Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La locomotora copera

El Barcelona disputará su 34ª final del torneo tras una exhibición colectiva marcada por el tiroteo de triples

El banquillo del Barcelona durante el encuentro contra Unicaja. Ampliar foto
El banquillo del Barcelona durante el encuentro contra Unicaja. EFE

La pelota rebotó en la base del aro y se elevó al cielo de Las Palmas. De su trayectoria de descenso dependía la suerte de la semifinal. El suspiro duró décimas de segundo, pero se paró el tiempo en el Gran Canaria Arena. Cayó dentro de la red. Fue el segundo triple de Hezonja en el partido, fue el 81-72 a falta de 2m 20s, fue la carambola definitiva, fue el tiro de gracia con el que Unicaja firmó la rendición. No había margen de remontada. El Barcelona diputará este domingo su 34ª final de Copa, la sexta consecutiva. La oportunidad de alcanzar su 24º título con el que volvería a igualar en el palmarés al Madrid. El premio a un elenco inagotable en el que todos los jugadores salvo Nachbar aportaron puntos para ganarse la pelea por el título. Otro certificado de garantía para Xavi Pascual, el plusmarquista de la pizarra azulgrana renovado antes del torneo por su club hasta junio de 2017 tras levantar 11 títulos en seis años.

Anotaron 22 de los 24 culés que pisaron el parqué, ninguno alcanzó los 15 puntos

Se resistió Unicaja a entregar su sueño. Estiró Plaza sus recursos con pulcritud de alquimista, pero no bastó su dominio bajo los aros para frenar a la locomotora copera. El último precedente entre ambos equipos anunciaba un partido explosivo y maratoniano. Hace poco más de un mes, en la 16ª jornada de Liga, el Barça-Unicaja se convirtió en un partido memorable, el cuarto con mayor anotación de la década después del definitivo 114-110 tras una prórroga. Al tiempo extra de desempate se llegó entonces con triple inverosímil de Álex Abrines que formó parte otro récord histórico: los 20 lanzamientos desde el 6,75 que anotó el conjunto azulgrana para lograr la victoria. Aquel día en el Palau se vieron 54 lanzamientos triples y 30 bingos (20 de 34 para el conjunto de Xavi Pascual y 10 de 20 para los de Joan Plaza). En esta ocasión, el Gran Canaria Arena asistió a otra fiesta desde el perímetro: 49 lanzamientos y 26 aciertos (12 de 21 del Barça por 14 de 28 de Unicaja).

La inauguró DeShaun Thomas con un tres de tres en triples en apenas seis minutos para un cuatro de cinco del Barça en el primer cuarto. Capeó el temporal Unicaja dominando el rebote ofensivo gracias a su otro Thomas, Will. Y, en el segundo acto, Vasileiadis y Kuzminskas encontraron el interruptor desde el 6,75 para redoblar la apuesta de su rival. Cuatro triples de la pareja (el griego con un dos de cinco y el lituano con un pleno), lanzaron al conjunto malagueño hasta un 9 de 16 al descanso desde la línea de tres, solo un triple menos de los que había anotado en los 45 minutos del Palau. Solo uno menos de los que necesitó para superar al Bilbao en el choque de cuartos del jueves (10 de 31 ese día).

El décimo triple de Unicaja inauguró el tercer cuarto y elevó la renta del cuadro malagueño hasta los ocho de ventaja. Lo consiguió Caleb Green, el séptimo jugador de Plaza que se apuntaba con éxito al concurso de puntería. Replicó el Barça con otro pleno desde el 6,75 (cuatro de cuatro entre el minuto 22 y el 27) para recuperar la ventaja. Satoransky, Oleson, Suárez, otra vez Oleson…un tiroteo sin fin para deleite de especialistas como Jaycee Carroll que se hizo hueco en la tribuna de prensa para seguir el partido alejado de sus compañeros recién llegados al pabellón para disputar la segunda semifinal, en solitario, y junto a unas pantallas que le permitían analizar las repeticiones. Allí vio el escolta madridista los dos fallos consecutivos de Navarro y el tercer triple de Vasileiadis que abrió el cuarto definitivo. No le bastó a Unicaja con sus 14 dianas. Su esfuerzo corporativo no pudo con la exhibición coral del Barça. Anotaron 22 de los 24 jugadores que pisaron el parqué, ninguno alcanzó la frontera de los 15 puntos. Fue un elogio de la colectividad, pero nada detuvo a la locomotora azulgrana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información