Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fantasma rojo de Anfield

El Real Madrid, que salió escaldado en su única visita al Liverpool (4-0 en 2009), nunca ha vencido ni marcado a los 'reds' ● Cristiano Ronaldo, ningún gol en sus cinco visitas

Gago, Cannavaro, Casillas, Heinze y Arbeloa, de rojo, tras encajar un gol de Gerrard durante el Liverpool-Madrid de 2009 disputado en Anfield Road. Ampliar foto
Gago, Cannavaro, Casillas, Heinze y Arbeloa, de rojo, tras encajar un gol de Gerrard durante el Liverpool-Madrid de 2009 disputado en Anfield Road. AS

Cuentan que los muros del vetusto estadio de Anfield Road, erigido en 1884, hace 130 años ya, albergan tantas historias ocultas que habría que recurrir al mismísimo Heródoto para poder desentrañarlas. El viejo recinto de Liverpool, que paradójicamente acogió por primera vez un encuentro del Everton, vecino y rival de los reds, es probablemente la mayor cuna mitológica del fútbol en Inglaterra. A él se asocian el célebre You’ll never walk alone (Nunca caminarás solo) que entona su hinchada en cada partido y estremece al visitante; el colorido de The Kop, la ruidosa tribuna de un fondo; la figura del legendario mánager Bill Shankly y su racimo de frases antológicas; e infinidad de episodios que componen el relato del club, uno de los más laureados del continente, con cinco Copas de Europa en sus vitrinas (1977, 1978, 1981, 1984 y 2005).

Los blancos perdieron en la final de 1981 y después en los dos duelos de la eliminatoria de 2009 en octavos

Allí, en Anfield y su fábrica de historias, el Madrid salió escaldado la única vez que pisó su pradera. Fue el 10 de marzo de 2009, en la ronda de octavos, después de que los ingleses ya vencieran en el Santiago Bernabéu (0-1) merced a una diana del israelí Benayoun. En aquella velada, el técnico español Rafa Benítez ocupaba el banquillo local. Y, sobre el césped, jugadores como Reina, Arbeloa, Xabi Alonso o Fernando Torres. También mitos como Carragher o Gerrard, el capitán incombustible, y uno de los mejores tackleadores que han lucido la elástica red, el batallador Mascherano. En las filas del Madrid, mientras, futbolistas que aún perduran como Casillas, Sergio Ramos o Pepe, gerifaltes como Cannavaro, Sneijder, Robben o Higuaín y un paladín tan icónico como Raúl.

En la previa de la eliminatoria, el presidente Vicente Boluda –relevo de Ramón Calderón en la poltrona–, predijo un “chorreo” ante el Liverpool. “Aquí ganamos 3-0 y allí 1-2. Allí se van a abrir y les vamos a chorrear”, auguró con sorna. Pues bien, el escarnio fue mayúsculo. Tras tomar Chamartín con una exhibición de Alonso en la dirección, el equipo inglés avasalló a su adversario en casa. 4-0. Torres abrió la herida, Gerrard dio dos zarpazos y Dossena cerró la cuenta. Juande Ramos, técnico blanco, se quedó momificado.

“Les he dicho a mis compañeros que es una oportunidad que no pueden perderse. Ellos suelen jugar ante 80.000 espectadores, pero Anfield es la bomba, único”, admite Arbeloa en una entrevista concedida al diario The Guardian. “Son sólo 45.000, pero generan una atmósfera muy especial. Les he dicho que lo disfruten. Me imagino cómo va a estar el estadio, cantando el You’ll never walk alone y jaleando cada córner en nuestra área”, precisa el defensa, que jugó tres años en Anfield y emigró justó después de esa campaña a Madrid.

El equipo blanco se ha medido en tres ocasiones al Liverpool. El duelo a ida y vuelta citado y en la final de la Copa de Europa de 1981, en el Parque de los Príncipes de París. Aquella vez, un gol de Alan Kennedy en el minuto 81 derribó (1-0) al equipo dirigido por Vujadin Boskov. Nunca ha podido el Madrid con el fantasma rojo, que también persigue a Cristiano Ronaldo. El 7 blanco ha profanado casi todos los templos que ha visitado; ha puesto a prueba las redes allí por donde ha pasado. En Anfield, sin embargo, el exjugador del Manchester United nunca llegó a celebrar un gol. Lo visitó cinco veces con los red devils y pese a que su equipo se llevó tres victorias y un empate, en toda ellas se marchó de vacío.

Anfield Road es único y el Liverpool siempre me ha emocionado"

Carlo Ancelotti, técnico del Madrid

Tampoco sale del todo bien parado Carlo Ancelotti, el técnico del Madrid, de sus careos con el Liverpool. Como preparador del Milan sufrió su noche más amarga cuando los reds voltearon la final disputada en 2005 en el Atatürk de Estambul. Los italianos desperdiciaron un 3-0 al descanso y cayeron finalmente en la tanda de penaltis, en un episodio que alimentó un poco más la leyenda europea de su contrincante. No obstante, Ancelotti pudo vengarse dos años después. En 2007, el Milan doblegó al Liverpool en (2-1) en Atenas. Ya como técnico del Chelsea, el transalpino se midió en cuatro ocasiones al equipo del Merseyside: ganó dos y perdió otras dos.

“He seguido al Liverpool desde 1984, cuando me enfrenté a ellos con la Roma en la final de Copa de Europa”, reconoció Carletto en una entrevista reciente concedida al diario The Sun. “Siempre ha sido un club que consigue emocionarme. El You'll never walk alone es increíble. Nadie canta un himno como lo hacen los aficionados del Liverpool. Antes del partido saldré temprano al campo porque quiero escucharlo. Es algo realmente único”, explicaba el italiano, al que el fantasma rojo de Anfield le espera con los brazos abiertos.

Alan Kennedy bate a Agustín en la final de 1981, en París. ampliar foto
Alan Kennedy bate a Agustín en la final de 1981, en París.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información