Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bilbao Basket no competirá en la Liga Endesa la próxima temporada

El conjunto vasco ha comunicado a través de su web que no ha conseguido la financiación necesaria para "desarrollar el plan de viabilidad" que le permitiría inscribirse

Imagen de pabellón de Miribilla en el que disputa sus partidos el Bilbao Basket
Imagen de pabellón de Miribilla en el que disputa sus partidos el Bilbao Basket DIARIO AS

El Bilbao Basket no ha podido efectuar su inscripción "dentro del plazo establecido" para participar en la Liga Endesa en la temporada 2014-15 y su situación a día de hoy es "extremadamente delicada", según ha subrayado el club a través de un comunicado oficial

El Bilbao Basket no jugará en la Liga Endesa, máxima categoría del baloncesto español, la temporada que viene. El club no ha podido realizar su inscripción dentro del plazo en la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) y no participará en la temporada 201-2015, así lo ha anunciado la propia entidad en un comunicado.

El consejo de administración del CD Basket Bilbao Berri SAD –nombre oficial del equipo- reconoció que las “innumerables gestiones encaminadas a conseguir la financiación necesaria” para garantizar la viabilidad del club “no consiguieron los resultados previstos”. El comunicado no aclaraba cuál será el futuro del equipo, aunque asumían que la situación es “extremadamente delicada”.

La ACB informaba en su web que la entidad bilbaína “no ha completado los requisitos reglamentarios imprescindibles para su inscripción al no restituir las cantidades del Fondo de Garantía Salarial y tener deudas pendientes con la ACB y la plantilla que superan considerablemente la cifra permitida por la Asociación”, por lo tanto el club queda excluido de la competición.

La pasada temporada fue tremendamente difícil para el Bilbao Basket debido a su delicada situación económica. Los jugadores se declararon en huelga en varias ocasiones e incluso estuvieron a punto de no comparecer en algunos encuentros, aunque finalmente jugaron todos los partidos de la competición. Los baloncestistas exigían el pago de sus salarios atrasados y con el capitán Alex Mumbrú al frente comparecían en rueda de prensa antes del partido del Real Madrid el pasado mes de marzo y anunciaban la huelga para después del partido.

Poco antes el consejero delegado, Gorka Arrinda, había traspasado todas sus acciones a un grupo alternativo. Los nuevos gestores anunciaron el acuerdo la aseguradora médica IMQ, pero fue roto tras conocer en una auditoría que el proyecto no tenía ninguna viabilidad. En mayo Kutxabank anunció que renovaba el convenio con la entidad para que esta hiciese frente a sus necesidades más urgentes. Pero no fue suficiente, sin patrocinador el club estaba sentenciado al no poder asumir todas sus deudas.

El pasado 26 de junio el nuevo consejo presidido desde mayo por Xabier Jon Davalillo informó a los accionistas que la "viabilidad económica y deportiva" del club estaba "garantizada" a pesar de encontrarse en situación de preconcurso de acreedores y con una deuda reconocida de más de seis millones de euros.

En esa reunión se informó también de que los gestores estaban "en puertas de cerrar una línea de crédito del orden de los tres millones de euros" para refinanciar esa deuda e incluso se anunció un proyecto de presupuesto de 4.297.500 euros para el próximo curso.

El Bilbao Basket se creó en 2000 y consiguió devolver a la ciudad vizcaína a la élite del baloncesto muchos años después de los días de gloria del histórico Cajabilbao. Jugaba en un gran y lujoso pabellón, Miribilla, y se codeó con los grandes de España y Europa. Sonada fue su clasificación para la final de la Liga Endesa en 2011, eliminando en semifinales al Real Madrid y cayendo luego con el Barcelona. En 2013, ya con las arcas muy diezmadas, estuvo a punto de proclamarse campeón de la Eurocup, la segunda competición continental.

La temporada pasada aún contaba con jugadores de gran entidad, algunos de ellos campeones del mundo, como Raúl López y el propio Mumbrú; también con otros que acumulan cientos de partidos y muchos títulos, como Roger Grimau y Axel Hervelle. A pesar de las dificultades el equipo compitió y logró mantener la categoría en la cancha. Esfuerzo baldío, ya que el equipo ya no jugará contra los grandes.

.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información