida contra Laporta.

La transparencia prometida y el código ético aprobado por la actual junta sólo se aplican con los exdirectivos y no con los actuales responsables del Barça. El anuncio de elecciones no ha suturado la fractura social provocada por Rosell y se ha perdido el sentido de club necesario para afrontar situaciones como las que se plantean en pleitos como el de Neymar sin recurrir al victimismo que destila el comunicado del club difundido tras la decisión de Ruz.

La transparencia y el código ético aprobado por la junta sólo se aplican con los exdirectivos y no con los actuales responsables del Barça

Bartomeu está hoy solo ante Ruz y le costará ganarse al barcelonismo para su causa por más razón que pueda tener porque nadie entendió todavía qué necesidad tenía el consejo de decir que el brasileño había costado 57 millones en lugar de 83. No es lo mismo predicar que dar trigo. Ha sido la actual junta la que convirtió la gestión económica en palabra de honor ante Laporta.

Los precandidatos están mayoritariamente callados, disimulan y contemplan la impotencia del presidente para combatir una acusación que funciona como una gota malaya después de cada victoria del equipo, líder de la Liga. Hasta Messi decidió contratar a sus abogados en su conflicto con Hacienda y salirse de la trama de bufetes en la que está enredado el Barça.

La duda está en saber también si el proceso de la Audiencia Nacional afectará la carrera electoral de Bartomeu. Aunque el actual presidente intenta mostrarse cada día como un candidato nuevo que no tiene pasado, la decisión del juez le recuerda su parentesco con Rosell y, por extensión, su complicidad con la declaración de intenciones anunciada nada más llegar al palco del Camp Nou.

Aunque las interpretaciones son muchas, e incluso se puede debatir sobre un posible conflicto de intereses Bartomeu-Barça en la defensa ante Ruz, fue la actual directiva la que se encomendó a los tribunales para dirimir cuestiones sociales que se suponía eran competencia de la Asamblea. Ahora les tocará a los mandatarios sentarse en el banquillo, se supo un viernes 13.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50