Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Loco’ Bielsa estalla de nuevo

El técnico argentino se rebela contra la directiva del Marsella y su futuro pende de un hilo

Marcelo Bielsa, durante un partido del Olympique de Marsella. Ampliar foto
Marcelo Bielsa, durante un partido del Olympique de Marsella. AFP

En la primera rueda de prensa de Marcelo Bielsa en Francia le hicieron una pregunta: ¿Por qué le llaman a usted Loco? El entrenador respondió genuinamente: “Porque algunas respuestas que doy no coinciden con las que normalmente se dan. Es un apodo que está justificado y obedece a exageraciones de mi comportamiento”.

Auténtico, Bielsa no deja indiferente a nadie. Sus locuras pueden ser vistas como actos de dignidad o chifladuras. De momento tiene metida en el bolsillo a la hinchada del Olympique de Marsella con sus discursos y apuesta futbolística. El equipo juega con tres defensas, va cuarto en la Liga con siete puntos en cuatro partidos y en las gradas del nuevo Vélodrome hay muchas esperanzas depositadas en su filosofía y no paran de cantar: “Vamos, vamos Argentina, Bielsa, Bielsa, Bielsa”.

El entrenador argentino es incontrolable, idealista, nunca se esconde y resuelve las cuestiones públicas en público. Por eso ha tenido sus más y sus menos con la directiva marsellesa nada más empezar su andadura francesa. “Si las realidades que me tocan afrontar se me plantean sinceramente, las acepto. En caso contrario me generan rebeldía”, aseguró Bielsa, que se muestra disconforme con la política del club. “El presidente del Marsella me propuso que diseñáramos un proyecto y él asumió compromisos que sabía que no iba a cumplir”, argumentó. “Me enteré de la compra del central Doria cuando él vino a hacerse la revisión médica. Ninguno de los jugadores que ha llegado fue una iniciativa mía. Yo pedí a Manquillo, Isla, Montoya, Coke, Ocampos, Tello, Medel, Stambouli, Rekik y de esos no vino ninguno”, agregó. “El modo de funcionar del club me decepciona. Esto no cambia mi optimismo con el grupo, pero la realidad no es la que planeamos”, finalizó Bielsa, visiblemente indignado.

El presidente del Marsella me propuso que diseñáramos un proyecto y él asumió compromisos que sabía que no iba a cumplir”

Marcelo Bielsa

No todo han sido disputas y frentes abiertos. Anteriormente Bielsa ha tenido tiempo para hacer algunas gracias sobre distintas cuestiones: “Si me siento en el congelador es para evitar que mis jugadores se involucren en la tontería de tirarse agua fría”; o “levantaré la vista en rueda de prensa cuando levante la vista del libro de francés”.

También ha dejado frases que sirven unas veces de máximas futbolísticas: “Los entrenadores tenemos una exposición desproporcionada, relatamos a los futbolistas aquello que ejemplifican los grandes jugadores. No he inventado nada. Los entrenadores somos simples relatores de la expresión que nos enseñan los grandes jugadores”. Y otras de vida: “Siempre sigo luchando. Y sé hacerlo del único modo que se lucha contra la adversidad: en silencio y soledad. Los grandes líderes hablan muy poco. La voluntad y el ejemplo no precisan de palabras y producen efectos más profundos. Para mí es un ejemplo la jefa del hospital de Niños de Rosario. Habla poco y hace más que todos. Nosotros hablamos y no decimos nada”.