Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bumerán del contragolpe

El Atlético ha visto este curso como su histórica arma de conquista se le ha vuelto en contra y el Madrid le amenaza con ella

El defensa del Atlético Godín intenta despejar de cabeza ante Cristiano Ronaldo en el último derbi de Copa
El defensa del Atlético Godín intenta despejar de cabeza ante Cristiano Ronaldo en el último derbi de Copa REUTERS

Enfurecido y visiblemente enojado, Diego Pablo Simeone le dio un fuerte puntapié a la bolsa de material de un utilero tras marcar Neymar el primer gol del Barcelona en la vuelta de los cuartos de final de la Copa. El entrenador rojiblanco fue un espectador privilegiado de la carrera que emprendió Neymar desde su propio campo sin encontrar obstáculo alguno. Un contragolpe en toda regla que desairó a Simeone ante la cadena de errores que lo permitió.

 Hoy, con Cristiano, Benzema y Bale en el horizonte, no se espera a un Atlético que juegue tanto en campo contrario como hizo en los dos partidos de Copa con el Barcelona. Teme la contundencia del trío de atacantes blanco cuando tienen espacios por delante. “Hemos trabajado esta semana para contrarrestar sus puntos fuertes. Juegan con gente muy rápida arriba, muy veloz y muy precisa. Intentaremos estar muy atentos, sobre todo cuando nosotros estemos con posesión de balón porque ellos cuando roban son de los más peligrosos del mundo”, advierte Diego Godín.

Le escuecen mucho a Simeone los goles encajados a la contra. Esta temporada, el Atlético ha sido víctima con una frecuencia más alta de la que desearía su entrenador de un recurso que históricamente era suyo. En derrotas como la de Atenas (3-2), la del Villarreal en casa (0-1) o las tres últimas con el Barcelona, el Atlético ha comprobado como el contragolpe se ha vuelto contra ellos con la contundencia del vuelo regresivo de un bumerán.

Cuando ellos roban son los más peligrosos del mundo".

Diego Godín

El mito de equipo al que es difícil hacerle gol y que con ventaja en el marcador es imbatible se ha difuminado este curso más de la cuenta. Coinciden en el vestuario del Atlético en que ante el Barcelona perdieron las referencias de Messi, Neymar y Luis Suárez por estar demasiado atentos al lugar donde estaba el balón para presionar. Se cebaron en la persecución de la pelota y se olvidaron de la munición que dejaban libre a su espalda. También advierten que el presionar más arriba y que los equipos les esperen más ahora que antes les convierte en más vulnerables. “Este año estamos jugando más con el balón y al mismo tiempo estamos más sujetos a la contra. Debemos estar aún más seguros y más organizados”, admite Miranda. La frase de Simeone de que “lo más difícil es defender cuando estás atacando” ha calado entre sus futbolistas. Cuando no lo han hecho bien, han mostrado esa desconocida vulnerabilidad en un equipo que se hizo campeón desde su fortaleza atrás. “Estábamos convencidos de que ganaríamos en el Calderón, de que tendríamos contragolpes para imponernos”, admite el lateral izquierdo del Villarreal Cheryshev.

Le escuecen mucho a Simeone los goles encajados a la contra.

La experiencia de los partidos contra el Madrid le dice a los jugadores del Atlético que pasarán mucho tiempo replegados en campo propio. Habrá picos, sobre todo al principio, en los que los futbolistas de Simeone hagan una presión alta. Una de las dudas que tienen los jugadores es saber cuántos metros les hará retroceder el Madrid cuando domine el partido. Si el conjunto de Ancelotti le obliga a poner la línea de cuatro defensas cerca de la frontal del área, la opción de jugar con Mandzukic arriba no será tan válida para estirar al equipo. Con el croata también pierde capacidad para jugar al contragolpe. Ahí, emerge como referencia Griezmann. Simeone confirmó ayer al francés en el once y de paso que son Mandzukic y Torres los que deben alternarse para acompañarle.

La opción de Torres en el segundo tiempo aparece ante un marcador en contra que requiera un revulsivo o ante el desgaste físico que genere más espacios.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información