Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tamgho curará su lesión sancionado

El campeón mundial de triple salto, suspendido un año por no estar disponible en tres ocasiones para controles por sorpresa

Tamgho celebra su título mundial en el estadio de Moscú el 18 de agosto pasado. Ampliar foto
Tamgho celebra su título mundial en el estadio de Moscú el 18 de agosto pasado. Getty Images

Para lo mejor y para lo peor, hay vidas que se resumen en fechas, casi, como la del atleta francés Teddy Tamgho, uno de los grandes talentos del atletismo mundial. En agosto pasado, Tamgho ganó el Mundial en Moscú convirtiéndose en el tercer hombre que en la historia pasaba de 18 metros; en noviembre, se rompió la tibia izquierda, un hueso que ya tenía grapado con un clavo por una rotura anterior; durante su lesión, de la que aún no se ha recuperado, en dos ocasiones, en enero y en marzo, los inspectores antidopaje no le localizaron donde él dijo que estaría para efectuarle controles por sorpresa. Ambas ausencias se sumaron a la sucedida ya en diciembre un año antes, en 2012, y el 2 de junio, y sin tener más remedio que seguir la ley que estipula que tres controles infructuosos en un plazo de 18 meses equivalen a un positivo, la federación francesa le suspendió por un año, a contar del 18 de marzo, fecha del último control fallido. El atleta dispone de un plazo de 45 días para recurrir al TAS

No se le aplicó la sanción estándar, sin embargo, porque la federación entendió que más que mala fe y voluntariedad, en el caso de la falta de actualización por parte de Tamgho de sus datos de localización con el sistema ADAMS se produjeron sencillos despistes y olvidos, negligencias y faltas de diligencia, no olvidando que en dos de ellos estaba lesionado. El triplista pasará, pues, lo que le queda de lesión y rehabilitación, sancionado, pero su gran objetivo para 2015, los Mundiales de Pekín, los podrá disputar en plenitud si no vuelve a lesionarse.

Según la resolución del órgano disciplinario de la federación francesa, para explicar la primera pérdida, acaecida el 19 de diciembre de 2012, Tamgho no ofreció ninguna excusa; para la segunda, el 28 de enero de 2014, adujo que sí que estaba donde debía estar, en casa, pero que no oyó el timbre del interfono del portal y que este seguramente estaría roto. El inspector, sin embargo, explicó que había logrado que un vecino le abriera la puerta de la calle, y que luego estuvo un buen rato apretando el timbre de la puerta del apartamento de Tamgho, y que incluso dio buenos golpes a la propia puerta, pero nadie respondió. La tercera ausencia, explicó Tamgho, le pilló en Madrid, adonde había acudido para estar un tiempo con su entrenador, el cubano Iván Pedroso, que reside habitualmente en Guadalajara. Y no pudo conectarse con el ADAMS, el sistema de localizaciones online, para modificar su dirección, porque tuvo problemas de línea y de cobertura. Aunque esto, la falta de conexión Internet en la capital de España, puede sonar extraño, de su presencia en Madrid la semana del 18 de marzo, la última fecha en la que no le encontró el inspector, pueden dar fe los mejores atletas españoles, comenzando por la triplista Ana Peleteiro, a la que dio algunos consejos, pues se pasaba diariamente por el módulo del INEF con una joven compatriota especialista en triple salto a la que entrenaba.

 Aunque tenga un matiz insólito, esta situación de deber curarse de una lesión cumpliendo una sanción simultáneamente no es nueva para Tamgho, quien ya se lesionó de gravedad antes del Mundial de Moscú, lo que no evitó que le sancionara su federación por un problema de disciplina y convivencia en el centro de entrenamiento que degeneró en una agresión a una compañera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.