Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macedo replica a Cartabia

Dos goles del lateral brasileño, dan la remontada al Almería superando en la segunda mitad a un Córdoba al que la zurda de Fede no le fue suficiente

Los jugadores del Almería celebran el gol del empate ante el Córdoba
Los jugadores del Almería celebran el gol del empate ante el Córdoba EFE

En Sudamérica, la rivalidad entre argentinos y brasileños es ancestral. Y se da con frecuencia en numerosos estadios de Europa. También en los más humildes, como el Nuevo Arcángel en la soleada mañana cordobesa. Fede Cartabia, argentino el chico, encontró respuesta en la conexión brasileña del Almería, Welligton Silva y, sobre todo, Michel Macedo, un lateral derecho, goleador repentino. Inopinadamente, anotó dos goles Macedo, el primero proyectándose en ataque, al que Welligton Silva invitó a marcar, y después rematando de cabeza a la salida de un córner. Macedo dio la vuelta al partido para el Almería que sufrió una metamorfosis en el segundo acto, superado en la primera mitad por el Córdoba al dictado de Fede Cartabia. Tres puntos de oro para el conjunto de Juan Ignacio Martínez.

CÓRDOBA, 1 - ALMERÍA, 2

Córdoba: Juan Carlos; Gunino, Pantic, Crespo, Edimar; Deivid (Abel Gómez, m. 83), Fausto Rossi (Zuculini, m. 63); Bebé, Fede Cartabia, Ghilas; y Andone (Héldon, m. 67). No utilizados: Saizar; Iago Bouzón, Ekeng y Krhin.

Almería: Julián; Michel, Trujillo, Dos Santos, Dubarbier; Verza, Corona; Welligton Silva (Dani Romera, m. 75) Soriano (Espinosa, m.79), Édgar; y Thievy (Thomas, m. 88). No utilizados: Yeray; Fran Vélez, Ximo Navarro y Casado.

Goles: 1-0. M. 10. Fede Cartabia.1-1. M. 61. Michel Macedo.1-2. M. 66. Michel Macedo.

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó a Fausto Rossi, Dubarbier, Bebé, Thievy, Wellington, Soriano y Trujillo.

Unos 16.000 espectadores en el Nuevo Arcángel.

Varios equipos de la Liga española están destinados al sufrimiento desde el inicio de temporada, Córdoba y Almería entre ellos. Y están concebidos con el mismo patrón. Intentan hacerse fuertes en su parcela y emplear la velocidad en el ataque. La falta de gol en ellos es patente. Crean pocas ocasiones y convierten menos. Quien encuentra un goleador en sus filas, tiene un tesoro. O a un jugador que marque las diferencias, difícil de encontrar con las limitaciones presupuestarias. O se descubren futbolistas por hacer y de otros campeonatos menores, o se cruza el charco y se pesca en Sudamérica. O se recurre al excedente de clubes superiores. El Córdoba supo granjearse la cesión de Fede Cartabia por parte del Valencia. Una bendición para el conjunto andaluz que mantiene sus esperanzas con la aportación del joven argentino, frenadas por el Almería al que otro cedido, Welligton Silva, a préstamo por el Arsenal en su quinto destino en España, insufló vida.

Fede Cartabia es un zurdo que conduce el balón pegado a su extremidad preferida. Su irrupción la temporada pasada en el Valencia despertó la ilusión de Mestalla. Algunos veían al nuevo Messi con quien comparte nacionalidad y fisonomía, menudos ambos. También se lo creyó Cartabia, extraordinario en muchos partidos, sobrado en otros. Entendió el club ché que el chaval criado en Valencia, necesitaba una cura de humildad. Y lo mandó al Córdoba. Y el equipo de Djukic se abraza a la calidad del mediapunta que ha cumplido 22 años, para agarrarse a Primera. Una falta al borde del área del Almería al poco de iniciarse en encuentro, fue botada con maestría por Fede Cartabia, dando dos pasitos cortos y golpeando con suavidad el esférico para enviarlo a la escuadra, inalcanzable para Julián. Un gol a lo Messi, el cuarto para un jugador que si organiza su cabeza tiene un futuro prometedor.

A partir de Cartabia el equipo de Djukic transmitía peligro constante, tanto en las transiciones en ataque como a balón parado.

Sin más remedió, dio un paso adelante el conjunto de Juan Ignacio Martínez en la segunda mitad. Y apareció la genialidad de Welligton Silva, que en un recurso de fútbol sala, pisando el esférico, asistió al espacio para la internada de Michel Macedo. La conexión de brasileña procuró el empate para el Almería que dejó tocado al Córdoba. Cinco minutos después, en el 66, de nuevo Macedo, lograba marcar esta vez al rematar de cabeza a la salida de un saque de esquina. Una remontada que puede valer la permanencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información