Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deulofeu guía a un buen Sevilla

El equipo de Emery vence a un Granada (1-2) en evidente crisis de juego y resultados, pero desaprovecha la opción de zanjar la eliminatoria

Deulofeu y Gameiro, los autores de los goles del Sevilla. Ampliar foto
Deulofeu y Gameiro, los autores de los goles del Sevilla. EFE

Un abismo separa actualmente al Granada del Sevilla. El equipo de Caparrós vive angustiado, inmerso en una crisis espantosa, huérfano de sus referentes y plagado de bajas. Así le es casi imposible apear de la Copa, a dos partidos, a un rival como el Sevilla. No es que el conjunto de Emery viva sus mejores momentos, pero es muy superior a este triste Granada. Casi sin despeinarse, el Sevilla pasó por encima de los de Caparrós, conducido por un buen Deulofeu, en especial en la primera mitad. El triunfo visitante fue justo y corto porque el equipo de Emery cometió el error de caer en la suficiencia.

Por eso, cuando ganaba por 0-2, se dejó ir y desaprovechó la oportunidad de dejar sentenciada la eliminatoria. Aspas, que reclama minutos, falló tres ocasiones claras. Un equipo grande siempre machaca. Lass, recién fichado en el marcado invernal del Rayo, anotó un gol de falta en el descuento que da ciertas esperanzas al Granada. La actuación del extremo fue una de las pocas conclusiones positivas para el equipo nazarí, cuyos números son muy negativos. El futuro de Caparrós se decidirá después del encuentro liguero ante la Real Sociedad del próximo domingo. Son ya 13 los partidos en Liga sin vencer y en la Copa su futuro está turbio después de esta nueva derrota.

GRANADA, 1-SEVILLA, 2

Granada: Roberto; Nyom, Babin, Mainz, Foulquier; Eddy, Iturra, Yuste (Sulayman, m. 53), Sissoko (Lass, m. 61); Success y Riki (Cliffrod, m. 74). No utilizados: Oier; Marcelo, Larsson y Ortuño.

Sevilla: Rico; Diogo, Pareja (Kolo, m. 75), Arribas, Fernando Navarro; Krychowiak, Iborra; Deulofeu, Banega (Aspas, m. 63), Vitolo (Aleix Vidal, m. 67); y Gameiro. No utilizados: Barbosa; Coke, Denis Suárez y Reyes.

Goles: 0-1. M. 32. Deulofeu. 0-2. M. 53. Gameiro. 1-2. M. 93. Lass, de falta directa.

Árbitro: Mateu Lahoz. Amonestó a Yuste, Sissoko, Krychowiak e Iborra.

Los Cármenes. Unos 10.000 espectadores.

Casi sin pisar el acelerador, consciente de su superioridad y aprovechando la debilidad de un Granada lleno de bajas y escasamente competitivo, el Sevilla se trabajó un buen resultado en la Copa, un torneo en donde su afición tiene puestas muchas expectativas. Emery dio descanso a algunos de sus titulares, caso de Bacca, pero alineó un equipo fuerte, donde emergieron algunos futbolistas con ganas de reivindicarse.

Deulofeu, sin duda, es uno de ellos. El extremo, al que se le resaltan en demasía sus defectos, juega a ráfagas. Lo mismo se pega muchos minutos sin aparecer que irrumpe con fuerza para desequilibrar. La reflexión sobre su rendimiento, no obstante, debe invitar al optimismo. No quedan futbolistas con su verticalidad y su desborde, una actitud vital en el juego que lo devuelve a tiempos pasados. El Sevilla, algo desdeñoso, solo fue superior al Granada cuan el talentoso futbolista entró en acción. A los cuatro minutos, Iborra observó con visión de juego su desmarque y le sirvió un balón en profundidad. El catalán desbordó y encaró. Su disparo fue salvado de forma milagrosa por Roberto, acabando su rechace en el larguero. Mejor todavía fue su participación en el gol que anotó. Una excelente combinación entre Banega e Iborra permitió a Deulofeu encarar a la defensa del Granada con espacio. Su buen pase lo aprovechó Gameiro para rematar al palo. El balón regresó al corazón del área y Deulofeu la enchufó.

El gol plasmó la superioridad del Sevilla. No obstante, el equipo de Emery crujió por donde no se esperaba. Fue en la defensa. Arribas se mostró inseguro y Success, al que Caparrós le levantó el castigo de jugar con el filial, falló un gol increíble.

No tiene remedio el Granada. Blando en defensa y en ataque. Si al filo del descanso erró Success, luego fue su defensa la que le dio un caramelo al activo Gameiro. Deulofeu la puso al área de falta y el francés remachó casi bajo palos ante la desidia de la defensa local.

El Sevilla se dejó ir mucho en la segunda mitad. Deulofeu apenas apareció y Banega ya ni ofreció sus pinceladas de calidad. El equipo de Emery dejó pasar los minutos y se encontró con tres malas noticias. La lesión de su hombre más en forma, Pareja, los tres errores de Aspas ante Roberto y el tanto de Lass. Resultó significativa la ausencia del central argentino. Entró Kolo e hizo una estúpida falta que acabó en gol del Granada.

El 1-2 es un buen resultado para el Sevilla, corto, no obstante, para la superioridad demostrada por el equipo de Emery. Aspas no tuvo su noche.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información