Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sorpresa doble

A Scolari y a sus jugadores les impactó el mal partido de España y la exhibición de Holanda

Scolari, en un entrenamiento. Ampliar foto
Scolari, en un entrenamiento. Getty Images

Los grandes ventanales de las habitaciones de los jugadores brasileños en Granja Comary las convierten en miradores al Parque de la Sierra de los Órganos. Los empleados de la Confederación Brasileña de Fútbol cuentan que el batacazo de España ante Holanda impactó y sorprendió a los jugadores de Luiz Felipe Scolari en sus dormitorios. Algunos asistieron a la tunda holandesa en grupos. El seleccionador brasileño y sus ayudantes siguieron la paliza holandesa al vigente campeón con la misma estupefacción en la sala de vídeo del moderno recinto de Teresópolis. A Scolari le causó tanta sorpresa la derrota de España como la exhibición que dio Holanda. En su cabeza, el técnico sí manejaba un posible enfrentamiento con España en octavos, pero más pensando en Chile como primera de grupo que en la sorprendente selección de Van Gaal.

Como Del Bosque, Scolari también tiene a Chile como una de las selecciones más complejas de batir por el intenso ritmo al que juegan. El inesperado resultado de Salvador ha dado un vuelco a la cabeza del cuerpo técnico brasileño. Nadie en Brasil contaba con una Holanda tan contundente. La facilidad con la que España se mostró vulnerable a la velocidad de Robben también fue comentada por la comisión técnica brasileña. “Holanda venció y convenció”, aseguraba el mediapunta Oscar.

Scolari y sus futbolistas contemplan ahora un posible enfrentamiento con España en los octavos de final que ni deseaban ni esperaban. Una posible final anticipada que no agrada a nadie en Brasil. “España tiene un gran equipo y pienso que van a clasificarse. La derrota les hará más fuertes. Son los campeones del mundo y todos les tienen que respetar”, opina Oscar. “No podemos pensar a hora en España, sino en México que es nuestro próximo partido”, matiza Henrique.

“España tiene un gran equipo y pienso que van a clasificarse. La derrota les hará más fuertes"

Oscar, mediapunta de Brasil

El gatillazo español copó los comentarios de los periodistas brasileños. “¿Qué pasa con España? Se puede perder, ¿pero cómo es posible que encajara cinco goles que pudieron ser siete u ocho”, se preguntaba la prensa local, ávida de respuestas que explicaran el batacazo español.

Incluso en la rueda de prensa que ofrecieron Henrique y Oscar hubo quien preguntó si no convendría que Neymar forzara la amarilla ante México por si el rival en octavos era España. Entre los reporteros brasileños circulaban las teorías de una España con una deficiente condición física y de un Xavi que no está para aguantar un partido entero. Les extrañó ver a un Casillas tan errático y a una selección que no tuvo capacidad de reacción para sobreponerse al 2-1.

En apenas 24 horas las preocupaciones de Brasil han pasado de los árbitros a ese posible duelo de octavos de final con España. Tras el partido con Croacia, a Scolari y a la propia Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) les preocupaba el efecto que sobre los colegiados puede generar la fuerte corriente mediática que a uno y otro lado del charco ha generado el penalti inexistente sobre Fred.

Las portadas de la prensa mundial y las crónicas que hablaban de un anfitrión muy favorecido propiciaron una entrevista a Fred en la web federativa brasileña en la que este insistía en que el penalti sí había existido. Teme la CBF que ahora los colegiados estén demasiado presionados y ha puesto en marcha una estrategia de comunicación para tratar de eliminar la sensación de que ante cualquier contratiempo, como sucedió ante Croacia, siempre hay un árbitro dispuesto a darle un empujón a Brasil.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.