Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“A Ramos le dije que me puede llamar por teléfono y decírmelo a la cara”

Cesc Fábregas, molesto por las insinuaciones de Sergio Ramos sobre su compromiso con la selección

Fábregas, en el último partido de Premier con el Chelsea. Ampliar foto
Fábregas, en el último partido de Premier con el Chelsea. AP

"Me jode que duden de mi compromiso, claro que sí". Así de contundente se mostró anoche Cesc Fábregas, en relación a las declaraciones de Sergio Ramos en la última convocatoria con la selección española, en la que ni Fábregas ni Diego Costa acabaron jugando. "Ramos y yo jugamos juntos desde la sub-21, hemos compartido habitación, y me sentí dolido con lo que dijo. Le he dicho que no hace falta que mande mensajes a la prensa, que me lo puede decir a la cara".

El jugador del Chelsea contraatacaba así en la Cadena Cope, tras la victoria de su equipo contra el Schalke (0-5), lo que deja a los de Mourinho líderes del grupo G de Champions. Inquirido, precisamente, sobre si Mourinho pudo haber influido en que no jugara con La Roja, el catalán fue tajante. Hasta en siete ocasiones repitió que "nunca" el técnico portugués le había presionado para no jugar con la selección. "Intentó defender a los suyos, nada más", respondió sobre las palabras del luso, quien el pasado lunes dijo que Ramos no tenía los conocimientos médicos necesarios para dudar de las lesiones de sus compañeros. "No hay que darle más vueltas". 

Hasta en siete ocasiones repitió que "nunca" el tecnico portugués le había presionado para no jugar con la selección

Claro, directo en la palabra como cuando lleva el balón entre las piernas, Fábregas abundó sobre la cuestión del compromiso. "Yo llevo 94 partidos con la selección, No creo que Del Bosque deje de confiar en mí. Yo solo vine, me hice unas pruebas y no jugué. A partir de ahí se ha montado una cosa que yo no acabo de entender, pero tengo la conciencia tranquila". "Los médicos del Chelsea me detectaron una tendinitis en la pierna izquierda tras el día del Maribor (Jugando con el Chelsea, el pasado 5 de noviembre), y no me sentía a gusto... Vine a hacer una revisión aquí y, aunque había mejorado, mis sensaciones no eran las de poder jugar."

Las palabras de Cesc volvieron en varias ocasiones sobre una cuestión en particular: "No es lo mismo jugar en España que en Inglaterra. En España hay diez días de vacaciones en Navidad y, si los tuviéramos aquí, podría haber forzado, porque tendría luego tiempo para recuperarme. Pero aquí no paramos, por lo que lo más sensato es no forzar".

Yo estoy muy tranquilo. Lo que quiero es jugar, y espero volver muy pronto a la selección"

Sobre el otro protagonista de las insinuaciones de Ramos, Diego Costa, delantero en la selección y compañero de Fábregas en el equipo de Londres, el catalán también fue tajante. "No sé si han hablado (costa y Ramos). Sé lo que hago yo. Tampoco le he preguntado, la verdad", contó. "Pero Diego es un chico que quiere hacerlo muy, muy bien con la selección. Es algo que tiene entre ceja y ceja".

Sobre el buen paso del Chelsea aseguró: "Una de las cosas que más echaba de menos era sentirme líder, ganar en confianza. Y eso es algo que está pasando aquí". Cesc fue fichado el verano pasado por el club inglés, donde se ha convertido en una pieza clave, tras no terminar de explotar en el Barcelona. "El Barcelona no se ha portado bien con él. Nunca se le ha valorado como se merecía", llegó a asegurar Gerard Piqué, a principios de junio, antes de desvelar de forma accidentada que Cesc iría al Chelsea de Mourinho.

"Yo estoy muy tranquilo", abundó el jugador al terminar la entrevista. "Yo lo que quiero es jugar, y espero volver muy pronto a la selección".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información