Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vuelta a España

Contador desnuda sus intenciones

Después de nueve etapas, la diferencia entre los cinco favoritos no excede los 30 segundos.

Alberto Contador, ayer en Zaragoza. Ampliar foto
Alberto Contador, ayer en Zaragoza. EFE

“Chicos bien, moral alta”, hubiera dicho Ladislao Kubala de los ciclistas de la Vuelta a España, como decía de sus futbolistas de la selección en cualquiera de las circunstancias posibles. Y nadie hubiera podido mejorar su frase. Transcurridas nueve etapas y 1.450 kilómetros (el 44% de la carrera) y tras dos finales en alto, la moral de los favoritos está intacta. Tanto que incluso Alberto Contador deslizó su piel de cordero por debajo del hombro y dejó ver la piel de ganador que siempre ha llevado dentro. En Zaragoza, descansando, se le oyó decir: “Ahora sí que se puede decir que voy a intentar ganar la Vuelta”, aunque inmediatamente se subió el tirante y añadió: “Otra cosa es si tengo piernas para hacerlo”. Nueve etapas después asumió públicamente un papel que siempre sintió personalmente. Para él, “Froome y Nairo siguen siendo los favoritos, sin olvidarnos ni de Joaquim [Rodríguez] ni de Alejandro [Valverde]”.

Sin embargo, para Nairo Quintana, el actual líder, “Contador es el hombre más fuerte de la Vuelta y el principal favorito. Todo lo que se dijo antes eran palabras. Los favoritos están todos al 100% y en Valdelinares vimos quiénes van a pelear por la general”. Su compañero en el Movistar, Alejandro Valverde, cree que la carrera le ha dado la razón: “Ya dije que de la mitad para adelante de la Vuelta, Nairo iba a estar bien y sería líder”. De Froome y Purito Rodríguez no hubo noticias en Zaragoza.

Los ciclistas modernos han sido y son cualquier cosa menos grandilocuentes. Todos han recibido un máster de humildad que se enfrenta incluso a las realidades más palpables. Nadie alardea de nada ante el temor de ser luego lapidado por ello. Pero lo cierto es que estas nueve etapas han dejado una distancia muy corta entre los cinco favoritos. Entre Quintana, líder, y Purito, hay 30 segundos, es decir, nada que se parezca a la inmensidad del océano.

Hasta ahora se ha jugado con sensaciones y las peores las ha protagonizado Chris Froome, al que ahora le siguen faltando pedaladas, aunque su equipo se comporte magníficamente en la seguridad de que arrastran a un ganador. Pero el británico no encuentra su mejor forma, lo que le ha costado la friolera de... 28 segundos. Contador ha sido el más regular en el Olimpo. Incluso se ha permitido algunos ataques que revelan su buena forma y su intacta condición de favorito. Quintana falló al principio, aguantó después y... ahora es líder. Valverde juguetea con las nubes y Purito manifiesta su habitual combatividad aunque le falta un punto de salero todavía. La felicidad es manifiesta en el Movistar: de nueve etapas ha sido líder en seis y sus dos jefes son como una pinza para los otros dioses.

La contrarreloj de mañana martes, de 36 kilómetros y con un puerto de 3ª categoría en la primera parte, examinará uno por uno y a solas a los elegidos para la gloria. Contador afirma que, en su caso “examinará su condición física, pero no valdrá para sacar conclusiones”. Nairo espera “no perder mucho tiempo” y Valverde cree que “el favorito es Froome”. Puras sensaciones cuando entre el primero (Nairo) y el sexto (Purito) hay 30 segundos de diferencia. O sea, volver a empezar.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información