Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espectáculo Caparrós

"Me tienen que abrir en canal para ganarme", asegura el técnico, muy molesto por la posibilidad de que su equipo ofrezca poca resistencia ante el Madrid

Caparrós, enfadado, gesticula en la rueda de prensa. Ampliar foto
Caparrós, enfadado, gesticula en la rueda de prensa. DIARIO AS

“Me tienen que abrir en canal para ganarme y quien me conoce sabe que no le regalo nada ni a mi padre”, proclamó Joaquín Caparrós, entrenador del Granada, antes de romper la portada de un diario deportivo. Según lo expuesto por éste, el sevillano había firmado su rendición de antemano ante el Madrid, contentándose con no ser humillado por las huestes de Carlo Ancelotti. Sin duda, una mancha en el historial de un técnico cuyos equipos podrán jugar mejor o peor, pero son siempre competitivos. Caparrós es el entrenador que les dice a sus jugadores que mejor acabar un saque de esquina a favor con el balón en la grada que con un disparo suave a puerta. El mismo, también, que empapelará ahora el vestuario del Granada para motivar a sus jugadores, muy disgustados con la portada de su técnico. Caparrós, que no derrota al Madrid desde el 16 de enero de 2010, un 1-0 con el Athletic, teme que lo publicado sirva de pretexto a sus futbolistas ante la presumible derrota frente a un Madrid en racha.

En líneas generales, Caparrós se ha enfrentado al equipo blanco en un total de 25 ocasiones. De ellas, ganó cinco partidos, empatando solo uno y perdiendo 27. Con el Sevilla ganó 2 de ocho encuentros, mientras que con el deportivo obtuvo el triunfo en dos de las cuatro ocasiones que se enfrentó al Madrid. Más discretos fueron sus números con el Athletic, con solo un triunfo en ocho ocasiones. Con Mallorca y Levante, cinco partidos y cinco derrotas.

El técnico pudo quedar marcado por sus declaraciones la pasada temporada cuando después de perder 7-0 ante el Barcelona en la primera jornada justificó a su manera la paliza. “Venir al Camp Nou es como pasar por el dentista. Nosotros ya hemos pasado, que venga el siguiente”, destacó el entrenador. Sin embargo, los equipos de Caparrós no juegan igual en su casa que en el estadio de los grandes. El Levante, aunque perdió 7-0 en Barcelona, empató luego con el gigante catalán en casa (1-1) en un partido donde mostró una fantástica aplicación defensiva. Esta temporada, en el Camp Nou, el Granada se llevó seis goles. Lo curioso del asunto es que el técnico andaluz formó con cuatro medios de contención para detener la sangría. Fueron Iturra, Mikel Rico, Yuste y Javi Márquez. Ante el Madrid, y herido en su orgullo, Caparrós no puede contar con Rico, por sanción, y Piti, por lesión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información