Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruno es oro

Un gol de falta del capitán del Villarreal aventaja al grupo de Marcelino en la eliminatoria ante el Getafe

Bruno celebra su gol ante el Getafe.
Bruno celebra su gol ante el Getafe. AFP

Bruno es oro. A las puertas de las semifinales de Copa, el Villarreal, inesperadamente se quedaba seco, sin gol. No le faltaron ocasiones para cobrar ventaja definitiva en la eliminatoria al equipo de Marcelino, pero sí acierto, ejemplificado en Gerard Moreno, que las tuvo de todos los colores, hasta en cinco oportunidades y no acertó en ninguna. Hasta que una falta al borde del área del Getafe a escasos seis minutos del final, fue transformada por Bruno con maestría, lejos del alcance de Jona y cuando los azulones, casi sin proponérselo, asomaban la cabeza en el área de Asenjo, vislumbrando la posibilidad de tener éxito en una empresa que no esperaba. 35 minutos de juego de Bruno fueron suficientes para que las semifinales estén más cerca para el Villarreal.

Quique Sánchez Flores se encontró en su retorno al Getafe metido en la Copa y con escasas pretensiones de seguir adelante habida cuenta de que toda la energía la tiene que reservar para la Liga, a un punto de los puestos de descenso y no sobrado de efectivos. Celta y Almería son las batallas importantes para el técnico madrileño. El castellonense Álex Felip, que debutó en Primera ante el Madrid, Emi y Vigaray fueron las apuestas de la cantera que Quique dispuso en El Madrigal, además de la presencia de Jona, el tercer portero azulón para refrescar al equipo.

Villarreal: Asenjo; Mario (Moi Gómez, m. 56), Gabriel, Dorado, Jaume Costa; Rukavina, Pina (Bruno, m. 56), Trigueros, Cheryshev; Giovani (Vietto, m. 72) y Gerard Moreno. No utilizados: Juan Carlos; Víctor Ruiz, Jonathan dos Santos y Nahuel.

Getafe: Jona; Arroyo, Velázquez, Vigaray, Escudero; Juan Rodríguez, Álex Felip; Yodá (Sarabia, m. 75), Freddy, Sammir (Roberto Lago, m. 80); y Emi (Diego Castro, m. 68). No utilizados: Codina; Naldo, Álvaro, Sarabia e Ivi.

Goles: 1-0. M. 84. Bruno.

Árbitro: Hernández Hernández. Amonestó a Álex Felip y Juan Rodríguez.

Unos 10.000 espectadores en El Madrigal.

A diferencia de otras temporadas, el Villarreal no desprecia esta vez ninguna competición, encontrándose en los puestos altos en la Liga, clasificado para el inicio de las eliminatorias en Europa y con posibilidades de alcanzar las semifinales de la Copa del Rey, lo que supondría un hito en la historia del club castellonense, ya que los cuartos de final son su tope. Las alineaciones de Marcelino no suponen ninguna sorpresa ni son discutidas por nadie.

Metidos en tres competiciones, todos los jugadores tienen cabida. Y la Copa sirve a alguno de ellos para ganarse el favor del técnico como es el caso de Giovani. El mexicano, recuperado ya de su lesión muscular que le ha tenido fuera de los terrenos de juego en gran parte de lo que va de curso, ha perdido su indiscutible sitio superado por Vietto. Más que un meritorio se puede considerar también a Gerard Moreno, de momento a la sombra de Uche. Las tres primeras ocasiones del Villarreal tuvieron como protagonista al delantero catalán que terminó de formarse en la cantera amarilla. En todas ellas le faltó precisión y sus remates se marcharon por encima de la portería de Jona, encontrándose en buena disposición de marcar. También tuvo su oportunidad Giovani cuyo remate de volea rozó el palo izquierdo cuando asomaba el descanso. Cuatro ocasiones al limbo. Y la que encontró la red fue anulada por un claro fuera de juego de Giovani.

Relajado el Getafe, el encuentro tuvo la dirección que el Villarreal se propuso. Una vez más Cheryshev, que no podrá jugar ante el Levante al estar sancionado, era la mejor arma amarilla, incidiendo por el costado izquierdo y trazando diagonales hacia el centro. Ningún jugador azulón podía parar al extremo ruso, demasiado rápido y fuerte, a cada partido que pasa más hábil.

Atascado el marcador, tuvo que salir Bruno a gobernar, con el esférico y a voces, al Villarreal. La inclusión de Moi Gómez ofrecía más percusión por el costado derecho del ataque amarillo cuya rémora siguió siendo el pase definitivo y el remate final. No era el día de Gerard Moreno a quien Jona le privó de marcar en una gran intervención y, posteriormente al mismo Gerard se le torció el pie izquierdo en un remate franco que salió desviado. Pero llegó Bruno y pone al Villarreal más cerca de las semifinales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.