Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Phil y la Navidad

La NBA debería empezar en estas fechas y reducir la temporada regular a 50 partidos para recuperar la emoción

LeBron celebra una canasta ante los Magic. Ampliar foto
LeBron celebra una canasta ante los Magic. USA Today Sports

Gracias a haber pasado toda una vida en distintas canchas de baloncesto ahora tengo una visión más amplia de la NBA. Me doy cuenta de cómo las franquicias trazan planes a largo plazo, del significado del baloncesto en la cultura estadounidense, me pregunto dónde estará la Liga dentro de 15 años... Supongo que este tipo de ideas hacen que sea mejor analista pero que también pierda, a veces, un poco el sentido que la NBA tiene para la mayoría de los aficionados. Aficionados como mi amigo Phil.

Los equipos de la NBA no podrán seguir engañando mucho más tiempo con partidos intrascendentes

Phil es seguidor de los Cleveland Cavaliers. Cuando se sienta a ver un partido de su equipo, lo que quiere es que gane. No le preocupa qué pasará el año que viene, qué desean los Cavaliers o dónde estarán dentro de 15 años.

Me pregunto si Internet está cambiando esa percepción.

Las franquicias siempre han operado en dos niveles. Por un lado se preparan para el día a día de la competición y por otro piensan en su futuro. Hace 20 años, cualquier equipo podría haber pensado en ambos factores de forma independiente mientras sus aficionados se deleitaban viendo los partidos sin mayores preocupaciones. Sin embargo, y gracias a la información disponible para cualquiera que tenga un ordenador y un pulgar, cada vez se hace más difícil intentar disimular y fingir que ese día a día es su único interés. Mientras ve a los Cavaliers, Phil no puede evitar pensar en las opciones del equipo en el draft de 2017 si la vuelta de LeBron James no sale como todo el mundo esperaba.

Internet está convirtiendo a los Phils en Pauls y empiezo a pensar que eso será un problema para la competición.

Estaba emocionado por los partidos que se iban a disputar en Navidad. En parte porque tampoco es que haya muchas opciones (no hay Legos para adultos). Pero también había algo que hacía que, incluso yo, sintiese que esos encuentros eran especiales.

Ese sentimiento de algo especial es importante. Esa emoción es lo que debería impulsar a la NBA a empezar la Liga en Navidad, reduciendo la temporada regular a 50 partidos y permitiendo que sólo los seis primeros de cada conferencia pudiesen disputar los play-offs (los campeones de conferencia estarían exentos de la primera ronda).

¿Una idea estrafalaria? Podría ser, pero lo cierto es que los equipos de la NBA no podrán seguir engañando mucho más tiempo a Phil con partidos intrascendentes. A estas alturas Phil ya sabe demasiado y, a menos que la NBA contrate a alguien de Corea del Norte para tumbar Internet, seguirá teniendo acceso a más información.

La existencia de la NBA depende de que Phil esté convencido de que los Cavaliers se preocupan por el partido de esta noche. Y la mejor forma de hacerlo es que cada partido cuente de verdad, que haya menos encuentros y que la temporada comience cuando la gente esté por la labor de empezar a ver baloncesto. O sea, más o menos en estas fechas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.