Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se juega su futuro inmediato

El club acude hoy al TAS para anular la sanción de no fichar por irregularidades de los menores

El Barça protestó así la sanción de la FIFA. Ampliar foto
El Barça protestó así la sanción de la FIFA. AFP

Hoy a las 8.30 horas de la mañana entrará de nuevo una extensa comitiva del Barcelona por las puertas del número 2 de la Avenida de Beaumont de Lausana (Suiza), donde está la sede del Tribunal del Arbitraje Deportivo (TAS). Digerida y pasada la sanción de Luis Suárez, que ya se viste de azulgrana tras el castigo mundialista, ahora el club se presenta para tratar de anular —o al menos rebajar porque considera el castigo muy desproporcionado— la sanción de la FIFA de no fichar por dos periodos (es decir, hasta el 1 de enero de 2016) por la contratación irregular de menores. La vista durará toda la mañana y la resolución, dado que se ha considerado al juicio de express (de lo contrario se alargaría por ocho meses e impediría actuar en invierno en caso de absolución y necesidad), se presume que se sabrá antes de que acabe el mes de diciembre.

Aunque desde el Barcelona se niegan a desvelar quién será su defensor en la causa —que responde a un perfil de especialista en cuanto a la reglamentación FIFA— y quiénes serán los otros dos árbitros del TAS, porque entienden que es poner una presión y una exposición mediática innecesarias, sí que se sabe qué comitiva acudirá. Laura Anguera y Albert Soler irán al frente de los servicios jurídicos, además de los abogados externos Paolo Lombardi y Juan de Dios Crespo. Junto a ellos, comparecerán el director de La Masia, Carles Folguera y la directora de la escuela León XIII con la que el Barça tiene un convenio académico. Del mismo modo, no acudirá Clemente Villaverde, gerente del Atlético que ya testificó a favor del Barça ante la FIFA, pero sí lo harán los jugadores del filial Godswill y Ondoa.

Al Madrid y al Atlético les abren expediente informativo y la RFEF ha pagado 415.000 euros

Sabe el Barcelona que no se está poniendo en duda el modelo de La Masia, sino que se ajusticia lo que entienden como un error administrativo porque no validaron los fichajes de los jugadores a través del Transfer Matching System (TMS) —organismo creado por la FIFA en 2009 para evitar irregularidades en las transacciones—, sino que prefirieron poner tutores individuales como siempre se había hecho. Por ello, centrarán su alegato fuerte en que ese error administrativo no es motivo para una sanción tan exagerada.

Ocurre que no sólo se ha sancionado al Barça; la Federación Española de Fútbol ha tenido que pagar medio millón de francos suizos (unos 415.000 euros) y se ha abierto un expediente informativo por el mismo motivo de los menores al Madrid y al Atlético. Esto quiere decir que la FIFA desea controlar ciertos fichajes de menores y, seguramente, que ninguno de estos dos clubes formalizó en su día la denuncia sobre el Barcelona, todavía anónima por exigencia de la FIFA.

El Barça, por ahora, no se ha planteado si acudirá en última instancia al Tribunal Federal de Suiza en caso de que se le mantenga la sanción —nunca se puede agrandar—, y tampoco quiere por plantear (aunque sí en el futuro) una remodelación del artículo 19 sobre la contratación de menores. Antes quieren arreglar al Barça que al mundo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información