Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xavi elige continuar en el Barcelona

“Si no te pongo, no me toques las pelotas”, ironiza Luis Enrique con el jugador

Xavi Hernández.
Xavi Hernández. GETTY IMAGES

Xavi Hernández abandonó Brasil el pasado 24 de junio eliminado prematuramente y convencido de que lo mejor que podía hacer con su carrera deportiva era enterrarla en el agujero más profundo que pudiera cavar y desaparecer junto a ella para siempre, con la camiseta del Barcelona puesta. Resulta que mañana regresará a la ciudad deportiva de Sant Joan Despí, se vestirá de corto, pedirá la pelota y volverá a dar lecciones de estilo a las órdenes de Luis Enrique, que le mirará seguramente satisfecho, porque él ha sido el primer valedor de las decisión del futbolista.

Por el camino, Xavi ha hablado con Zubizarreta y con el presidente Josep Maria Bartomeu, ha escuchado ofertas mareantes de jeques catarís más o menos creíbles, y atendió con interés las que le llegaron de la MLS, estadounidense, primero de Seattle y después de los Red Bulls, antes de recibir la oferta oficial del New York City, ayer mismo. Hizo cuentas Xavi y las hizo el Barcelona, hasta que la noche del lunes decidieron que seguía teniendo taquilla.

Xavi ha curado durante el verano las heridas que se le abrieron durante la temporada con Martino, y las que parecieron acabar con su ilusión en Brasil el día que en Maracaná Del Bosque le dejó en el banquillo y España quedó eliminada ante Chile. Entendió que su vida en la selección había llegado a su fin, al tiempo que terminó de comprender que era hora de cerrar su etapa en el Barcelona y tomar el camino de Valdés y Puyol, así que sin encomendarse a nadie, dimitió como futbolista. Hasta el lunes, cuándo decidió seguir. Xavi, a sus 34 años, miró por la ventana y no vio nada mejor de lo que encontró en casa, así que cerró la maleta y la guardó en el armario. No le convenció el dinero qatarí y aún menos pasarse medio año parado a la espera de jugar en Nueva York.

Hizo cuentas Xavi y las hizo el Barcelona, hasta que la noche del lunes decidieron que seguía teniendo taquilla.

Se iba por mil razones, pero ha terminado por encontrar mil más para quedarse. La primera señala a las charlas que ha mantenido con Luis Enrique, la segunda, y tan importante como la primera, a sus propias sensaciones. Sigue pensando en que es capaz de competir y Luis Enrique está seguro de que en el día a día no sólo exige más que nadie sino que le ha garantizado las mismas opciones que a todos. Le gustó a Xavi lo que escuchó en el Barcelona más que lo que vio fuera.

“Te vas, nosotros jamás te echaremos”, le dijeron en el club. “Si te quedas, para mí perfecto; pero si no te pongo, no me toques las pelotas”, le soltó Luis Enrique, que se lo justificó: con Xavi crece la competencia en el día a día y el que quiera jugar, ya sabe con quién se la juega, se llame como se llame, pero en este equipo, él manda y no quiere malas caras. Hay otra cuestión que incide en la decisión que ha tomado Xavi tras 723 partidos, repartidos en 16 temporadas y señalan al valor del contrato en vigor, casi 9 millones de euros. Seguramente, y a estas alturas de la cuenta bancaria, para Xavi es la cuestión menos importante, o eso dicen en su entorno.

El caso es que se queda y en el club lo celebran de tal manera que hay quien piensa que el jueves, cuando el 6 vuelva al campo de entrenamiento de la Ciudad Deportiva Joan Gamper, junto a Piqué, Busquets Iniesta, Pedro y Rakitic, Luis Enrique debería abrir la puerta al público porque Xavi se queda y eso, al fin y al cabo, es “una buena noticia para el club”, según aseguran en el Barcelona.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información