Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buscando a Mandzukic

Simeone trata de encontrar caminos que exploten con más frecuencia al delantero croata

Mandzukic, en un remate acrobático durante un partido de pretemporada ante el Wolfsburgo. Ampliar foto
Mandzukic, en un remate acrobático durante un partido de pretemporada ante el Wolfsburgo. AFP

La pretemporada ha supuesto un bocado de realidad para los centrocampistas del Atlético. Sobre el terreno, cuando levantan la cabeza, ya no encuentran el desahogo que suponía la presencia Diego Costa. Todos, en especial Koke, tenían muy mecanizada la transición defensa-ataque cuando el equipo estaba replegado y necesitaba estirarse. Ahora, la referencia es Mandzukic y jugadores y cuerpo técnico andan estos días a la búsqueda de soluciones que permitan explotar sus mejores virtudes. El campeón de Liga debe acostumbrarse a vivir sin Costa y a interiorizar a la nueva adquisición.

Los partidos estivales han generado en los centrocampistas del Atlético la sensación de que no han dado aún con la manera de encontrar con asiduidad al goleador croata, sobre todo en el área. Fuera de ella sí han podido conectar con él y han comprobado que su corpulencia le da para aguantar bien el balón y que entregarlo con criterio. Los medios rojiblancos no le han detectado sus movimientos para filtrarles pases que le dejen mano a mano con el portero ni en demasiados centros laterales para explotar su poderío en el juego aéreo. “Las características de Mandzukic no son las de Diego Costa y las de Griezmann. Sin ser delantero, se pueden parecer. Jiménez es intermedio. Es el más parecido sin serlo a Costa, pero puede jugar también de segunda punta”, admite Simeone, a punto de que la temporada oficial abra el telón con el partido de ida de la Supercopa.

En la pretemporada, el equipo ha conectado poco con su nueva referencia en ataque

En el Bayern, durante la etapa de Jupp Heynckes principalmente, Mandzukic conectó bien con Robben y Kroos. El primero lo utilizaba para descargar paredes y romper en el dos contra uno por velocidad. La simbiosis se completaba con multitud de centros del extremo holandés a la cabeza del croata. Kroos le abastecía de balones largos al espacio, muchos de ellos cruzados, pero casi nunca al pie. Las conducciones en velocidad no van con Mandzukic. La mayoría de los espacios que gana o genera son sin el balón de por medio. Por eso Simeone habla de Griezmann y Jiménez como elementos que pueden suplir la ausencia de Costa cuando necesite velocidad en las conducciones.

Con Guardiola, Mandzukic siguió siendo la referencia ofensiva del Bayern, pero nunca se sintió cómodo. Percibió desde el primer momento que era un delantero de transición a la espera de la llegada de Lewandowski. “Seamos honestos, no me adapto al estilo de juego de Guardiola. Los partidos de la Liga de Campeones contra el Real Madrid me demostraron que de esa manera no iba a poder dar lo mejor”, dijo cuando sabía que sus días en el Bayern estaban contados. Esta noche vuelve a enfrentarse al equipo frente al que se convenció de que sus días en el Bayern estaban contados.

En el club ven a un jugador de una fuerte personalidad y muy convencido de sus posibilidades. Su encaje como la nueva referencia ofensiva del Atlético no tiene que ver con un cambio en el ideario del juego de Simeone, pero sí en la búsqueda de los caminos para llegar a él y al gol. “La estructura del equipo no va a cambiar, con la intensidad y la agresividad en el juego porque es la base del equipo, que se mantiene. Nos da la estabilidad de poder mantener la misma idea de juego”, asegura Simeone.

Alrededor de Mandzukic se juegan puestos en el once titular. “Está claro que jugará quien haga sentir más cómodo al equipo y el que consiga que el equipo encuentre sus características mejor”, reconoce el técnico.

La Supercopa es la primera gran prueba de esa búsqueda de un juego ofensivo que explote una adquisición por la que el club ha desembolsado 22 millones de euros. Fuera del juego de ataque, la estabilidad defensiva del equipo no se cuestiona. El vestuario afronta el partido ante el Madrid como lo ha hecho desde la llegada de Simeone: “Nosotros a lo nuestro y que vengan”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.