Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tour de Francia

Presión y valoraciones

Martin cumplió su palabra, Péraud y Pinot sorprendieron, Valverde decepcionó, Nibali impresionó por su superioridad

Péraud atiende a los periodistas, escoltado por auxiliares de su equipo. Ampliar foto
Péraud atiende a los periodistas, escoltado por auxiliares de su equipo. DIARIO AS

En Périgueux, tras 54 kilómetros de contrarreloj bastante duros, tal y como el perfil del recorrido indicaba, la noticia hubiese sido que no hubiese ganado Tony Martin. Pero como sí que lo hizo, parece que la noticia deja de ser tal y da la sensación de que se le resta mérito a la victoria del alemán. Pero hay que ponerse en su piel: “Hoy he sentido mucha presión. Todo el mundo esperaba que ganara, así que tenía que cumplir”.

Su condición de tricampeón del mundo de la especialidad aumenta la presión. “El hecho de ganar en Mulhouse me ha ayudado”, decía. Y el hecho de hibernar tanto en los Alpes como en los Pirineos, guardando fuerzas para este día, también. Pero que nadie piense que Tony Martin ha ganado con una media de 48,8 km/h por nombre. Ha ganado porque además de ser el mejor especialista de la actualidad, está en un estado verdaderamente inspirado.

Finalizar segundo es un resultado impresionante para el francés Péraud

Pero el verdadero interés del día estaba en la cerrada lucha entre tres corredores por las posiciones derecha e izquierda del podio, visto que la central estaba ya más adjudicada que la victoria de Martin. Péraud cumplió con lo previsto y fue el mejor de los tres, finalizando en séptima posición a pesar de sufrir un pinchazo; y previsiblemente finalizará segundo en este Tour separado por 7 minutos y 52 segundos de Nibali. Un resultado impresionante para el francés y una renta también impresionante la del italiano, que plasma traducida a tiempo la superioridad mostrada durante todas la carrera. Superioridad mantenida viva desde el segundo día a pesar —y no gracias a, por mucho que en las ruedas de prensa no se cansen de preguntarle por el tema no se sabe muy bien si tratando de animarle a un ejercicio de ciclismo-ficción— de todo lo sucedido por el camino con los a priori favoritos.

Tony Martin saluda a los aficionados, en la meta de Périgueux. ampliar foto
Tony Martin saluda a los aficionados, en la meta de Périgueux. DIARIO AS

Y la tercera plaza del podio será finalmente para Pinot sobre un Valverde que no mejoraba la cuarta plaza con la que tomaba la salida en Bergerac. Pinot es un escalador de raza que salió de los Pirineos con una línea ascendente; justamente lo contrario que el murciano, que había salvado los momentos de crisis en los Pirineos con picardía de veterano, pero que no podía ocultar el peso del cansancio acumulado. “Cuando uno lo da todo, no tiene nada que lamentar”, decía Valverde resignado pero feliz por el cuarto puesto.

En Francia se muestran encantados. Para encontrar a un francés segundo hay que remontarse a 1997, cuando Virenque sólo fue superado por Ullrich. Un resultado impresionante para su ciclismo e impensable hace tan sólo tres semanas. Pero así ha sido la carrera, y ya dijo Peraud que él comenzó a soñar con este segundo puesto tras los abandonos de Froome y Contador. El abandono de los dos grandes favoritos abrió las puertas de posibilidades remotas a varios corredores, y de la misma manera lo ha hecho con las ambiciones ciclistas de todo un país, que veían como el hecho de tener la mejor carrera no se veía recompensado con los resultados de sus corredores.

Ahora, la generación de Pinot (tercero) y Bardet (sexto y relegado del quinto puesto por un inoportuno pinchazo) hace soñar al país. Y por ello que empiezan ya a llegar las preguntas consecuentes. ¿Ganar un Tour?, le preguntan a Pinot. Su respuesta es realista: “Queda un largo camino por delante para poder conseguirlo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información