Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El especialista secundario

Arbeloa se reivindica desde la titularidad en la Champions y afronta el reto de lograr el Mundialito, el único título que le falta

Arbeloa, en un momento del partido contra el Ludogorets. Ampliar foto
Arbeloa, en un momento del partido contra el Ludogorets. AP

Una colección de subidas desaforadas por el carril diestro, un remate al larguero, los mismos disparos a puerta que Chicharito y los mismos goles que Cristiano. El martes, Álvaro Arbeloa fue elegido por la UEFA como el 'man of the match' ante el Ludogorets en la victoria que le valió al Madrid convertirse en el equipo con la mejor racha de triunfos de la historia del fútbol español: 19 consecutivas. El lateral contribuyó a ella con un meritorio despliegue a campo completo y con su tercer gol en la Champions en los 62 partidos que suma en el currículo. "Era el día propicio. Había espacios para subir y hubo un momento que pensé que si no marcaba no lo iba a hacer nunca. Cuando rematé creía que había sido gol, pero luego me volví a encontrar con el balón y cuando el árbitro lo concedió definitivamente ya no tenía ganas de celebrarlo", resumió en las galerías del Bernabéu con la satisfacción del deber cumplido y con el dominio de la escena del que ha sido pregonero de las fiestas del Pilar.

Para mí los mejores porteros del mundo son Casillas y Keylor Navas"

Arbeloa es el 14º jugador en el reparto de minutos de Ancelotti, pero la defensa es la única línea en la que el técnico italiano ejecuta la rotación y, en el reparto de papeles, la estadística ofrece datos paradójicos. Carvajal gana la competencia en el lateral derecho con 1.221 minutos por los 1.063 de Arbeloa, sin embargo, el salmantino ha jugado 17 partidos por los 15 de su compañero nueve años más joven que él (31 años por 22), que además no ha disputado ni un solo minuto en la Champions. El exjugador del Liverpool, "fastidiado" por la eliminación de los reds, se ha convertido en un especialista en el escenario continental. Un secundario con galones que llega lanzado al Mundialito de Clubes donde afronta un reto especial: "Es el único título que me falta. Ojalá lo pueda conseguir. Entonces me habré pasado el juego y tendré que empezar otra vez". En Marruecos, el Madrid intentará prolongar una secuencia de triunfos que le colocan entre los mejores de la enciclopedia blanca y le tienen cerca del Libro Guinness. "He tenido la suerte de jugar en grandes equipos en estos seis años y este Madrid es sin duda uno de los mejores. Pero lo que hagamos ahora en diciembre tampoco sirve de mucho. Lo importante es en mayo cuando nos juguemos los títulos. Es bonito tener récords y nos gustaría alcanzar las 24, pero para superar lo del año pasado lo vamos a tener que hacer muy bien", cuenta el lateral.

Arbeloa, abrazado por sus compañeros tras marcar al Ludogorets. ampliar foto
Arbeloa, abrazado por sus compañeros tras marcar al Ludogorets. Getty

Aprovechando su comparecencia pública tras el partido ante el Ludogorets y asumiendo su acreditada fama de polemista –"siempre me meten en todos los jardines"-, afrontó varias cuestiones de actualidad como las sanciones por los cánticos en los estadios. "Siempre quieren ser ejemplarizantes con el Madrid y el rasero con nosotros siempre es más alto que con otros clubes. Nos miran con lupa y nunca nos dan nada, igual que con la tarjeta a Isco por ejemplo. Lo difícil es poner el listón. Donde está el límite de los cánticos que son violentos o no. A nosotros en el Bernabéu siempre nos han animado mucho y estamos muy contentos con su actitud". También terció en la polémica que levantó hace unas semanas las palabras de su amigo Xabi Alonso postulándose a favor de Neuer en la candidatura al Balón de Oro. "Será un portero fantástico, pero yo no he tenido la suerte de jugar con Neuer. Para mí los mejores porteros del mundo son Casillas y Keylor Navas. No los cambiaría por ninguno". Y sobre su conocido su distanciamiento con el capitán madridista, Arbeloa templó gaitas con una declaración de concordia."Seguro que llegará el día en que comamos juntos".

Arbeloa comenzó a afianzarse como unos de los canteranos de referencia capitaneando con 22 años una prometedora camada en la que destacaban nombres como Javi García, De la Red, Borja Valero, Jurado, Filipe Luis y Soldado. Ese equipo consiguió el ascenso del Real Madrid Castilla a Segunda División en verano de 2005 tras derrotar al Conquense en el Bernabéu. En tiempos de vitrinas vacías en Chamartín aquel logro, que se hizo esperar 14 años, se vendió casi como un título. Tras curtirse con Caparrós en el Deportivo y hacer carrera en el exilio de Liverpool con Benitez, regresó al Madrid en 2009 en el arranque del segundo mandato de Florentino Pérez junto a los fichajes de Kaká, Benzema, Xabi Alonso y Cristiano.

Arbeloa es el 14º jugador en el reparto de minutos de Ancelotti

Durante la era Mourinho se convirtió en uno de los pretorianos del técnico portugués. Su confianza le valió para ganarse un puesto fijo en la selección, pero su posicionamiento desató pasiones enfrentadas sobre su figura. Sin embargo, los datos desmitifican los radicalismos. Arbeloa nunca fue más duro que la temporada que disputó con Pellegrini en el banquillo (61 faltas y 10 amarillas en 30 partidos). Esa primera campaña también fue en la que más se prodigó en ataque con 66 centros al área y dos goles. En los tres cursos con Mourinho, su estadística evolucionó a la baja: de los 34 centros al área y 35 faltas del primer año a los 12 y 60 del último, con 26 partidos y 7 amarillas de media. La pasada temporada, Ancelotti otorgó ventaja a Carvajal después de la inactividad de Arbeloa entre el 8 de marzo y el 1 de mayo por una lesión en la rótula de la rodilla derecha. Ahora presume de estado de forma y se reparte el puesto con solvencia de especialista. "Hay que cuidarse que los jóvenes vienen fuerte".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información