Las cábalas de los verdugos de España

Tras anular a La Roja, Holanda y Chile reclaman protagonismo propio y pugnan por no cruzarse en octavos con Brasil

Arturo Vidal y Robben.
Arturo Vidal y Robben.AFP

Hasta el momento no ha habido prácticamente un partido para la especulación en la Copa del Mundo. La mayoría de equipos han sido generosos en el esfuerzo, versátiles en el dibujo y hasta dúctiles tácticamente, a veces exigidos por el marcador, otras condicionados por el adversario y también en ocasiones mediatizados por el variable clima de Brasil. Ahora llega sin embargo la tercera jornada y las selecciones ponen en marcha la máquina de calcular y las cábalas con vistas a la ronda de octavos de final. Hoy, por ejemplo, se enfrentan Holanda y Chile con una preocupación máxima: evitar en el cruce a Brasil.

Así que se trata de ser primeros de grupo y escapar de los brasileños, tan temidos como anfitriones como discutidos futbolísticamente, también por los propios hinchas de Brasil, que escrutan con recelo las alineaciones de Scolari. Holandeses y chilenos han funcionado estupendamente como rivales de España. Ambos han triunfado en su cometido de derrotar a la campeona y por el contrario han tenido problemas con Australia, de manera que no es fácil saber sus límites ni tampoco prever un resultado en el Arena Corinthians de São Paulo.

“No vamos a especular con el empate porque es el camino que conduce a la derrota”, afirma el defensa Vlaar. “No queremos vivir de la goleada contra España. No sabemos jugar con el marcador”. A Holanda le valen dos resultados y parte con ventaja a pesar de la baja por lesión de Van Persie, el artillero del equipo (tres goles) junto con Robben. “He soñado que nos enfrentamos con Brasil”, anuncia Van Persie, “pero no en la próxima ronda sino mucho más adelante. No me hagan decir cuándo. Ahora no es el momento”.

La ausencia del goleador del Manchester United será cubierta seguramente por Memphis Depay, el delantero de 20 años del PSV que revolucionó el partido contra Australia. A partir del extremo, capaz de jugar también como interior, y de la lesión de Martins Indi, Van Gaal recompuso al equipo y remontó el encuentro con un 4-3-3. La defensa de cinco que tan bien funcionó contra la Roja quedó en el olvido y se especula con que hoy empezará el partido como acabó el último. “Tengo la sensación de que mis chicos están más familiarizados con el 4-3-3 porque lo asimilaron de jóvenes”, asegura el seleccionador oranje.

También Sampaoli podría dejar de jugar con tres centrales para ganar un centrocampista en Chile. Los dos equipos se sienten más a gusto cuando pueden jugar a la contra que al ataque, sobre todo los chilenos, que se apoyan en un excelente fútbol de presión, rematado por dos jugadores estupendos al espacio como Vargas y Alexis Sánchez. La rodilla de Arturo Vidal y las tarjetas acumuladas pueden condicionar por otra parte la alineación de Sampaoli. “Nuestro campeonato no se acabó con la victoria ante España”, reitera Valdivia. “Tenemos mucha más ambición”.

Ya no se trata de anular y derrotar a España sino de tener un protagonismo propio en la Copa. Holanda y Chile empiezan a mirar ya el cuadro del Mundial y aspiran a no cruzarse de momento con Brasil.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción