Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid descubre la derrota

Los de Laso firman ante el Efes su primer traspié del curso en un partido inconexo resuelto con un palmeo en el último segundo

Felipe lanza entre Bjelica y Saric
Felipe lanza entre Bjelica y Saric EFE

Se enfrentaban en Estambul el único equipo invicto en Europa y una de las plantillas más lustrosas del continente, y el Madrid cedió ante el Efes su primera derrota del curso concediendo dos palmeos consecutivos bajo su aro en los segundos finales del partido. En el último de ellos atinó Janning para retratar un partido ciclotímico del conjunto de Laso, voluble en el juego e inconexo en la rotación. Nocioni taponó a Bjelica en la acción definitiva, pero los de Ivkovic, hambrientos, cargaron el rebote ofensivo ante la hipotensa defensa madridista para cantar victoria. La racha blanca quedó en un registro de 12-0; el curso pasado el primer traspié llegó un 23 de enero en la pista del CSKA tras un histórico 31-0. Este Madrid enfoca con teleobjetivo y buscará la excelencia en la meta final y no tanto por el camino.

En los escenarios inhóspitos reluce el carácter y en el Abdi Ipekçi se elevó de salida la personalidad aguerrida de Bourousis, Nocioni y Llull. Los tres madridistas mantuvieron un intenso cuerpo a cuerpo desde el salto inicial, preludio de un combate áspero en Estambul. Pero los tres, por distintos motivos, y el Madrid entero perdieron el paso y el combate. El pívot griego superó a Lasme en su baile inicial en la pintura; el cuatro argentino se retó con Saric en un pulso vibrante que desató el partido; y el base menorquín encendió el perímetro y rivalizó en aplicación con Draper. El efervescente comienzo de los blancos se vio mitigado sin embargo por la puntería de Perperoglu y la imprecisión del conjunto de Laso en el pase (siete pérdidas al descanso). Fue el comienzo de un viaje entre el orden y el galimatías.

El primer asalto certificó el equilibrio de los púgiles y el comienzo de la rotación abrió el intercambio de golpes. Los de Ivkovic ensayaron el primer estirón aprovechando el protagonismo episódico de Milko Bjelica (28-21, m. 14). Acto seguido, Sergio Rodríguez se apoderó del libro de instrucciones del encuentro para enderezar a los suyos con seis puntos y un par de asistencias que certificaron un parcial de 2-11 (31-32, m. 18). Y, al filo del descanso, Osman relanzó al Efes con dos triples de catálogo (39-34, m. 19).

Efes, 75-Real Madrid, 73

Anadolu Efes: Perperoglou (11), Saric (13), Draper (4), Lasme (12) y Janning (5) —equipo inicial—, Balbay (2), Osman (16), Korkmaz (1), Kosut y Bjelica (11).

Real Madrid: Llull (20), Rivers (2), Maciulis, Nocioni (11) y Bourousis (17) -equipo inicial-, Ayón, Carroll (7), Slaughter (1), Reyes (5), Rodríguez (10) y Mejri.

Parciales: 18-18; 21-18; 21-21; 15-16.

Árbitros: B. Ryzhyk (Ucrania), E. Koromilas (Alemania) y C. Paternico (Italia). Sin eliminados.

Partido correspondiente a la quinta jornada del Grupo A de la Euroliga. 8.627 espectadores en el Abdi Ipekci.

La irregularidad de la segunda unidad del Madrid desequilibró la defensa y espesó el ataque para los de Laso. La rotación del técnico vitoriano, insensible a los biorritmos del partido, cortó la progresión estadística de Bourosis y Nocioni. Ningún quinteto mejoró las prestaciones del inicial y, mediado el tercer cuarto, el Efes alcanzó su máxima renta (50-40, m. 24). Una bandeja al contraataque de Draper encendió las alarmas en el banquillo blanco. Para entonces, se jugaba cuándo y cómo quería el exmadridista, arquitecto plenipotenciario de Ivkovic, que ha encontrado en Estambul el protagonismo que le negaban los dos sergios en su etapa en Madrid. Con Carroll, Rivers y Maciulis desenfocados; Campazzo, Slaughter y Mejri sin minutos; Ayón destemplado, y Nocioni sin continuidad tras su buen inicio, la rotación del subcampeón de Europa entró en un atolladero.

El Chacho asumió galones y se apuntó a liderar el rescate. Las asistencias del canario reactivaron a Bourousis, y los triples de Llull ejerciendo de dos voltearon de nuevo el marcador con otro parcial contundente: 2-14 (52-54, m. 28). Sin embargo, acostumbrados a la producción coral, los blancos sufrían para agarrarse al partido con una orquesta de apenas cinco piezas. Los de Laso consiguieron atajar a Perperoglu definitivamente y a Osman durante un rato, y apenas acumularon un cuatro pérdidas más a su expediente del primer tiempo, pero nunca encontraron el ritmo y la pausa en un choque claustrofóbico (64-64, m. 34).

Entre la versatilidad y la casuística, con Rivers ejerciendo de uno, Nocioni retomando el hilo y Carroll encontrando el pulso, el Madrid protagonizó otro arreón. Un 0-7 de parcial tras un robo y una canasta del Chapu, que dio a los blancos la ventaja en la recta de meta. No bastó. El Efes les descubrió la derrota.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información