Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inglaterra revienta el mercado

Impulsada por la inversión del United (194 millones), la Premier League bate su récord con un gasto de más de 1.000 ● España (479), Italia (328), Alemania (315) o Francia (126), a rebufo

Balottelli (Liverpool), Alexis (Arsenal), Falcao (United) y Cesc (Chelsea.)
Balottelli (Liverpool), Alexis (Arsenal), Falcao (United) y Cesc (Chelsea.)

Deprimido y alicaído como está, el Manchester United ha apostado por la vía rápida para reverdecer los laureles que adornan su historia. Descabalgado en Inglaterra y Europa, donde varios clubes a los que antes les miraba por encima de hombro le han adelantado por la derecha, el equipo de Old Trafford ha decidido exhibir su billetera este verano. Su inversión para recuperar la hegemonía asciende a 190 millones de euros. Más que ningún otro conjunto del continente. Siguen su estela el Barcelona (157), Liverpool (151), Real Madrid (120) y Atlético (111).

El dispendio de los diablos representa una porción significativa del estratosférico desembolso que ha efectuado la Premier League, cuyos clubes han reventado la banca con un gasto total de 1.052. Un registro superior al récord alcanzado un año antes, cuando invirtieron 745. También una cifra mucho más elevada que las de España (479), Italia (328), Alemania (315) o Francia (126), todas ellas a rebufo.

Di María y Van Gaal, en la presentación del argentino. ampliar foto
Di María y Van Gaal, en la presentación del argentino. REUTERS

El lunes, fecha en la que se fijaba el cierre del mercado, la actividad fue frenética en Inglaterra. La transacción de jugadores movió 107 millones en apenas 24 horas. Las oficinas del Manchester United echaron humo. Después de reclutar a golpe de talonario a Di María (75), Shaw (37), Ander Herrera (36), Rojo (20) y Blind (18), el club selló el proceso de regeneración de su plantilla con la llegada de Falcao (8), en formato de cesión. El club tuvo que solicitar una prórroga de una hora para cerciorarse de que la rodilla izquierda del colombiano, lesionado de gravedad hace un año, está en condiciones. Precisó dos revisiones médicas.

Demandaba Louis Van Gaal, primer técnico del Mufc no nacido en las islas británicas, un ariete que coronase su proyecto. Tras el intento fallido con el escocés David Moyes el pasado curso, la familia Glazer, propietaria del 90% del accionariado del club, se ha encomendado al técnico holandés. El United, sin embargo, todavía no despega. La sombra de Alex Ferguson, el hombre que les condujo a la gloria durante 26 campañas y que abandonó el banquillo hace dos años, es demasiado alargada. Tras el batacazo en la Copa de la Liga –fue apeado por un Tercera–, aún no conoce la victoria en la Liga –derrota en casa ante el Swansea (1-2) y dos empates en terreno del Sunderland (1-1) y el Burnley (0-0)–.

Los de Van Gaal (194) han pagado más que nadie; Barça (157), Liverpool (151) y Madrid (120) siguen su estela

Opulento como es, el United ha optado por combatir la depresión a base de billetes. Busca así reinstaurar el viejo orden, porque en la nueva escena se imponen nuevos ricos como el City o el Chelsea y clásicos como el Liverpool. Los de Pellegrini, poseedores del cetro, han apuntalado su defensa con el fornido Mangala (40), su centro del campo con Fernando (15) y su arco con Caballero (8). Amenazado por el fair play financiero de la UEFA, el Chelsea de Abrámovich se ha ido hasta los 107 millones con estrellas como Diego Costa (38) o Cesc (33); las salidas equilibran sus cuentas. En Anfield, mientras, han empleado los millones recaudados con la venta de Luis Suárez para remozar su plantilla con hombres como Lallana (31), Lovren (25), Markovic (25), Balotelli (20) o Alberto Moreno (18). El Arsenal, el eterno aspirante, también se meneó sobre la bocina con el fichaje de Welbeck (20); antes contrató a bombo y platillo a Alexis (42) para abanderar su nueva intentona y ha rediseñado su retaguardia, frágil como una copa de champán, con Chambers (20), Debuchy (15) y Ospina (4).

En cotas más elevadas se encuentra el Bayern. Zarandeado por el Madrid en la Champions, ha españolizado un poco más su proyecto con Reina (3), Xabi Alonso (10) y Bernat (10). La zaga, uno de sus puntos flacos, ganará rocosidad con el magrebí Benatia (26). Su adquisición más rimbombante, sin embargo, fue el polaco Lewandowski, birlado al Borussia Dortmund sin tener que pasar por caja. El fútbol alegre y vistoso de los de Jürgen Klopp contará ahora con el italiano Immobile (20) en la punta de ataque y el regreso de Kagawa (8).

David Luiz, en su presentación con el PSG. ampliar foto
David Luiz, en su presentación con el PSG. REUTERS

Por las altas esferas del continente se mueve también el PSG. Cincelado a golpe de chequera en los últimos años, en este tan sólo ha retocado su defensa con el brasileño David Luiz (50). Eso sí, a un precio de oro.

Apagada y sombría desde hace un buen tiempo, en la Serie A italiana no se han permitido excesivas alegrías. La fórmula del intercambio de cromos y la cesión ha vuelto a imponerse. Por eso, medios como La Gazzetta celebraron el desembarco de Fernando Torres en el Milan, tristón y deambulante, muy venido a menos. El Roma, siempre activo, agitó el mercato con un gasto de 56 millones –los 22 de Iturbe, 13 de Manolas, 6 del belga Nainggolan y 5 de Sanabria; el resto lo completan las cesiones–. El Juventus completó su ataque con Morata (20) y el Inter, desnortado y endeudado, recuerda con nostalgia la época en que atraía a las figuras. Medel (8), Osvaldo y Vidic (cedidos), saben a poco para sus tifossi.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información