Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Suárez jugará en el Barça

A falta de la firma definitiva, el club azulgrana gastará unos 80 millones de euros para fichar al delantero del Liverpool

Luis Suárez marca al inglés Hart en el Mundial. Ampliar foto
Luis Suárez marca al inglés Hart en el Mundial. Getty Images

Estudiaron y analizaron tropecientos delanteros, pero solo un par de ellos pasaron el último corte, el que indica que tienen perfil Barça según el área deportiva azulgrana. Los idóneos para el puesto, para acompañar a Messi y Neymar en el frente de ataque. Al principio, se pensó en El Kun Agüero, punta del Manchester City, porque el técnico Luis Enrique dio su beneplácito, confiado en que los buenos futbolistas tienen sitio en cualquier parte del campo menos en el banquillo. Una teoría que no aprobó en su día Pep Guardiola, temeroso de que el equipo se partiera en dos a la hora de ejecutar la transición defensiva. Pero el Manchester City no quiso ni oír hablar del tema; El Kun no se movía y no había opción alguna a negociar. Al mismo tiempo, el Barça se interesó en Luis Suárez (Salto, Uruguay; 27 años), punto final del Liverpool que firmó 31 goles en 33 partidos de la pasada Premier. El pichichi del torneo completó también 12 asistencias de gol. Un tanto incómodo por los enredos del jugador —en Inglaterra le han acusado de tirarse al suelo por definición, de racista por insultar a Evra (Manchester United), y de caníbal por morder a Ivanovic—, acentuados por la dentellada y sanción mundialista de la FIFA, decidieron al Liverpool a vender, toda vez que también necesitan reforzar las arcas del club. Y será al Barça.

A falta de la firma definitiva, que llegará en las próximas horas, el futbolista jugará en el Barcelona por cinco temporadas porque la operación está cerrada al 98%. Aunque desde el Barcelona son más precavidos. “No está hecho”, resuelven desde las oficinas del club, que negoció el pasado miércoles en Londres a través de una comitiva formada por el director de fútbol Raúl Sanllehí, el vicepresidente deportivo Jordi Mestre y el director general Antoni Rossich. Al otro lado de la mesa estaba el director ejecutivo red, Ian Ayre. “Pero aún no está”, insisten en el club. Aunque ya se ha definido que su ficha estará en el segundo escalón salarial, por detrás de Messi, Neymar e Iniesta, sobre todo porque el delantero ha aceptado rebajarse un poco su sueldo, que en el Inglaterra rondaba los 12 millones.

La operación está cerrada al 98% y podría completarse en las próximas horas

El Liverpool, de orden del técnico, Brendan Rodgers, quiere rehacer la plantilla. Ya ha fichado a Rickie Lambert (5,5 millones), Emre Can (12) y Adam Lallana (31), por ninguna venta realizada. Problema que subsanará el Barça, que va a desembolsar unos 80 millones de euros, el cuarto traspaso más caro en la historia de la Liga tras Neymar (unos 100), Ronaldo (94,5) y Bale (90 según el Madrid; 101 según el Tottenham).

Aunque al principio el Liverpool se negó a bajar de los 90 millones, el Barça ha conseguido rebajar las pretensiones, sobre todo porque pesa la sanción de la FIFA de cuatro meses sobre Suárez. Lo que significa que no podrá competir hasta finales de octubre, por más que el club azulgrana tiene prisa y hasta se contempla que pase la revisión médica en Uruguay, donde descansa el jugador estos días. “Ha tenido el carácter y la humildad para reconocer un error, para pedir disculpas a Chiellini y al fútbol en general. Y desde ahí se inicia el proceso de recuperación de cualquier persona que se ha equivocado de forma grave. Su comportamiento dice mucho de él, pedir disculpas no es fácil”, entonó el director deportivo, Andoni Zubizarreta, en la presentación de Ivan Rakitic. Señal inequívoca.

Ocurre, sin embargo, que el proceso de sanción sigue abierto porque existe un recurso. Y desde el máximo organismo internacional marean la perdiz a más no poder. Si bien se filtró de un delegado de la FIFA que el jugador podría ser traspasado en estos meses y entrenarse en recintos deportivos, ayer ratificaron que no podría entrenarse en ningún complejo. Aspecto que preocupa sobremanera al Barça porque entiende que la pretemporada es clave para cualquier jugador que llega nuevo a un club. Queda por ver si finalmente reducen la sanción. Pero lo que sí está claro es que el Barcelona no actuará ni se inmiscuirá en el proceso. “Él ha actuado a título personal en la defensa ante la FIFA con su abogado, con el de la federación uruguaya y también con otro grupo de abogados de Barcelona”, explican desde el club azulgrana; “por lo que procesalmente no debemos actuar. Aunque si el jugador nos lo pide por nuestros contactos o porque lo cree necesario, abrimos las puertas a que cuente con nosotros”. Todo un guirigay por resolver, pero que ya no cambiará el precio del jugador.

Se perfila así el nuevo Barça, con Luis Enrique en el banquillo, los fichajes de los porteros Bravo y Ter Stegen, además del medio Rakitic y ahora Luis Suárez. Del mismo modo, también está muy cercano el traspaso de Alexis al Arsenal —existe un preacuerdo—, por más que el Liverpool preguntara por el jugador para incluirlo en el traspaso del delantero uruguayo. También el jueves recibió una llamada del Juventus, interesado en El Niño Maravilla, pero no llegaron a hablar de cifras porque el Barça lo tasó en un precio muy alto, suficiente para echar atrás al club bianconero, que debe traspasar a Pogba o Vidal para reforzar sus arcas, aunque aún no han recibido oferta alguna. Así, se estipula que el Barça cobrará algo más de 40 millones por el extremo chileno, que ha completado un fantástico Mundial y que es del gusto de Wenger.

Le faltan al Barça dos centrales (Marquinhos y Mathieu) y aguarda a las posibles ventas de Xavi y Alves. También espera aligerar el vestuario con la cesión de Tello al Oporto —opción que rechazó Dos Santos— y los traspasos de Song y Cuenca. Sobre todo porque con Luis Suárez se presume el tridente ofensivo de Luis Enrique —el uruguayo, Messi y Neymar— y sobran delanteros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.