Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garbiñe, debut sobre hielo

Muguruza se estrena como española este sábado contra Rumania

Garbiñe Muguruza en el pasado Abierto de Australia. Ampliar foto
Garbiñe Muguruza en el pasado Abierto de Australia. Reuters

Garbiñe Muguruza afronta hoy (12.00, Tdp) una prueba de madurez. A los 21 años, la número 24 debuta en la Copa Federación con España, que arranca a domicilio y frente a la potente Rumania de Halep y Begu la campaña en la que intentará ascender al Grupo Mundial. La tenista, que a finales de 2014 eligió jugar con España (el país de su padre) en lugar de con Venezuela (el de su madre), da en Galati el primer paso para cumplir con los requisitos que le permitan estar en los Juegos de 2016 (tiene que jugar tres veces con La Roja entre este curso y el siguiente). Acompañada por Silvia Soler, Anabel Medina y Lara Arruabarrena, Muguruza compite por primera vez con el peso de liderar a un equipo (Carla Suárez es baja por lesión), en una cancha construida sobre una pista de hielo y muy criticada por irregular, y sabiendo que la selección no gana un cruce fuera desde 2011.

Me siento cómoda en las pistas rápidas, así que estoy preparada para empezar a jugar”

Garbiñe Muguruza

“Los mensajes que le he mandado a Garbiñe son para que afronte la eliminatoria pensando en su estilo de juego y como si fuese un torneo más. No es una situación fácil para ella, pero le hará seguir madurando”, explica Alejo Mancisidor, el técnico de la española, que se ha desplazado a Rumania para apoyar a su pupila en su debut. “Tomar la decisión entre Venezuela y España le ha dado mucha tranquilidad a nivel mental, le ha liberado mucho”.

“Jugar por el país es una presión extra”, advirtió en rueda de prensa Soler, una tenista que se ha distinguido por superar sus prestaciones habituales cuando defiende la zamarra nacional. “Creo que a Garbiñe le costará un poco al principio, pero está bastante acostumbrada a jugar en escenarios grandes. Las condiciones aquí son diferentes, pero esperemos que no le afecten. Todas la apoyaremos”.

Muguruza, a la que guiará desde el banquillo la seleccionadora Conchita Martínez, está ante un examen de su carácter. Entre 2014 y lo poco que va de 2015, la española ha dejado huella en el circuito gracias a su tenis mercurial. La competición, sin embargo, también ha desnudado lo que le falta para cubrir la distancia que le separa del top-10, su meta nunca confesada: continuidad en el juego, fondo físico para mantener su agresiva apuesta, capacidad de resolución en la media pista y la red, y un plan b para cuando no funcione el golpeo y tentetieso. En Rumania, Halep, que es la número tres mundial, examinará tanto sus fortalezas como sus debilidades. Muguruza acude al encuentro con una única certeza. Ya derrotó a la estrella local en 2014.

“A mí me gustan este tipo de superficies, me siento cómoda en las pistas rápidas, así que estoy preparada para empezar a jugar”, resumió la española, que se incorporó un día más tarde a la concentración con permiso de la seleccionadora y dedicó parte del tiempo del que dispuso entre el Abierto de Australia y el compromiso con la selección a revisar el estado de su tobillo izquierdo. Luego, viajó a Rumania. Cubrió las casi cuatro horas de coche que separaban el aeropuerto del “tristón” hotel de concentración. Como el resto de sus compañeras, se instaló en una habituación individual y entonces empezó a prepararse para lo que viene: su debut como tenista española.

El programa. Sábado. 12.00. Silvia Soler-Simona Halep. A continuación. Garbiñe Muguruza-Irina Begu. Domingo. 11.00. Halep-Muguruza. A continuación. Begu-Soler. Si es necesario, desempata el dobles entre Alexandra Dulgheru-Monica Niculescu y Lara Arruabarrena-Anabel Medina.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información