Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más inversión y más partido a partido

El Atlético dispara su gasto en fichajes hasta los 100 millones de euros, pero el club señala a Madrid y Barça como favoritos y al tercer puesto como objetivo

Raúl Jiménez controla el balón ante Duncan, del Sampdoria. Ampliar foto
Raúl Jiménez controla el balón ante Duncan, del Sampdoria. AFP

Con la raya al lado, el pelo aplastado a conciencia y en bermudas, la fina y juvenil silueta de Antoinne Griezmann rompe la tranquilidad que reina en la terraza del lujoso resort golfístico de Montecastillo, donde el Atlético aguardaba el sábado su enfrentamiento con el Sampdoria en la final del Torneo Carranza. Los pudientes aficionados que residen en el complejo se arremolinan en torno a un futbolista cuyo coste, 30 millones de euros, abonados a la Real, representa esa ruptura con la austeridad que el Atlético ha protagonizado este verano. Griezmann ya dio el sí hace dos temporadas, pero esta vez las negociaciones en un conocido restaurante de Oiartzun pusieron sobre la mesa casi el triple, más un 20% de una futura venta, de lo que por entonces el dueño del club Miguel Ángel Gil podía ofrecer.

Después de dos temporadas de gasto mínimo en fichajes, el campeón de Liga hace un esfuerzo económico desconocido

Después de dos temporadas de gasto mínimo en fichajes, en los que ninguno sobrepasó la barrera de los 10 millones por los acuciantes problemas de tesorería, las ventas (Costa, Filipe y Adrián), los ingresos por llegar a la final de Liga de Campeones y el taquillaje han permitido al campeón de Liga un esfuerzo económico desconocido. Al desembolso por Griezmann, el segundo más caro de la historia del club tras los 45 de Falcao, se suman los de Mandzukic (22), Oblak (16), Raúl Jiménez y Siqueira (10), Correa (7,5), Moyá (3,5) y Gámez (2,5). La cifra total ronda los 100 millones, sin contar el añadido que también suponen los aumentos salariales destinados a mantener a gran parte del bloque (Koke, Godín, Gabi, Raúl García, Juanfran). "La salida de jugadores importantes como Courtois, Filipe o Diego Costa nos ha obligado a un esfuerzo importante que también era demandado por el cuerpo técnico para mantener el nivel que nos permita cumplir el principal objetivo de clasificarnos para la Liga de Campeones. Lo que venga de más, como la temporada pasada, bienvenido sea", aseguran en los despachos del club. El mensaje que emana de la zona noble está sincronizado con el que sale del cuerpo técnico. Simeone, que trata de encajar a las nuevas piezas con celeridad, sobre todo a las ofensivas, ha señalado a Sevilla y a Valencia como sus grandes rivales por el tercer puesto. "La defensa del título de Liga se hará partido a partido. En Champions, igual, se tratará de mejorar, pero siendo conscientes de que a partir de los cuartos estamos ante otro gran papel", insiste un directivo.

sabemos lo difícil que es igualar lo del año pasado, asegura un veterano

El vestuario también sigue esas coordenadas que señalan al Madrid, rival mañana en la ida de la Supercopa, y al Barça, como inalcanzables, pese a lo logrado la temporada anterior. El discurso de los presupuestos, de las dos plantillas en una que maneja el duopolio, ha vuelto a florecer. "Vamos a pelear por todo, pero sabemos lo difícil que es igualar lo del año pasado. Estamos conociendo a los nuevos y al principio necesitaremos ganar partidos, aunque no estemos acoplados, que nos permitan iniciar bien la competición hasta que los fichajes se acoplen", asegura un veterano. "Hemos dejado la portería a cero en todos los partidos menos en Alemania. Seguimos demostrando solidez como equipo y tenemos muy claro a lo que jugamos. Los nuevos son buenos jugadores, pero hay que darles tiempo para acoplarse", reflexionaba Mario Suárez tras ganar el Carranza.

La incorporación de Mandzukic ha sido otra de las grandes apuestas del club. Descartado por Simeone Lukaku, el delantero que más podía tener que ver con la potencia de Diego Costa para guiar las contras, el elegido fue el croata que militaba en el Bayern de Guardiola. Su llegada apunta a un cambio estilístico ofensivo que retrotrae a los tiempos de Falcao, un juego con más centro y remate desde las bandas que el que se practicaba con Diego Costa como referencia en ataque. El fichaje del mexicano Raúl Jiménez responde a la necesidad de introducir una variante y un complemento veloz y más móvil al poderío físico de Mandzukic en el área. Su debut ante el Sampdoria ha causado buena impresión en el club porque estaba recién llegado de México y apenas había podido completar un entrenamiento. El meta esloveno Oblak es la otra gran decisión tomada para ocupar un puesto en el que la sombra de Courtois es muy alargada. "Buscábamos un portero de características similares, alto y rápido. Es joven, pero Thibaut lo era tanto como él y tampoco le conocía mucha gente. Además, Moyá va a competirle el puesto de igual a igual", concluyen en el club.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información