Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y la gestión del lujo

El conjunto de Orenga cierra ante Argentina (22.00, Tdp) una preparación marcada por el dominio absoluto de sus pívots

Pau Gasol, rodeado de defensores ucranianos Ampliar foto
Pau Gasol, rodeado de defensores ucranianos EFE

España cierra esta noche ante Argentina en el Palacio de los Deportes de Madrid (22.00, Teledeporte) la preparación para el Mundial que comienza este sábado. En un amistoso con reminiscencias gloriosas que remiten a la semifinal de 2006 en Saitama, penúltima hazaña en el camino hacia el primer oro mundialista de la selección española, los de Orenga ultimarán el rodaje antes de viajar a Granada para medirse en una exigente primera fase a Irán, Egipto, Brasil, Francia y Serbia.

La anfitriona del torneo, invicta hasta la fecha en sus siete partidos de preparación tras superar a Canadá, Angola, Turquía en dos ocasiones, Senegal, Croacia y Ucrania, pule detalles antes del reto con la exuberancia de su juego interior como gran virtud y el desequilibrio que eso puede provocar como principal debate. “Todos tenemos claro el poderío que tenemos por dentro. Contamos con el mejor juego interior del Mundial con diferencia”, analiza Sergio Rodríguez.

El base del Real Madrid, MVP de la pasada Euroliga, descifra el contraste de esta España, liderada en la pintura por los hermanos Gasol, Ibaka y Felipe, con respecto a la del pasado Eurobasket de Eslovenia, cuando con Marc como única torre, la agitación y el impulso llegaba de la mano de los bajitos, con hasta tres bases en pista de forma simultánea. “Tenemos que terminar de saber a lo que jugamos, pero está claro que la base de nuestro juego tiene que ser la potencia en la zona. Hay que intentar que nuestros pívots estén cómodos, facilitarles las cosas”, resume El Chacho. Se trata de gestionar y explotar el lujo que supone tener a tres de los mejores pívots de la NBA y al más baqueteado de la ACB sin abandonar otras facetas que diversifiquen el juego.

No hizo falta mucho para comprobar que esta es una España gigante por dentro y timorata por fuera. En el primer amistoso ante Canadá, el cuarteto de pívots anotó 62 de los 82 puntos del equipo aquel día. Esa ha sido la dinámica habitual desde entonces: los interiores han aportado casi el 60% de la producción anotadora durante la gira donde el conjunto de Orenga presenta 78,4 puntos de media por partido. Sumaron 39 de los 79 puntos ante Angola, 40 de 77 y 48 de 70 en las dos citas ante Turquía, 43 de los 88 ante Senegal, 42 de los 82 ante Croacia y 36 de los 71 ante Ucrania. Pau (109), Ibaka (81), Marc (77) y Felipe (44) encabezan una lista de anotadores en la que solo Navarro, tercero con 78, se cuela entre la nómina de pívots.

Conforme afinaba por dentro, España evidenciaba su desenfoque exterior con José Manuel Calderón como metáfora. El nuevo base de los New York Knicks, que finalizó la pasada temporada en la NBA con Dallas entre los cinco mejores lanzadores de tres con un acierto del 44,9%, presenta un 3 de 19 en la ruta de amistosos. “Ya entrarán. No me preocupa, jugamos así y no vamos a cambiar los tiros rápidos de contraataque o de giros. Me preocuparía que no fuéramos capaces de controlar los tiros”, explicó Orenga tras el 5 de 23 en triples (21%) ante Croacia en Badalona. Solo ante Turquía en Granada (6 de 17) y ante Senegal en Las Palmas (9 de 28) el porcentaje de tiros de tres superó el 30%.

España y la gestión del lujo

“Hay que saber descifrar los momentos del partido. Hemos tenido los toques de Croacia y Ucrania. Llegarán choques en los que los rivales se cierren mucho y nos limiten la posibilidad de jugar cómodos por dentro y ahí tendremos que abrir el campo y saber crear espacios”, prosigue Sergio Rodríguez en su análisis de la preparación. “Sacamos los partidos adelante, pero todavía hay mucho que mejorar. Hemos metido pocos puntos, hay que jugar más rápido, con más puntos en transiciones rápidas”, incide Marc Gasol. “Estamos viendo cómo nos van a jugar en el campeonato; se van a cerrar para impedir canastas fáciles y obligar al tiro exterior, que normalmente, es el que siempre se va a tener peor porcentaje. Para evitar eso, hay que optar por otras opciones: penetrar, doblar”, apunta el pívot de Memphis. “Siempre es importante el equilibrio, hay que aprovechar que tenemos un juego interior dominante y dar tiros más fáciles a los exteriores. Hay que crear ventajas y explotar nuestros puntos fuertes”, completa Pau.

El nuevo pívot de los Bulls encabeza el asalto mundialista de un equipo que se presenta a la cita con más partidos en la NBA entre sus internacionales que los que suman los componentes de la selección estadounidense. España supera al conjunto de Mike Krzyzewski en experiencia y en veteranía: 27,9 años de media frente a los 23,8 de los americanos (su equipo más joven desde Atenas 2004). Coach K se ha visto obligado además a reclutar hasta cinco pívots para enfrentar la hipotética amenaza española en la final de las finales, la del 14 de septiembre en Madrid. “Antes el estilo era ir con pequeños. Ahora hay que mostrar altura y hacer otras cosas”, apunta Jerry Colangelo, presidente de USA Basketball.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información