MUNDIAL BALONCESTO | FRANCIA, 65-ESPAÑA, 52

“Soy una persona de la federación”

Orenga se resiste a dimitir y afirma: “El que está más triste y más jodido soy yo”

Orenga, seleccionador español, durante el partido.
Orenga, seleccionador español, durante el partido.alejandor ruesga

En la atmósfera del Palacio de los Deportes se masticaba el desencanto. En sus galerías los jugadores de la selección española rumiaban un cataclismo. La primera reacción fue la más contundente de la noche y la pronunció el capitán, Juan Carlos Navarro. “Todo el mundo pensaba que habíamos ganado antes de jugar. Nos han pasado por encima. No hemos preparado bien el partido. Hemos ido a remolque todo el rato y no hemos salido como teníamos que salir”, analizó a pie de pista con la decepción encima. “Ellos lo han preparado mejor, nos tenían muy estudiados. Nosotros hemos confiado en lo de siempre, defender y correr, pero los tiros no nos han entrado. Todo el mundo esperaba la final y no ha podido ser. Es un fracaso”, selló.

“La preparación ha sido igual que cada partido, pero ha habido falta de concentración, de intensidad y de chispa. Ellos han defendido muy fuerte, han jugado su partido, y la diferencia en el rebote ha sido increíble. No hemos estado acertados y eso es preparación, pero preparación mental de cada uno. No creo que la táctica haya sido mala”, señaló Pau Gasol en la sala de prensa. “Es una derrota dolorosa y decepcionante. Teníamos muchas expectativas y habíamos hecho un gran torneo hasta aquí. Me recuerda a Atenas 2004, cuando ganamos todos los partidos y perdimos en cuartos. Es muy doloroso, pero es parte del deporte”, contó el pívot de los Bulls, que no aventurar su futuro en la selección: “nunca se sabe cuándo es tu último partido ni tu último campeonato. Me gustaría jugar hasta los 50 años, pero lo dudo. Es un honor jugar con mi país, pero nunca se sabe donde acaba este camino”, remató Pau antes de ceder la palabra a Orenga.

No creo que sea un tema táctico sino de concentración”

Con el presidente de la Federación, José Luis Sáez, atendiendo a sus explicaciones en primera fila, el seleccionador comenzó respondiendo a las preguntas sobre su continuidad. “¿Dimisión? Ahora mismo estoy pensando en el partido y en lo duro que es vivir estos momentos. Soy una persona de la Federación. El año pasado las cosas salieron bien y ahora no. No hay ningún problema en estar en un sitio o en otro. Hemos intentado un éxito que no hemos podido alcanzar y seguiremos peleando”, apuntó. “Lo importante es que hemos perdido el partido, no que la gente haya gritado una cosa u otra al acabar. El que está más triste y más jodido soy yo”, dijo cuando le pidieron que evaluara los cánticos de “¡Orenga dimisión!” que recorrieron el Palacio en los instantes finales.

Hemos hecho una preparación igual que para los partidos anteriores”

“Estuvieron con un nivel muy alto en defensa, leyeron todas las situaciones, controlaron el rebote y pararon nuestro contraataque. Hemos fallado muchos tiros”, repasó en su análisis del partido antes de referirse a las palabras de Navarro, que le aludían en cuanto a la preparación del partido. “No creo que sea un tema táctico, sino de cada uno de concentración y de todos nosotros a nivel de cuerpo técnico. Hemos hecho una preparación igual que para todos los anteriores, tratando de buscar lo mejor para el equipo. Si a nivel individual los jugadores han cometido errores, el cuerpo técnico también los habrá cometido. Es la derrota más dura de mi carrera. Era en casa y teníamos el mejor equipo para mí. Teníamos mucha ilusión y esto nos deja muy tocados”, cerró.

El seleccionador, que no concedió ningún minuto a Felipe Reyes en la rotación interior a pesar de las molestias en los aductores con las que Pau encaró la cita, no otorgó relevancia a ese capítulo y a la paternidad de Marc y al viaje de ambos a Barcelona en la víspera. “Todas las cosas de alrededor son consentidas y las tratamos de hacer lo mejor posible”, expuso ante una turba de micrófonos. “Llevamos dos días estudiando todos los puntos débiles de España”, contó la estrella francesa Boris Diaw.

Llevamos dos días estudiando los puntos débiles de España”, dice Diaw

España firmó su peor anotación en los últimos 44 años, solo superior a un 46-81 en 1968 ante Estados Unidos. Ese era el rival que se esperaban en la meta, pero Francia, que hace una semana perdió por 24 puntos ante el conjunto de Orenga en Granada, rompió el sueño. Como en 2007, el Palacio se quedó mudo. Entonces una derrota 59-60 ante Rusia con muchos paralelismos a la de anoche valió una plata. En esta ocasión Madrid aguardaba a la coronación el domingo de una generación de leyenda, pero España no estará en el podio de su Mundial.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50